Prospecto avanzado de los Dodgers, Miguel Antonio Vargas a medio camino de las Grandes Ligas

Miguel Antonio Vargas bateó .308/.380/.440 entre Clase-A media y avanzada en 2019. Fue una temporada de tránsito y madurez en el béisbol de Ligas Menores para el prospecto 17 de Los Ángeles Dodgers, según MLB Pipeline. 

Si algunos dudaban del talento de Vargas Jr. pues ahora estarán retractándose como Galileo. El muchacho acaba de cumplir los 20 años y en su horizonte se aproxima el nivel de Doble-A. Sólo para ponerlo en perspectiva: con 20 años muchos peloteros se encuentran aún en College o entre nivel Rookie y Clase-A.

Vargas, de 6.3 y más de 200 libras, obtuvo cinco premios y honores en la pasada campaña de 2019. 

-All-Star de la organización en Ligas Menores

-All-Star de Clase-A media, según Baseball America.

-All-Star de la Postemporada en Ligas Menores (Clase-A media)

-All Star de media temporada en Ligas Menores (Clase-A media)

-Jugador de la Semana con Rancho Cucamonga (Clase-A avanzada) el 25 de agosto de 2019. 

Todos estos reconocimientos vienen con el lado ciego añadido de sus entrenamientos en la Academia de Yuniesky Gurriel, los consejos constantes y la mirada interna de su padre (Lázaro Vargas) y un talento genético que desde 2014 ya lo tenía entre los mejores prospectos de Cuba. Vargas fue el antesalista del Mundial Sub-15 en Sinaloa, México, en una nómina repleta de talento.

Su padre (en aquel entonces manager de Industriales) lo promovió a Series Nacionales con 15 años y una tarde de domingo en el Latinoamericano pegó una línea contra las cercas del jardín central y llegó atrevidamente a la 2da base con un doblete como si no pasara nada.

"La primera meta para 2020 es mantenerme saludable y poder seguir haciendo el trabajo que se ha hecho hasta ahora", dijo Miguel Antonio en reciente entrevista a CiberCuba

Vargas ha puesto extremo cuidado a la mécanica del bateo. Tal es así que se ponchó sólo 83 ocasiones en 124 partidos (491 turnos al bate) atrapó 55 boletos, algo extraño en bateadores cubanos casi siempre sin paciencia y disciplina en home. 

"Quiero seguir las perspectivas que tengo en la organización y que todo quede en manos de ellos", agrega, quien podría comenzar incluso el 2020 en el nivel Doble-A. 

Despertando temprano cada mañana, el ecosistema del prospecto es el béisbol. 

A principios de la temporada de 2019 se encontró como elemento nuevo el enorme frío de Michigan en la sucursal de Great Leakes Loons (Clase-A media) observaba a Vargas encapuchado practicamente antes de un turno al bate. Sobrepasó eso y finalizó con 48 extrabases (38 dobles, 3 triples y 7 jonrones), más 77 impulsadas y 13 bases robadas. 

Sobre sus progresos con el swing que le ha trabajado Yuniesky Gurriel menciona: "He aprendido a usar las tres partes del terreno, además de otras experiencias que he vivido aquí con ellos". 

El sueño de las Grandes Ligas para Vargas puede considerarse a mitad de camino. La otra mitad sigue dependiendo del habanero. Cualidades de sobra posee. Es un prospecto adelantado a base de talento y sacrificio. 

El 30 de junio del 2019 estuvo a un hit de lograr el "ciclo", Vargas pegó doble, triple y dos jonrones como primer bate. Jornadas como esas se repetirán en un futuro cercano. 

Archivado en:

Francys Romero

Periodista deportivo de CiberCuba. Escritor de Beisbol y periodista deportivo. Primero en reportar el acuerdo Cuba-MLB en diciembre de 2018. Miembro de la BBWAA (Asociacion de Escritor de Beisbol en EEUU). Proximo a publicar un libro sobre la historia de la emigracion del beisbol cubano.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985