Cuentapropistas cubanos (imagen referencia) Foto © 14 y medio

El coronavirus y la cría de cuervos en Cuba

El régimen cubano ha puesto trabas al intercambio comercial de los cuentapropistas, tras el regreso a la Fase de Trasmisión Local Autóctona Limitada de la COVID-19 en La Habana.

El gobierno habanero suspendió temporalmente las actividades para el ejercicio del trabajo por cuenta propia en el territorio desde el lunes 10 de agosto, sin tomar en cuenta las normas establecidas en la legislación cubana.

¿Cómo sucedió? Se implementó erradamente el Artículo 24 de la Resolución 103/2019 sobre “Reglamento para el Ejercicio del Trabajo por Cuenta Propia” del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que ha provocado la paralización de todas las actividades económicas.

¿Qué debió pasar? Debió implementarse el Apartado Cuarto de la Resolución 427/2019 del Ministerio de Finanzas y Precios que elimina el pago de impuestos de los privados ante situaciones epidemiológicas, posibilitando mayor resistencia frente a la crisis financiera.

¿Cuáles beneficios traería? Se exceptuaría a los cuentapropistas del pago de la cuota anticipada del Impuesto sobre Ingresos Personales y la cuota consolidada mensual, teniendo en cuenta otros tributos y así, dinamizar los gobiernos municipales.

Pero, cada vez ocurren más violaciones que afectan a los empresarios privados cubanos, que llevan siete meses sin obtener ingresos y han sido obligados a pagar los aportes a la seguridad social e impuestos sobre el empleo de fuerza de trabajo, en un entorno comercial asfixiado por el impacto de la pandemia.

Fundamentalmente, se ha destruido la capacidad de recuperación de 450 mil negocios relacionados con los servicios de construcción, transporte, gastronomía y alojamiento, que no logran acceder al desorganizado y desabastecido mercado mayorista.

La medida demuestra los problemas neuronales que padece la burocracia, enquistada en su más pura y fecunda ignorancia al violar sus propias leyes, que refleja en los funcionarios provinciales la falta de autonomía y subordinación al poder hegemónico del partido comunista.

El gobierno habanero debe apresurarse, recuperar los niveles de consumo en sus territorios, porque la desaceleración del mercado provocará un colapso profundo en la economía doméstica en el interior del país y una crisis social similar a 1994.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Ángel M. Rodríguez Pita

Ángel M. Rodríguez Pita (La Habana, 1989). Estudioso del emprendimiento y la economía cubanos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985