Michel Mirabal junto al boceto de su mural dedicado a Cachita, Patrona de Cuba Foto © Cortesía

Entrevista a Michel Mirabal: “Un mural a la Virgen de la Caridad del Cobre sería la obra más importante de mi vida”

La mayoría de los cubanos conocemos a la Virgen de la Caridad del Cobre y millones la adoramos. Aunque muchos sentimos por ella un gran amor, pocos somos capaces de convertir tal devoción en un legado.

Michel Mirabal es capaz de hacerlo y ya trabaja en su estudio en una obra que le marcará por siempre: “un mural a la Virgen de la Caridad del Cobre sería la obra más importante de mi vida”

A este creador inquieto le llaman el artista de las banderas pues combina la enseña nacional con cuanto objeto se le ocurra. Así nacen obras alterativas que resemantizan los símbolos, con un discurso que, cuando menos, nos pone delante de un espejo y nos hace reflexionar sobre varias aristas de Cuba y ser o sentirse cubano.

Pero un mural a la Virgen de la Caridad del Cobre sería, primero que todo, una obra de realización personal: “por lo que representa «Cachita» para mí y todos los cubanos, preferiría una y mil veces tener esa obra en El Cobre a tenerla en el museo más importante del mundo, mi museo es mi pueblo y también mi gloria”.

En su perfil personal en Facebook, Michel Mirabal presentó una propuesta de mural para que las personas escogieran el mejor lugar para su colocación.

Se trataba de un gran girasol coronado en su centro con una bandera cubana. En el imaginario de los nacidos en la Isla, esa flor es una ofrenda a «Chachita», por eso sus seguidores escogieron El Cobre como la mejor locación para la obra. 

¿Por qué sería tan importante ese mural para Michel Mirabal?

La importancia para mí de este mural es inmensa porque además de hacer un homenaje a la virgen también se lo haría a mi devoción personal, a mis abuelos que tanto me hablaron y me inculcaron este sentir hacia «Cachita», también sería un homenaje a la señora Nery, la dueña de la virgen que fue suya y que hoy conservo, a sus devotos, a mi país. También contribuiría a que las personas de todo el mundo tengan una foto con la obra en sí, y así se hablaría de amor, devoción, unidad, de la virgen y de Santiago de Cuba, de la hermosa gente de esta provincia y su historia.

Este mural es todo, como dice la canción de Los Van Van, es todo eso y más. Es la primera vez que combino el girasol y la bandera, no así el girasol solo pues ya hace unos años realicé una serie con girasoles, durante un tiempo que pasé en una beca de creación en Aspen, Colorado.

¿Cómo llega Michel Mirabal a la Virgen de la Caridad del Cobre?

La Patrona me llega por disímiles vías. Mis abuelos católicos me inculcaron el amor hacia ella. Cientos de veces me hicieron la historia de cómo llegó a la bahía de Nipe. 

También soy hijo de Oshun y todos sabemos que, en nuestro sincretismo religioso, la Virgen de la Caridad del Cobre y Oshun, son una sola. 

De hecho, te puedo hacer una historia de la virgen con mi persona, de cuando era niño. Resulta que yo nací en un solar y al lado de mi casa vivía una señora que se llamaba Nery.

Ella era religiosa, tenía hecho oshun desde adolescente y en su casa había una virgen que yo veía enorme. Era un altar magnífico.

Siempre me llamó la atención ver cómo una señora tan humilde podía tener algo tan grande valioso, y tan bien cuidado.  Esa virgen tenía oro de 24 quilates, era de madera y yeso.

Ella podía tener todos los problemas comunes existenciales igual que cualquier de nosotros en el solar, pero su virgen era la más hermosa.  Siempre hacía grandes fiestas el día de «Cachita». Los niños acudíamos a comer golosinas y una panetela borracha que ella misma hacía. 

Yo me fui del barrio a los 23 años. Esa señora murió a los 98 años de edad. 

La virgen pasó a manos de su sobrino. Siempre se la quise comprar y nunca accedió, hasta un día que recibo su llamada que me dice si iba en ese momento me la podía llevar. 

En fin, la virgen está a la entrada de mi casa, y también la intervine con mi obra de la serie banderas. 

Mi amigo Eusebio Leal, que en paz descanse, me ayudó a restaurarla.

¿Por qué el girasol? ¿Qué detalles tendría el mural y el lugar de su ubicación?

El girasol es la flor por excelencia que se le ofrenda a la virgen, y cada quien le pueda dar su propia interpretación, cada cual es libre de interpretar lo que tenga en su mente ya que no existe nada más libre que el arte y cada persona, según su manera de ver la vida y su entorno, le da su propia versión. 

