Exlanzador cubano Deinys Suárez: En mi tiempo los peloteros se iban con cierta edad; ahora con 16 y 18 años

"Son otros tiempos. En los míos, los peloteros se iban ya con cierta edad. Ahora se van legalmente con 16 y 18 años" dice en esta entrevista con CiberCuba.

Exlanzador cubano Deinys Suárez Foto © Cortesía CiberCuba

Desde hace unos meses nuestro entrevistado de hoy vive con su familia en Cape Coral, ciudad ubicada al suroeste de la Florida, Estados Unidos. De lanzador se ha transformado en plomero, oficio que le permite vivir con confort y espiritualidad.

Su modo de ser, cordial, amable y honesto se ha impuesto en la vida y hoy, tras varios intentos, puedo dialogar con el capitalino Deinys Suárez, un pitcher que alcanzó la gloria tres veces con Industriales y tuvo el honor de vestir la franela de las cuatro letras.

Estabas en plenitud de forma cuando partiste. En tu mente estaba jugar en las Grandes ¿qué pasó?

Como bien dices me encontraba bien. Mi somatotipo me acompañaba. Mido 6 pies y peso 240 libras. Sabes que era un pitcher sin esa gran velocidad, mi recta sostenida entre 89 y 91 y una muy buena slider que me sacaba de los momentos difíciles.

Salgo del país en el 2009 cuando se detuvo la Serie Nacional para asistir el equipo CUBA al segundo Clásico Mundial. Me fui en una lancha hacia México. Entré por Cancún. Y después de dos años en República Dominicana me ayudaron a llegar a Estados Unidos, donde firmé con Minnesota y juego AA y AAA en el 2011. Un año después me dejaron libre.

Decidí entonces optar por otra forma de vida. Aquí, afortunadamente, quien quiere trabajar sale adelante y es cuando me dedico a la plomería, primero en Miami y ahora en Cape Coral.

Entrenar niños, que fue lo que hacía cuando nos reencontramos nosotros en la Ciudad del Sol, era mi segundo trabajo pero lo dejé, muchos problemas, pues todos los padres quieren que sus hijos sean los líderes, los mejores, incluso, hasta te indican la posición que quieren que jueguen y no las que realmente les viene bien.

Vivo con mis dos hijas, April y Amy de 4 y 2 años, respectivamente y mi esposa Magda. En Cuba tengo a mi hija mayor Katherin, tres preciosas niñas que me hacen muy feliz.

Echemos una ojeada a tus primeros pasos, ¿siempre pelotero?

¡Siempre! y eso se lo debo a mis padres, Graciela y Pablo, fallecido lamentablemente. Mi papá andaba conmigo a todos lados hasta que llegué a los Industriales.

Mi primer terreno fue el Pepe Prieto de San Miguel del Padrón a los ocho años; los primeros entrenadores, Javier, el Zurdo y Tito, estos últimos en el Diezmero. No quiero olvidar a un tío que me enseñaba kárate en la Loma de los Zapotes y otro tío, boxeo, pero era como un juego: el béisbol era lo mío.

Denys Suárez integró la selección nacional en eventos infanto-juveniles: Panamericano 15-16 en Monterry, México año 2000, Panamericano Juvenil Camagüey 2001 y Mundial Juvenil en Canadá 2002.

Así es. Tuve la oportunidad de representar a Cuba en categorías pequeñas. Lancé en las finales de esas lides. En el 15-16 fui el abridor contra Estados Unidos; también frente a los estadounidenses piché en la cita continental de Camagüey, esta vez de relevo. En la justa del orbe relevé contra Taipei de China.

De esos campeonatos ¿cuál recuerdas con mayor alegría?

Me quedo con los juegos que vine de apagafuegos, relevar en momentos claves. Te cuento que en el Mundial tenía mucho dolor en la espalda, todo el tiempo con hielo, esperando mi momento porque el entrenador Javier Gálvez me había dicho: “tú vas a salir a tirar tres sliders, prepárate psicológicamente para eso”. Y, bueno, solo hizo falta una.

En la final del 15-16 año tiré un juegazo que perdí 2x1, esas dos fueron en el 7mo. Mi papá me había dicho: para que Cuba gane tienes que lanzar el juego de la final. ¡El viejo estaba claro! Así fue, aunque salimos por la puerta estrecha, no bateamos.

Entre los adultos, el giraldillo obtuvo una victoria en el Pre Mundial de 2004 escenificado en Colombia: su saldo fue de 7 ponches cero carreras en 6 capítulos.

Sin embargo ¿qué pasó en el I Clásico Mundial? Solamente un tercio de entrada trabajaste. Higinio nunca confió en ti, ¿es cierto que estabas nervioso?

