Pollo congelado con exceso de hielo Foto © Captura de Facebook/Mario Vallejo

Familia cubana denuncia exceso de hielo en el pollo: "Están robando demasiado"

Una familia en Cuba ha reaccionado con indignación ante un pollo, revestido por una gruesa capa de hielo, que compraron en una tienda en divisas, lo que llevó a concluir al cubano víctima del engaño que “ya están robando demasiado”.

Aunque el truco del pollo o de cualquier otra carne congelada con agua para que pese más y sustraer parte del producto no es una novedad, en tiempos de redoblada escasez, de hambre, de colas eternas para llevar un sufrido pedazo de pollo a la mesa, duele e indigna el doble.

“Una falta de respeto, compadre”, sentencia el cubano que grabó las imágenes, quien culpa de la fechoría a la fábrica, pues alega que el pollo llegó a la tienda y fue vendido con rapidez -como suele ser en estos tiempos de angustiosas colas- sin dar margen a trucos o artimañas.

“Este es el pollo que le están vendiendo a las personas a un alto precio, lleno de agua y hielo para cobrarles más. Esto da asco. Ver como a un pueblo que está pasando hambre les roban a la cara”, escribió el autor del vídeo al periodista Mario Vallejo, que fue quien divulgó las imágenes en Facebook.

“El pollo de hielo, así podríamos llamar a este video si lo que muestra no fuera tan triste e indignante”, concluyó Vallejo en la citada red social.

El fenómeno del pollo bañado en una capa de hielo -casi siberiana de tan gruesa- es una queja con un amplio historial del que se han hecho eco incluso medios oficialistas.

En junio de 2017, el diario Granma publicaba, con el título "Donde el hielo se convierte en pollo", una carta de un lector que se quejaba de un robo similar.

En ese caso, el afectado explicaba que una caja de muslo y contra muslo comprada en la habanera Galerías Paseo, a un precio de 24 CUC, al poner a descongelarla habían quedado descontados 1.43 kilogramos del peso que debía tener el producto.

A la queja divulgada por Mario Vallejo ahora, se suma la del cliente insatisfecho reseñada por Granma y otras varias difundidas por medios oficialistas, sin que las autoridades hayan tomado hasta el momento cartas en un asunto que perjudica de forma ostensible a los cubanos de a pie en su día a día, marcado por las dificultades de qué llevar a la mesa para alimentarse.

Las quejas por el exceso de hielo no aquejan solo a los productos cárnicos adquiridos en las tiendas recaudadoras de divisas, sino que se extiende también al pollo que se vende en las carnicerías para la canasta familiar normada, en mercados Ideales y en otras unidades de Comercio.

La realidad indica que en medio de tanta necesidad y escasez, es casi imposible comprar en Cuba un cárnico que no vaya acompañado de una cantidad significativa de hielo.

Sin embargo, mientras las quejas sobre el pollo congelado crecen y engrosan un listado de agravios desoídos, los cubanos siguen y seguirán haciendo colas para comprar aunque sea eso: un pollo bañado en hielo.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985