Memoria del Exilio: "Veo - Veo, cine a granel"


Estados Unidos, Sur de la Florida,

Publicado el Jueves, 14 Febrero, 2019 - 16:46 (GMT-5)


En lo que espero por el dichoso arribo de la residencia norteamericana, que me permitirá desplegar alas aún más anchas, uno trata - lo más que se pueda y dentro de las limitaciones a que te obligan las tareas cotidianas - de estar informado, sobre todo, culturalmente.

Como no me puedo mover de mi casa, no tengo dinero y sigo sin papeles, me ha sido preciso establecerme una terapia instructiva, para que esta prisión domiciliaria devenga en instrucción fecunda.

Y como ser cineasta no es sólo hacer cine, sino, también, analizarlo, digerirlo, respirarlo, sentirlo, escucharlo, leerlo y sobre todo verlo, * desde los primeros días del año, nos hemos inmerso en una vorágine cinematográfica, cual suerte de maratón, o festival de cine particular, gratuito y en casa.

No ad for you

* “Haz que se vea lo que, sin ti, quizás, nunca nadie hubiese visto” decía ese icono francés del cine, llamado Robert Bresson.

Más como han sido tantas, * vayan aquí algunas notas sueltas, al azar, sobre lo disfrutado.

* Que se atropellan.

Que, es decir, acerca de lo aprendido y que, por lo tanto, me ayuda, creo, a crecer. *

* Sobre todo mentalmente.

Son sólo impresiones vagas en esta especie de maremágnum audiovisual con que he inundado los minutos de estos días iniciales del 2019.

En todo caso, algunas notas, o recomendaciones.

No es crítica, ensayo, ni mucho menos.

Si algo tengo contra algunos pseudo“críticos” es que, con un diletantismo olímpico y pueblerino, juzgan la obra que hubiesen querido ver - o no tienen agallas, o suerte, para hacer - pero, no la creación tal cual es.

Aquí van pues, nuestras sinceras consideraciones.

Con el único anhelo de compartir experiencias estéticas que nos ayuden a todos a respirar y a vivir.

Empiezo con:

-BOY ERASED de Joel Edgerton - quién también trabaja, magistralmente, en el filme - junto a Nicole Kidman, Rusell Crowe, Lucas Hedge - super convincente - y hasta la presencia de ese enfant terrible del cine canadiense, que es Xavier Dolan.

Ojo: Esta película debería pasarse, ahora mismo, por la televisión en Cuba, en medio de toda la batalla generada entre el fundamentalismo religioso más rancio y los derechos humanos postergados - e históricamente vilipendiados - a la comunidad gay. Sería muy importante que se conociera y divulgara esta fortísima trama, acerca del hijo de un predicador bautista que se ve obligado a participar, por sus padres, en un programa de conversión de homosexuales*, auspiciado por la iglesia.

* Basado en hechos reales.

-GREEN BOOK de Peter Farreli, deleita con un guión* - super original - y permite el lucimiento de un actor como Viggo Mortensen, en el papel de un chofer italiano, que tiene que llevar en viaje por el rancio-racista, sur de los Estados Unidos, a un celebérrimo pianista negro, excelentemente interpretado por Mahershala Alí.  Entretenido, e ingenioso road movie, que muestra otras caras del racismo y lo poco que hace avanzar a la sociedad pensamientos tan retrógrados.

* También basado en hechos reales.

-THE FAVOURITE de Yorgos Lanthimos es, sencillamente, maravillosa. Sobre todo, para los que gusten de las películas de época - de las que soy fan a morir - Esta vez, la violencia en las relaciones personales, el miedo a la muerte, la soledad del individuo, pero, sobre todo, la manipulación sobre los demás - temas recurrentes en este interesantísimo director - fluyen durante ocho capítulos que, parecen bailar, entre encuadres super novedosos, contrastantes, a su vez, con la antigüedad del relato. Todo para corroborar que, por mucho que haya pasado el tiempo, las cosas siguen siendo, más o menos, igual. Si las actuaciones de Emma Stone y Rachel Weisz son más que eficientes, no hay que perderse la de la reina que interpreta Olivia Colman. Es divina y sorprendente.

