Pobladores de Mordazo se lanzan a la calle: quieren malta… pero no les toca

Los grandes toneles pasaban de largo, veloces, sin reparar en los pobladores sedientos que esperaban un día en que, al menos de casualidad, les llegara su turno. Pero nada.


Este artículo es de hace 3 años

Mordazo es un pequeño pueblito ubicado a medio camino entre Cascajal y Manacas, otros dos poblados de mayor tamaño, dentro del mismo municipio de Santo Domingo, en Villa Clara.

Se trata de una comarca de tierra roja, poblada por agricultores y gente humilde, tan noble como solo saben serlo los campesinos de Cuba. Sin embargo, cuando de injusticias se trata, los mordacenses no creen en mordazas, se tornan indomables y pelean.

Así sucedió hace poco, cuando desde la cervecería de Manacas, donde se produce la cerveza o la malta del mismo nombre, salían camiones cisternas cargados, con destino a otros municipios cercanos. Los grandes toneles pasaban de largo, veloces, sin reparar en los pobladores sedientos que esperaban un día en que, al menos de casualidad, les llegara su turno. Pero nada.

Los habitantes de Mordazo se quejaron ante las autoridades del gobierno de que, estando tan cerca de la cervecería, nunca les vendieran malta a granel. Pero de nada valían las solicitudes o reclamos, siempre respondían con argumentos y justificaciones que recordaban aquel viejo cuento de la buena pipa.

Y como dice el refrán, tanto fue el cántaro a la fuente, que un día se rompió. Una abuela sugirió cerrar el paso a la pipa, y enseguida se sumaron cuatro entusiastas, luego diez, y ya un rato más tarde todo el pueblo estaba en la carretera con sus galones, dispuestos a cerrarle el paso a la pipa.

Este video muestra imágenes de aquel día en que los mordacenses desoyeron hasta a la policía, se enfrentaron a los fatalismos, el abandono y la desidia… y por fin, tomaron malta.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba