Yamila Guerra Foto © Instagram de la artista

Yamila Guerra, una cantante multifacética, auténtica y fiel a su cubanía

La cantante cubana Yamila Guerra está disfrutando el éxito de su más reciente producción Havana Nights, que bebe de ritmos latinos y rescata sonoridades cubana, y en la que tiene un peso importante su hermano Yalil Guerra, productor, compositor y ganador de un Latin Grammy.

Yamila creció rodeada de música y desde muy pequeña tuvo claro que ese era su camino, pero apostó por una formación multifacética, que le permitiera unificar varias manifestaciones del arte en sus interpretaciones.

Estudió canto, música, ballet, actuación, bailes internacionales y afrocubanos en escuelas de arte en Cuba, España y Estados Unidos. Su pasión es hacer confluir todas estas expresiones artísticas para comunicarse con su público y no repara en añadir otras a su diapasón artístico.

Recientemente, se estrenó como directora con su videoclip Cha Cha Blues, filmado en La Habana en febrero y que supuso un gran reto que disfrutó al máximo. Cha Cha Blues, uno de los sencillos de Havana Nights, es también una novedosa propuesta que une a estos dos géneros para crear un delicioso romance musical.

La artista también tiene una larga trayectoria como presentadora de televisión. Comenzó en Cuba con los programas Para sentir amor, de Manolo Rifat, y Contacto. Durante su estancia en España, trabajó en Telecinco, Canal Satélite Digital, Antena3 y Televisión Española. En Estados Unidos, lo hizo en Univisión, Sábado Gigante, Telemundo, Azteca América y América TV. Además, se desempeñó como actriz en las series Criminal Minds, de CBS; Kingpin, de NBC; Shameless, de Showtime y en Southland, de TNT.

Estudiosa insaciable y ávida de conocimiento, actualmente continúa superándose en tres universidades estadounidenses –Harvard, Berklee y College of the Canyons– porque, como ella misma dice, "mientras más estudio más quiero aprender".

Yamila es una mujer fuerte, decidida, que sabe lo que quiere y va pisando con seguridad cada escenario que se le pone delante. Agradece y honra el legado de sus padres, el dúo musical cubano Rosell y Cary, e intenta pulirse un poco más cada día y nutrir su propuesta artística para ofrecerle siempre algo nuevo, fresco y exquisito a su público.

La cantante conversó con CiberCuba acerca de sus discos Soy una mujer y Havana Nights, de su historia, sus pasiones, retos y metas. Lo hace risueña, feliz y agradecida de poder llevar un poco de la contagiosa música y alegría cubanos a cada rincón que visita.

"Me gustaría ser reconocida en la música cubana por ser una exponente fiel de la cultura cubana por todo el mundo".

¿Cómo fue crecer en un hogar donde la música era presencia permanente?

Yo crecí en un ambiente artístico y musical. Mis padres, el dúo Rosell y Cary, ensayaban sus canciones y yo los escuchaba muchísimo. Por consiguiente, conocí un repertorio de canciones cubanas y extranjeras. Gracias a estos ensayos y descargas musicales pude aprender canciones en japonés, árabe, italiano, catalán.

Fue un hogar alegre, divertido, donde mi hermano Yalil y yo tuvimos el apoyo incondicional y la libertad de expresión artística necesaria para comenzar y desarrollar esta carrera.

Tuve la gran dicha, el honor y el placer de compartir escenario con grandes figuras artísticas de Cuba como Rosita Fornés, Farah María, Enrique Arredondo, Aurora Basnuevo, Mario Limonta, Edwin Fernández, Reinaldo Miravalles y Diana Rosa Suárez. Guardo hermosos recuerdos de esas giras artísticas que hice cuando niña junto a estos artistazos por toda la isla, actuando en estadios, fiestas de pueblo, televisión, teatro.

¿Qué influencia tuvieron tus padres Rosell y Cary en tu formación y en la artista que eres hoy?

Mis padres influyeron positivamente en mi formación como artista y persona. Ellos me inculcaron el ser agradecido, el no tener ego, el amor, respeto y cuidado hacia la familia, la superación personal, la disciplina, la puntualidad, el respeto al público, la autenticidad como persona, el tener los pies en la tierra, la amabilidad, el ser optimista, positiva, ambiciosa. También me enseñaron a cuidar mi apariencia física, muy importante en esta carrera, la estética (dice la cantante entre risas). Tener una buena apariencia física es también respetar al público y eso lo aprendí de ellos.

Mi mamá es mi crítico número uno, aunque sean mis padres ellos también saben darme sus críticas.

También me aconsejaron sobre algunas situaciones que se pueden enfrentar en esta profesión, como la envidia, el celo profesional de algunas personas, los ataques, me enseñaron a ser cautelosa y cuidarme, y gracias a esas enseñanzas he podido esquivar esas situaciones y conocer el lado también negativo de esta profesión.

Ellos han sido lo máximo en mi vida, están aquí conmigo en Los Ángeles y actúan en los shows que yo hago. Siempre nos han apoyado en seguir esta pasión y esta vocación que es el amor al arte, así que para ellos todo mi amor y mi agradecimiento eterno.

Siendo muy pequeña incursionas en la televisión, ¿podrías compartirnos un poco más de esa experiencia?