-THE KILLING OF A SACRED DEER Este anterior filme del mismo director, es aún mucho más duro, enigmático y sobrecogedor. Super recomendable e innovador. Pueden buscar más en sus anteriores producciones, de las que ya conocíamos, además, THE LOBSTER.

-CANINO. Embullado por lo visto, logré ver esta su segunda película que es aún más rara. Potente discurso de un autor que muy temprano impone sus reglas de juego y establece una gramática bastante particular. No creo sea una película para un gran público. Estremecedora. Imborrable.

ALPS Otra de sus películas extrañas. Un grupo de personas se dedican a reemplazar el lugar de los seres queridos recién fallecidos, en la vida diaria de sus familiares dolientes. Atractiva propuesta para quienes gusten de cine diferente.  

-VICE de Adam McKay es un original biopic de Dick Cheney, quien aún vive y fuera vicepresidente de los Estados Unidos durante el gobierno de George W. Busch. Las actuaciones de Christian Bale -sorprendente como Cheney - Steve Carrell como Donald Rumsfeld y Sam Rockwell como el atolondrado presidente son, en verdad, brillantes. El guion es muy novedoso e inteligente. Impresiona mucho, el saber que la historia acontece actualmente. Duele, en cambio, comprobar cómo vendieron al mundo la guerra de Afganistán. No hay que perdérsela.

De existir un decreto como el 349 cubano, en “la Yuma”, esto sería borrado del mapa.

Y con una constitución como la que - de seguro - impondrán en Cuba, sus realizadores podrían ser condenados por “traición a la patria”.

-THE HAPPY PRINCE la película donde Rupert Everett, además de interpretar el personaje protagónico, hace su exquisito debut como director. Filme y actuaciones, injustamente ignorados por los premios - pues los merita todos - y, sin embargo, imprescindibles, memorables. Los días finales, duros y tristes de Oscar Wilde * dibujan una entrega fílmica única e inolvidable.

* Soy acérrimo admirador de su vida, obra, e ingenio.

-THE CHILDREN ACT de Richard Eyre. Que le sirve a Emma Thompson para lucirse - junto a ese actor extraordinario que es Stanley Tucci - en el papel de una jueza que tiene que decidir un caso vinculado a las transfusiones de sangre y el fundamentalismo religioso, al tiempo que su matrimonio se desploma. Otra obra que deberían ver los recalcitrantes de cualquier parte.

-LADY BIRD de Greta Gerwig - quien escribe y dirige, por primera vez - puso a esas interesantes actrices que son Saoirse Ronan y Laurie Metcalf, a las puertas de un Oscar, el año pasado. Acompañadas por Timothée Chalamet - el mismo admirable jovencito de CALL ME BY YOUR NAME - cuenta los días difíciles de una adolescente singular junto a su madre.

-THE WIFE de Björn L Runge, es una película hecha a la medida - una más, si es que ella tiene alguna - de esa asombrosa e irremplazable intérprete que es Glenn Close. La cantidad de matices que emanan de su rostro es impresionante. Es casi seguro que se lleve el deseado premio, finalmente, a su casa. Lo merece.

-LA BALADA DE BUSTER SCRUGS es casi un filme perfecto. Otra joyita que nos regalan los hermanos Joel y Ethan Cohen. Estructurada alrededor de antiguos cuentos del oeste norteamericano, este filme es un colirio para la vista y el alma. Campechana, ocurrente, detallista. Una obra para nunca olvidar. Puede encontrarse en NETFLIX.

-BLACKkKLANSMAN de Spike Lee, trata sobre un policía afroamericano infiltrado en las filas del Ku Klux Klan. Con la ayuda de otro agente judío, claro. Más sobre el racismo. Por todas partes. Es importante. Como denuncia constante, pues el segregar no descansa. Y es significativa, además, como obra de arte.

-THE GREATEST SHOWMAN de Michael Gracey. Un musical realizado con “todos los hierros” y grandes figuras como Hugh Jackman, Michelle Williams y Zac Efron, pero, con canciones muy poco contagiosas que aportan entretenimiento un tanto desabrido. Para pasar la tarde de un domingo en casa, funciona. Lo demás, no es recordable.