¿Por qué el girasol y no el manto o la propia virgen?, creo que es algo ya muy manido y recurrente el uso de su imagen o de su manto, el arte debe ser una síntesis de su entorno y no una copia fiel de este, es como diría Honoré de Balzac: “la misión del arte no es copiar la naturaleza, sino expresarla”.

Las características de la obra en materiales son pintura acrílica de exterior sobre planchas de PVC. Esto lleva un trabajo grande para que sea duradero en el tiempo, en el sentido de la elección de las resinas y selladoras. 

Yo preferí que la gente diera su opinión a la hora de decidir el lugar donde se pondría la obra. Como puedes ver en los comentarios, la gran mayoría de las personas dijeron que el mejor sitio era El Cobre. 

Ahora que la oposición en Cuba protagoniza la Revolución de los Girasoles, ¿qué diría Michel Mirabal si el mural se convirtiera en un símbolo diferente a la idea con que fue concebido?

Creo muy profundamente que uno como artista y cubano que vive dentro de Cuba no puede dejarse arrebatar símbolos de ningún tipo solo por el hecho de que sea usado por otras personas con otros fines. 

Mi trabajo no puede este permeado por ningún motivo externo siempre que salga de mis manos y mi corazón.

Lo único que pido con este emplazamiento es que esa foto que se harían al lado del mural sirviera de paloma de paz para todos los cubanos de todas partes del mundo que acudan a su encuentro con la virgen. 

Creo que no solo para la provincia de Santiago de Cuba, sino para toda Cuba, este mural sería un hermoso encuentro con «Cachita», antes de llegar a su santuario, amén de qué artista lo haya hecho o no, eso no importa. 

De hecho, quiero proponer que mi firma no esté en el mural, sé que mucha gente reconocerá que es mi obra, pero prefiero sea un homenaje a la Virgen de la Caridad del Cobre y no al ego del artista.

¿Qué sucedió con el mural que se pintaría en un avión en el Parque de Diversiones? ¿Qué otros planes tiene Michel Mirabal en el futuro y en Santiago de Cuba?

Lastimosamente el mural que quería hacer en el avión no se concretó en Santiago de Cuba, y la idea la acogió una compañía norteamericana de aviación. Yo no quisiera, en lo personal, que se sigan fugando mis proyectos y sean asumidos por otros países. Quiero hacerlos aquí, porque aquí vivo y aquí me voy a morir.

Me he dado la tarea, en lo personal, de plantar un mural de mi serie «banderas» en cada provincia de mi país, y en cada una de ellas también quiero llevar otra obra a la universidad de cada territorio.

En Santiago de Cuba emplazaré un mural de grandes dimensiones en una zona monumental, la obra ya está hecha y esperando por ser ubicada. Junto a esta llevaré una exposición para celebrar mis 25 años de vida artística.

****************

Michel Mirabal, en su estudio, ya se encuentra realizando la que sería la obra más importante de su vida, según sus propias palabras: un mural dedicado a la Virgen de la Caridad del Cobre, la Santa Patrona de Cuba, la madre de todos los cubanos, la siempre cariñosamente apodada «Cachita». 

Aún no cuenta con aprobación de nadie, quizás ni gobierno ni partido ni ministerio de cultura en Santiago de Cuba lo saben. Es posible, incluso, que poquísimas personas conozcan de su intención hasta ahora que habla de ello. Y más que decirlo, ya está haciendo el mural.

Quizás logre emplazarlo en El Cobre, justo en el camino que da acceso a al famoso santuario, o en los predios del sagrado templo… o quizás no. 

Pero lo que sí podemos es, desde nuestros perfiles, decir #QueremosMuralParaLaVirgen y abogar por una obra que, como la figura que la inspira, también sería un indiscutible símbolo de cubanía.

Quién sabe, quizás este mural, como el propio cartel CUBA, de La Alameda, se conviertan en una imagen que dé la vuelta al mundo, y como la propia Virgen, o la bandera, sean símbolos de cubanía…, sólo eso, de cubanía.

Archivado en:

José Roberto Loo Vázquez

Periodista de graduación, y fotógrafo de pasión, dos historias que se entremezclan y atrevidamente me hacen llamarme fotoreportero. Si sumamos mi amor, por la ciudad de Santiago de Cuba, no es difícil entender mi preferencia: fotoreportero que gusta resaltar su urbe natal, la “tierra caliente”.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985