A los 7 años debuté en el programa de televisión Buenas tardes, junto a Rosita Fornés, haciendo fonomimia de las artistas cubanas y de la italiana Raffaella Carrà, que marcó muchísimo mis comienzos artísticos. Todavía me emociono cuando veo las fotos de ese día y me siento afortunada de haber estado en un show tan importante en Cuba siendo tan pequeñita. Viví ese momento intensamente y ahora de adulta me enorgullezco de lo atrevida y valiente que fui al hacerlo.

Estudiaste ballet, te has desempeñado como actriz dentro y fuera de Cuba y tienes una larga trayectoria en la música, ¿tienes alguna preferencia por una de estas aristas del arte?

No tengo una preferencia en específico, me encanta y disfruto muchísimo cantar, bailar actuar, presentar un programa de televisión, producir, dirigir. Para mí son diferentes formas de comunicación, pero tienen un punto en común que es la expresión artística de mis emociones, de mis sentimientos e historias. De hecho, sigo estudiando ahora mismo. Me encanta estudiar, mientras más estudio más quiero aprender. Adoro estudiar y superarme cada día más.

En tu disco Soy una mujer, está el danzón Si me quieres quiéreme entera, compuesto musicalmente por Yalil Guerra y con texto de Dulce María Loynaz y en general el disco se enfoca en la fuerza y poder de la mujer, especialmente la mujer latina. En momentos en que la lucha por los derechos de la mujer tiene tanto impacto y visibilidad, ¿cómo describirías el aporte de tu álbum?

En las canciones de mi disco Soy una mujer yo destaco los valores femeninos, el carácter fuerte y sensual de la mujer, así como expongo ciertas situaciones que las mujeres enfrentan en la sociedad como el abandono, el engaño, la soledad y el estereotipo que se tiene sobre la mujer en la sociedad.

Yo defiendo a capa y espada la igualdad de derechos, de oportunidades de la mujer y siempre abogaré por esto.

Pienso que es importantísimo que ambos sexos tengan una igualdad política, económica y social y quiero aclarar que el feminismo es sobre la igualdad de hombres y mujeres, no la similaridad.

En Soy una mujer tienes balada, danzón, salsa, rumba, guaguancó. Ahora en Havana Nights tienes una propuesta aún más multicultural, aunque estas fusiones son muy comunes en tu trayectoria. ¿Qué los llevó a tu hermano Yalil Guerra y a ti a hacer esta música que bebe de ritmos latinoamericanos en general pero que constantemente rescata sonoridades cubanas?

Mi hermano Yalil Guerra, que es el productor de Havana Nights, me propuso combinar ritmos latinos en las canciones sin abandonar las sonoridades cubanas. Él es un genio musical, ganador de un Latin Grammy y para mí es una fortuna y un honor contar con su talento en este disco.

Desde hace muchos años vivo en Los Ángeles, California, y todo mi público es mixto, por lo que mi música es cosmopolita y ecléctica. Hay influencias de la música latinoamericana, pero con un enfoque personal de mi tradición cubana.

¿Por qué Havana Nights?

Havana Nights es un tema de eventos muy popular en Estados Unidos por el cual a mí me contratan mucho, por eso quise elegir este nombre, que a su vez me fascina porque lleva la esencia de nuestras raíces y costumbres. Además, me gusta reflejar en mi arte, la alegría de Cuba y los cubanos; es algo que contagia a muchos.

¿Cómo surgió la idea de mezclar el cha cha cha y el blues para darle vida a uno de los temas del nuevo álbum?

Todo comienza con la historia de un personaje de Nueva York y otro de La Habana y la mejor manera de atraer ambos mundos es a través de estilos musicales que identifican ambas naciones. Me sorprendió cómo mi hermano Yalil fue capaz de utilizar un fragmento del danzón Almendra para unificar este tema.

"Me gusta reflejar en mi arte, la alegría de Cuba y los cubanos".

El último tema del disco es una versión del icónico La vida es un carnaval. Como cantante y como cubana, ¿qué representa Celia Cruz para ti?

Descubrí a Celia cuando era una adolescente en Cuba. Como cantante he sido influenciada por ella a la hora de interpretar la música cubana. Tuve el privilegio de conocerla en persona y pude apreciar su sencillez, carisma y simpatía. Ella representa para mí la cubanía por excelencia, el sabor, la sandunga y el profesionalismo impecable.

En este álbum incluyo dos canciones que popularizó Celia Cruz, Ríe y llora y La vida es un carnaval, en los que mi hermano Yalil realiza unos arreglos creativos, diferentes, originales y muy impredecibles. Me encantan.

 ¿Cuál es el aporte por el que a Yamila Guerra le gustaría ser reconocida en la música cubana y latina?

Me gustaría ser reconocida en la música cubana por ser una artista que unifica varias artes en su interpretación, por ejemplo, el canto, la danza, la actuación y la declamación. Reunir todos estos caminos del arte que tienen parámetros diferentes, me ha tomado muchos años de estudio, desarrollo y continuo perfeccionamiento, pues considero que aún hay mucho por aprender. También, por ser una exponente fiel de la cultura cubana por todo el mundo.

Puedes seguir a CiberCuba Entretenimiento en Facebook, Instagram o Youtube.

Archivado en:

Patrocinado por RYCY Productions Inc

La nueva música cubana con Yamila Guerrra y Yalil Guerra Orquesta

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985