Tuve la suerte de asistir a ese gran evento que se pretendía fuera como la Copa del Mundo de Fútbol, algo que no se ha logrado pues no van todos los mejores. Te respondo: si podía lanzar más o no, no sé, pero sí sé que cuando lancé podían haberme dejado más tiempo, me tenían que haber dado más confianza.

Te cuento: contra Puerto Rico, cuando perdimos 7x1, me ponen con bases llenas, doy una base y me quitan. Detrás de mí, al que vino le batearon 5 hits seguidos y no lo extrajeron.

En el choque ante República Dominicana que perdimos 11x1 (ese día era mi cumpleaños) saco 1 out, doy una base y me quitan ¡increíble! Si hubieran ido menos lanzadores al Clásico me quedo afuera, como siempre había sucedido desde 2004 cuando despunté, aún con excelentes números y buenas actuaciones.

¿Fue ahí que tuviste la idea de partir, en el primer Clásico?

No, jamás pensé en dejar el equipo, aunque para dejarlo estaba complicado ¿recuerdas? Tú estabas ahí. Todo lleno de policías armados, solos en un ala del hotel donde se alojaba el resto de los jugadores de los otros equipos en contienda, sin salir de habitación; un show aquello, pero en verdad ni pensé en eso. Fui muy feliz con la medalla de plata. Era el colectivo lo que importaba.

Ese año 2006 fue fructífero para ti a pesar de los pesares.

Sí, al regresar y ganar con Industriales mi tercer título me excluyeron del róster a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, pero integré el de Holanda, tiré el último out en la final y dos días antes había lanzado 8 entradas ante USA.

Sin dudas, esa actuación me proporcionó el boleto al Mundial Universitario. ¿Te puedo contar una anécdota? Llego al hotel y camino a mi habitación me encuentro con José Elosegui, entrenador del Cuba grande, pues allí estaban los dos equipos hospedados.

Elosegui me dice: "Ya todos sabemos lo que hiciste; eres el primer abridor de los universitarios, abrirás el partido inaugural para que con cinco días trabajes la semifinal y terminando los universitarios eres el 4to abridor del Preolímpico para lanzarle a Nicaragua". Me quedé frío. Ahí me relajé.

A estas alturas de tu vida y sin haber hecho un papel a la altura de tu calidad ¿es el Clásico tu principal competencia?

Mira Julita, haber tomado parte fue lo máximo, un evento donde puedes ver, intercambiar con estrellas del mejor béisbol del mundo representando a su país ¡lo máximo! 

Jamás se pensó que Cuba haría lo que hizo, pero cuando los vimos en el terreno de pelota, cómo jugaban, que hacían lo mismo que nosotros, CUBA luchó juego por juego y esos encuentros versus Puerto Rico y República Dominicana, ganarles esos choques claves: el pase a la semifinal en San Diego y el de la final contra Japón… ¡waooo! espectacular ese momento. No hay dudas.

Escuchando a Deinys entiendo cada vez cómo muchos son prácticamente obligados a partir, a pesar de poder ser grandes en la Isla. Nacionalmente pudiste gozar las mieles del triunfo. Ya Industriales ni se acerca a la cima. ¿Cómo llegaste al equipo insignia?

Yo me encontraba en la Ciudad Deportiva cuando llegó el comisionado de la capital y me dijo: "te vas para Industriales". Quedé anonadado. Me preguntó mi número y a los días me subieron; eso fue algo increíble, algo que jamás había pasado por mi cabeza.

Como pasan las cosas en Cuba, al director de los juveniles Lázaro Cordón, Papo, no lo habían impuesto de mi traslado a los Industriales y ahí se armó el lío, pues mi equipo juvenil estaba en los plays off de la categoría. ¿Te puedes imaginar? Ahora me río pero en ese momento era jugar con el cetro nacional juvenil.

Al final, me subieron y yo feliz. Me enviaron con Lázaro de la Torre para Granma y al llegar allá me hicieron un bello recibimiento Kendry Morales, Yamel Guevara, Francisley Bueno, quienes eran los que más conocía.

Al otro día, el manager Rey Vicente Anglada me dio la pelota para abrir el juego. Yo no salía de mi asombro. En mi debut en SNB lancé siete entradas. Sin embargo, parece que el reclamo de los juveniles surtió efecto pues me retornaron a ese conjunto.

Ciudad de La Habana se proclamó campeón y volví a Industriales los últimos juegos de la temporada regular y después, los play off frente a Pinar del Río. Te confieso que por mi mente no pasaba lanzar pero por la de Anglada sí. A los 18 años ya era un azul de los spikes a la gorra.

