Dos de los agentes involucrados en la agresión a Blake Foto © Departamento de Policía de Kenosha

Policía de Kenosha da su versión del tiroteo contra el afroamericano Jacob Blake

El sindicato de policías de Kenosha ofreció el viernes una detallada versión de los sucesos que terminaron con el tiroteo del afroamericano Jacob Blake, disparado siete veces por la espalda, diciendo que éste tenía un cuchillo y que luchó con los agentes, intentando asfixiar a uno de ellos y haciendo caso omiso de dos intentos de aturdirlo.

La declaración de Brendan Matthews, abogado de la Asociación de Policía de Kenosha, revela más detalles que cualquier otra versión previa publicada por el Departamento de Justicia de Wisconsin, que está investigando los hechos.

El tiroteo del domingo contra Blake puso el foco de la nación en Wisconsin y desencadenó una serie de protestas pacíficas y otras violentas, que acabaron con el asesinato de dos personas a manos de un civil armado el martes. Blake ha quedado paralítico por el tiroteo, dijo su familia, y se recupera en un hospital de Milwaukee.

El fiscal general de Wisconsin, Josh Kaul, que dirige el Departamento de Justicia del estado, dijo en un comunicado el viernes por la noche que la agencia está tratando de realizar una investigación imparcial y no puede confirmar ni negar la versión del sindicato policial.

Ben Crump, abogado de la familia de Blake, dijo a principios de esta semana que Blake no hizo nada para provocar a la policía, y agregó que los testigos no lo vieron con un cuchillo. Crump ha pedido el arresto del agente que disparó a Blake y que los otros dos agentes involucrados en el tiroteo sean despedidos.

Un video tomado con un teléfono celular muestra al agente de policía de Kenosha, Rusten Sheskey, y a otro uniformado siguiendo a Blake con sus armas en la mano, mientras este camina hacia la parte delantera de una camioneta estacionada.

Según el abogado de la Asociación de Policía de Kenosha, los agentes respondían a una llamada por disputa doméstica; fueron enviados allí debido a una denuncia de que Blake intentaba robar las llaves y el vehículo de la persona que llamó. Matthews dijo que los agentes sabían que Blake tenía una orden judicial abierta por agresión sexual grave antes de que llegaran.

Blake estaba armado con un cuchillo, pero los oficiales no lo vieron inicialmente, señaló Matthews.

“Los oficiales lo vieron por primera vez sosteniendo el cuchillo mientras estaban en el lado del pasajero del vehículo”, aseguró.

El transeúnte que grabó el tiroteo, Raysean White, de 22 años, dijo que vio a Blake pelearse con tres agentes y los escuchó gritar: “¡Suelta el cuchillo! ¡Suelta el cuchillo!" antes de que estallaran los disparos. Sin embargo, afirmó que no vio un cuchillo en las manos de Blake.

Los investigadores estatales solo han indicado que los oficiales vieron un cuchillo en el piso del automóvil. No han dicho si Blake amenazó a alguien con él.

Matthews precisó que los agentes hicieron múltiples solicitudes a Blake para que soltara el cuchillo, pero él no se mostró dispuesto a cooperar. Explicó que los oficiales usaron una pistola Taser con el joven, pero no lograron reducirlo.

“Blake luchó enérgicamente con los oficiales, incluso poniendo a uno de los agentes una llave de asfixia”, aseguró Matthews. Un segundo disparo de la Taser tampoco lo detuvo, dijo.

Cuando Blake abrió la puerta del conductor de la camioneta, Sheskey abrió fuego. Los tres hijos de Blake estaban en el asiento trasero.

“Con base en la incapacidad de lograr el cumplimiento y el control después de usar medios verbales, físicos y menos letales, los oficiales sacaron sus armas de fuego”, puntualizó Matthews. "Blake siguió ignorando las órdenes de los agentes, incluso tras la amenaza de fuerza letal".

El Departamento de Justicia del estado no ha publicado casi ninguna información sobre Sheskey o los otros dos agentes involucrados, Vincent Arenas y Brittany Meronek.

Un informe anual del Departamento de Policía de Kenosha indica que Sheskey fue contratado en 2013.

En una entrevista de agosto de 2019 con Kenosha News, Sheskey dijo que siempre había querido ser policía, y señaló que su abuelo sirvió en la ciudad como oficial de policía durante 33 años.

"Lo que más me gusta es que estás tratando con personas quizás en el peor día de sus vidas y puedes intentar ayudarlas tanto como puedas y hacer que ese día sea un poco mejor", dijo Sheskey al periódico. “Y que, en su mayor parte, la gente confía en que haremos eso por ellos. Y es una gran responsabilidad, y realmente me gusta tratar de ayudar a la gente. Es posible que no podamos arreglar una situación o mejorarla, pero tal vez podamos facilitarles un poco la gestión durante ese tiempo".

Sheskey fue trasladado a la patrulla en bicicleta en 2017, según la entrevista de Kenosha News.

Estaba entre un grupo de agentes nombrados en una demanda federal escrita a mano presentada el año pasado por un hombre en la cárcel del condado de Kenosha, Lathan Steven Ward, que acusó a los oficiales de dañar su puerta mientras la derribaban para ejecutar una orden judicial en agosto de 2018. También acusó a los agentes de racismo y de causarle dolor y vergüenza. El juez de distrito de los Estados Unidos, J. P. Stadtmueller, desestimó el caso y dictaminó que las acusaciones de Ward no eran suficientes para sustentar la demanda.

Antes de que Sheskey se uniera al Departamento de Policía de Kenosha, trabajó para el departamento de policía del campus en la Universidad de Wisconsin-Parkside en Kenosha desde el otoño de 2009 hasta la primavera de 2013. Se desempeñó en varios roles, incluso como despachador, haciendo cumplir las regulaciones de estacionamiento y como oficial de policía, según muestran los registros de la universidad.

Arenas ha estado en el Departamento de Policía de Kenosha desde febrero de 2019 y anteriormente sirvió en el Departamento de Policía del Capitolio de los EE.UU. desde junio de 2017 hasta enero de 2019, confirmaron las autoridades. Arenas sirvió en los Marines de 2012 a 2017 aunque no hizo ningún despliegue de combate, señaló el Cuerpo de Marines.

Meronek se unió a la fuerza policial de Kenosha en enero. Recibió un diploma técnico de la academia de aplicación de la ley de justicia penal en Gateway Technical College en mayo, según los registros escolares.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985