Alexei Navalny abandona el hospital Charité de Berlin Foto © Instagram Alexei Navalny

El opositor ruso Alexei Navalny recibe el alta médica

El activista ruso Alexei Navalny ha sido dado de alta de un hospital de Berlín donde estaba siendo tratado por envenenamiento con un agente nervioso de Novichok.

El opositor, una de las principales figuras que critican el régimen de Putin, abandonó las instalaciones del Hospital Charité, en el que logró recuperarse del envenenamiento que casi le cuesta la vida.

En un comunicado, el hospital declaró estar poniendo fin a la atención médica aguda porque la condición de Alexei Navalny, de 44 años había mejorado lo suficiente. De los 32 días que permaneció en el hospital, 24 los pasó en cuidados intensivos.

"Según el progreso del paciente y su estado actual, los médicos que lo tratan creen que es posible una recuperación completa. Sin embargo, es demasiado pronto para evaluar los posibles efectos a largo plazo de su intoxicación grave", informó el comunicado.

En sus redes sociales, Navalny publicó una foto suya, de pie y sin ayuda, con un mensaje que decía que los médicos le habían dado todas las posibilidades de una recuperación completa. No obstante, su portavoz informó que permanecería en Alemania "porque su tratamiento no ha terminado".

El destacado activista de la oposición rusa sufrió un colapso generalizado durante un vuelo de Tomsk (Siberia) a Moscú, el pasado el 20 de agosto. Las duras imágenes de su agonía durante el vuelo se difundieron ampliamente por todo el mundo.

"Los planes siguen siendo sencillos: ir al fisioterapeuta todos los días. Posiblemente un centro de rehabilitación. Sostenerse en una sola pierna. Recuperar el control de los dedos por completo. Mantener el equilibrio”, escribió Navalny en su cuenta de Instagram

Sin perder el sentido del humor del que ha dado muestras desde que recuperó la conciencia, Navalny ha escrito: “Es gracioso, siempre soñé con aprender a surfear y aprendí este verano. Ahora estoy aprendiendo a sostenerme sobre una sola pierna".

Anteriormente había declarado que ya podía respirar sin ayuda de ningún aparato. “Yo sólo, sin ayuda extra, ni siquiera una válvula en la garganta. Me gustó mucho. Es un proceso extraordinario que muchos minusvaloran. Lo recomiendo mucho”.

Ahora se prepara para una rehabilitación que puede ser larga. "Una mayor recuperación no requiere atención hospitalaria, sino una vida normal", escribió. "Caminar, pasar tiempo con mi familia. Sumergirme en la rutina diaria". También aprovechó para agradecer a los médicos del hospital de Berlín el trato recibido.

Las pruebas realizadas en el laboratorio de toxicología del Ejército alemán indicaron que el opositor había sido envenenado con algún agente nervioso del grupo Novichok, una sustancia similar a la usada contra el espía ruso y desertor Serguéi Skripal en Reino Unido.

El opositor escribió ayer por primera vez en su blog desde su envenenamiento para confirmar que dos laboratorios independientes, uno en Francia y el otro en Suecia, han encontrado restos de Novichok en su cuerpo, llegando así a la misma conclusión que los expertos alemanes.

"Si se han encontrado restos de Novichock en mi cuerpo y el envenenamiento por contacto corporal es muy probable, mi ropa es una prueba importante. Exijo por ello a las autoridades rusas que me devuelvan la ropa que me quitaron antes de volar a Berlín", escribió en esa misma entrada.

Por su parte, el Kremlin ha dicho que no hay pruebas que le incriminen en el asunto. En un comunicado de hoy, un portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Navalny era "libre" para regresar a Moscú "en cualquier momento". El portavoz también deseó a la figura de la oposición "una pronta recuperación".

En una publicación de Instagram el martes, Navalny desechó las sugerencias del presidente Putin, de que se había envenenado a sí mismo. El periódico francés Le Monde informó que en una conversación telefónica de Macron con Putin, este había hablado "con desprecio sobre Alexei Navalny”, considerándolo un simple alborotador de Internet que había simulado enfermedades en el pasado.

Rusia, entre tanto, sigue rechazando las acusaciones. En una entrevista con medios alemanes, su embajador en Berlín, Sergei Natschajev, habló de "histeria anti rusa" y aseguró que Moscú se toma el caso Navalny "muy en serio".

A pesar de sus enérgicas declaraciones una vez que se confirmó el envenenamiento, los políticos occidentales todavía están indecisos sobre su respuesta ante Moscú.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985