Ahora Industriales ha pasado a ser un equipo más de la Serie Nacional, pero en tus tiempos sí era el insignia. ¿Qué fue para ti vestir la camiseta azul?

Como te dije fue lo máximo. Jamás olvidaré mis años en ese equipo. Jugar con Vargas, Valle, Germán, de la Torre y Javier Méndez es un orgullo intangible. Recuerdo el hit decisivo de Enriquito Díaz frente a Montes de Oca 2004; algo inolvidable.

Ganarle una final a Santiago de Cuba en el Guillermón 2006. Clasificamos de último y en ningún play off salimos favoritos y así le ganamos a Sancti Spíritus, Pinar y Villa Clara; fue lo máximo jugar con los Industriales.

En esas temporadas, 2004 y 06, yo brillé. Fui parte importante en esos play off, tuve la posibilidad de lanzar juegos clave como por ejemplo en el 04, el 4to vs los espirituanos así como los cuarto y sexto contra los vueltabajeros y en el 06 el quinto y decisivo ante La Isla y el 6to para empatar el play off a 3 frente a Sancti Spíritus.

Ni hablar de los 151 lanzamientos en el Latino frente a Santiago para igualar a 2 el play off. Aunque nada se compara con ganarle a Santiago en su Guillermón. Me impuse en el clásico de clásicos de la pelota cubana de ese entonces. Ahora no quedan los clásicos por mucho que se empeñen en decir lo contrario.

A muchos golpeó la salida de los Metros de la Serie Nacional. Los Industriales no han vuelto a ser equipo desde esa fecha. La capital, con más de 2 millones de habitantes no debe considerarse igual que la Isla, Artemisa, Mayabeque. ¿Qué opinas?

Te respondo con otra pregunta ¿te imaginas cuántos peloteros de calidad quedan afuera por esa mala decisión? Muchos tuvieron que emigrar de provincia. Para mí, el más perjudicado fue el béisbol capitalino, con el que no simpatizan muchos dirigentes. Hay que ver la escasez de jugadores capitalinos en los team CUBA de cualquier categoría; cada vez menos.

Siempre hay bateadores que se hacen más fáciles de dominar y otros, lo contrario. En tu caso ¿qué me dices?

El más difícil que enfrenté, Frederich Cepeda; el que más dominaba, Yoennis Céspedes.

Sabes de la estampida de peloteros en Sonora. ¿Hay alguna forma de impedirla? 

La solución es que dejen que los jugadores puedan elegir libremente donde jugar y que ellos escojan quién los represente. Ya son otros tiempos. En los míos, los peloteros se iban ya con cierta edad. Ahora se van legalmente con 16 y 18 años.

Al béisbol cubano yo no le veo ningún problema, sigue produciendo muy buenos peloteros ¡ah! El team CUBA es otra cosa. Se han ido muchos que ya están firmados en ligas menores y jugando en Corea del Sur, Japón, Venezuela, Puerto Rico, Dominicana, Italia.

Donde quiera juegan y con buenos resultados. Cuba es un país que da peloteros de calidad. Pienso que como mismo se necesita un cambio en la forma de ver la pelota se necesita un cambio en general para todo el país.

¿Tu mánager favorito?

Rey Vicente Anglada significó mucho para Industriales, al menos así pienso yo. Fue un director dentro del terreno y un hombre dentro y fuera del terreno, una persona abierta con sus jugadores. Podías hablar con él de todo, con confianza. No es como esos mentores que no hablan con sus jugadores ni fastidian ni comparten. Rey era uno más de nosotros.

A propósito te cuento una última anécdota que pocos conocen. En 2006, tras superar en 5 encuentros a los pineros, vencimos en el Huelga a los espirituanos pero ellos nos barren en el Latino. Ahí cogimos “palos” todos los pitchers. En medio de eso, una cámara nos tomó riéndonos en el dogaut al zurdo Maicel Díaz y a mí.

Muchacha… ¿Para qué fue aquello después en el mítin con Anglada? Estábamos muy avergonzados. Fue así que le dije a Maicel: "prepárate para el domingo que el sábado es mío". Enriquito fue nuestro único testigo. Así yo gané el sexto juego, el del empate, tiré las 9 entradas. Maicel tiró ko el domingo, dándose hielo todo el partido. Mucho se habla de Yadel Martí y Frank Montieh pero Maicel en esos play off fue un héroe.

¡Ay Julita! Me has hecho recordar mi vida. Te lo agradezco. Ahora vivo bien, tranquilo y aunque extrañe a mi gente…¡soy feliz! viviendo un presente distinto pero que me permite criar a mis hijas y colmarlas de alegrías y bienestar.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos