Rosa María Lage Pérez y su esposo, Pablo García Soto. Foto © CiberCuba

Familia cubana denuncia racismo en Brasil y teme que le quiten a su bebé recién nacido

El cubano Pablo García Soto y su esposa Rosa María Lage Pérez se han puesto en contacto con CiberCuba para denunciar que están siendo víctimas de discriminación racial en Brasil y, además, están en peligro de perder la custodia de su bebé recién nacido porque la familia depende de las ayudas de Bienestar Social.

García Soto y su mujer salieron de La Habana en abril de 2019 con su hijo pequeño, que entonces tenía poco más de un año. Los tres tenían planes de ir a Porto Alegre, Brasil, pero los coyotes los llevaron para Uruguay.

"Allí, la vida, esperando para poder salir. Conseguí trabajo y pasé por todas esas cosas que la gente sabe que nos pasa a los inmigrantes: perdimos el trabajo..."

Por eso decidieron cruzar la frontera hacia Brasil para dirigirse a Porto Alegre. "En Santana do Livramento fuimos perseguidos y acosados. Llevamos casi nueve meses viviendo de refugio en refugio. Estamos más que cuestionados. Decir cubano en Brasil es sinónimo de comunismo", cuenta a CiberCuba.

"Nos discriminan por la raza. Hemos sido víctimas de todo", dice sin obviar el detalle de que al llegar a Santana, su mujer se dio cuenta de que estaba embarazada y de que su segundo hijo venía en camino.

Al llegar a Brasil, los cogió la pandemia del coronavirus y la familia se quedó sin dinero. Pasaron de refugio en refugio amenazados de muerte por gente que quería entrar en el lugar donde ellos se alojaban, que era algo mejor que un refugio ya que al tener un niño pequeño y la mujer embarazada les dieron un trato diferenciado.

Se trata de un proyecto nuevo que acaba de salir hace apenas unos meses. Pero ni siquiera esto impidió que fueran víctimas de acoso, racismo y xenofobia. "Nos han tirado mierda en la puerta, en las ventanas; nos han gritado... Nos han hecho mil cosas y hemos aguantado porque no tenemos el dinero para irnos de aquí", dice.

La familia puso una denuncia por intento de asesinato y acoso, pero no tuvo consecuencias. "No ha pasado nada", añade a CiberCuba.

En el momento en que García Soto se puso en contacto con este periódico, asegura que había personas provocándole para intentar presentarlo ante la Policía como un hombre violento, coincidiendo con que su esposa está en el hospital con el niño recién nacido. "La idea ha sido siempre separarnos", dice.

Hasta ahora, lo único que jugaba a su favor era el embarazo de Rosa María Lage, que parece que es algo que se respeta en Brasil, aclara García Soto.

En estos momentos, debido a la crisis de la COVID-19, la familia depende de las ayudas de la Prefectura. "No tenemos cómo mantenernos y ellos nos quitan los nenes para que no tengamos derecho alguno ya que dependemos de Bienestar Social", comenta este padre cubano a CiberCuba.

En el vídeo que acompaña esta información, se ve a los médicos informando a los padres del bebé recién nacido que el niño tiene que quedarse en el hospital. "No sabemos qué hacer. Tiene sólo tres días de nacido y le han fabricado a mi esposa un expediente de enfermedad para quitarnos al nene", se quejaba este jueves vía WhatsApp a este diario.

A la esposa de García Soto le hicieron unos análisis durante la recta final del embarazo y le detectaron primero cistitis. Ella no se medicó para evitar cualquier efecto adverso sobre el bebé. Luego los médicos tuvieron sospechas de que sufriera sífilis, pero al hacerse los análisis en una clínica privada dieron negativos.

Finalmente le diagnosticaron toxoplasmosis. "Tres enfermedades en una semana. Ahora ella dio a luz en un hospital y le dicen que ella tiene una enfermedad pero nosotros decimos que los análisis privados lo niegan y no nos hacen caso".

García Soto sospecha que son maniobras para quitarles la tutela de los niños. "Ya nos quitaron al mayor sólo por el hecho de no tener dónde estar y pudimos recuperarlo", añade.

"Yo no fumo droga, yo no vendo drogas; mi mujer no trabaja en un prostíbulo. Nosotros estamos de pasa por aquí. Quisimos quedarnos en Brasil, pero vemos que no somos bienvenidos. Necesitamos ayuda urgente".

"Tengo el alma rota. No sé qué hacer. Tienen a mi mujer retenida en el hospital con un niño. Lo que quieren es separar a esta familia", se queja el padre.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba