"Esto es una zona de hospitales": cubanos desaprueban la edificación de un hotel en el terreno del hospital Borrás

Esta noticia es de hace 2 años

El hospital Infantil Pedro Borrás representa para muchos cubanos, no solo habaneros, un segmento de su historia arquitectónica y un capítulo insigne en la pediatría en la Isla.

Clausurado en 1988, tras muchos años de deterioro y desuso, el gobierno cubano decidió demolerlo en 2015.

Si en ese momento la decisión provocó el malestar, en tanto implicaba el fin de las esperanzas de quienes deseaban que se recuperase como centro de atención de salud de menores; el reciente anuncio del empleo del terreno para edificar un hotel ha provocado el enfado y las quejas no solo de los especialistas en arquitectura sino de los propios vecinos de la zona.

Así lo declaran varios entrevistados para este reportaje de Martí Noticias.

"Era un edificio clave dentro del contexto artístico en el Art Decó y dentro del patrimonio habanero" afirma el arquitecto y profesor de la Cujae René Gutiérrez.

"Un hotel ahí no tiene nada que ver con el entorno y se supone que debe ser una zona tranquila (...) no es una zona de turismo", añade el también arquitecto y especialista del Micons, Carlos Godals.,

Un hotel ahí no tiene nada que ver con el entorno y se supone que debe ser una zona tranquila

En este mismo sentido se manifiesta la custodio del Policlínico docente Pedro Borrás, Aneli Rodríguez, para quien "que ahora vayan a hacer un hotel, quizás es beneficio para el país, pero no es beneficio para la población porque es un hospital que quitaron a la población".

Quizás es beneficio para el país, pero no es beneficio para la población

A la pediatra del hospital oncológico, Ana del Carmen Ricardo, tampoco le parece bien "que se haya dejado destruir esta institución insigne" y que ahora se destine a hotel: "construir un hotel sustituyéndolo a él no es la mejor idea".

La reutilización para un complejo hotelero de un espacio que dio cobijo a un centro médico de referencia, con todas las especialidades y capacidad para 500 camas, es para muchos un signo de las prioridades de las autoridades cubanas, que han decidido dar respuesta al tan pregonado incremento del turismo, en lugar de devolverles a los capitalinos y cubanos todos un hospital infantil como el Borrás, inaugurado en 1934.

Esta noticia es de hace 2 años
Archivado en:

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985