-LA MORT DE LOUIS XIV una película francesa de Albert Serra. Con un sensacional Jean Pierre Leaud - el mismo niñito aquel de LES QUATRE CENTS COUPS - en la piel del Rey Sol durante el remate de su existencia.

-COLD WATER de Pawel Pawlikowski, trae, una vez más, el inmenso talento de la cinematografía polaca. Maravillosa odisea visual que persigue breves instantes en la vida y el amor entre un músico y una cantante. Un clásico contemporáneo, con una fotografía sublime. Altamente recomendable para los amantes del cine.

-EL REINO, una de las mejores películas españolas recientes, Con la descomunal actuación de Antonio de la Torre, es algo para no perderse, al viajar con esta potente denuncia de la corrupción política española. La propuesta de Rodrigo Sorogoyen impacta con una fuerza extraordinaria para quedarse, no sólo en las retinas, sino sobre todo en las conciencias de los espectadores. No en balde le valió el Goya al mejor director.

-CAMPEONES, la gran ganadora de la noche los Goyas, es una película imprescindible para entretener con valores. Divertida a matar, más hondamente humana, esta obra maestra es un homenaje a los mal llamados “discapacitados intelectuales”. Un entrenador profesional de grandes ligas de basquetbol tiene problemas con la justicia, por lo que se ve obligado a ofrecer sus servicios a un grupo muy singular de “limitados” que le enseñan a ver la vida de otra manera. Lo importante no es ganar, sino competir. Y lo humano, cuando es de veras y sentido, late muy adentro. Y adentro se queda. Javier Fesser logra momentos amemorbles junto a NO actores impresionantes. Una fiesta de talento, la diversión, el arte y el amor. ¡No se la pierdan!

-LA ENFERMEDAD DEL DOMINGO de Ramón Salazar, Otra vencedora, esta vez con el Goya a la mejor actriz, muy bien merecido para Susi Sánchez*. Sencilla y a la vez honda, intensa, grave, esta es una experiencia demasiado fuerte para toda alma sensible. Conmovedora al extremo. Indeleble. Hay un plano cenital de las dos mujeres abrazadas, mientras el viento pega en sus cabelleras, que se me ha quedado pegado a la mente. Película profunda que llega a lo más recóndito de nuestras entrañas.

* Reverencias a su osado desnudo en su avanzada edad.

- VIAJE AL CUARTO DE MI MADRE de Celia Rico Clavellino. Lola Dueñas -siempre cercana, natural, como familia - en el cotidiano padecer de una madre al encuentro con las aspiraciones de su hija, encarnada por una encantadora Anna Castillo. Otra muestra de lirismo en el cine español contemporáneo.

- CARMEN Y LOLA de Arantxa Echevarría - quién obtuviera el Goya al mejor joven realizador - merece todo el aplauso del universo por su valentía y arrojo con un tema tan polémico y tabú, al mostrarnos las férreas normas de la parte más retrógrada dentro del pensamiento gitano, al que se tienen que enfrentar dos adolescentes lesbianas, que luchan por hacer valer su amor. Un canto a la tolerancia realizado con actores no profesionales que se mueven frente a la cámara con una naturalidad y autenticidad asombrosas.

-TODOS LO SABEN de Asghar Farhadi con Penélope Cruz, Javier Bardem, Eduard Fernández y Ricardo Darín. Thriller en el que se lucen todos los actores alrededor del secuestro de una chica en un pueblo de España. Disfrutable y elegante, aunque no trascendente.

-BOHEMIAN RHAPSODY El sólo hecho de disfrutar de la música de Queens, valida la película de Bryan Singer. Resucitar su impronta en las nuevas generaciones es más que plausible, urgente ante la fuerza que han tomado géneros musicales demasiado degenerados. Rami Malek se le parece bastante a Freddy Mercury, pero Gwilym Lee es igualito a Bryan May. Sobredimensionada como filme, a mi modesto entender, aunque cumple muy bien con su voluntad de homenajear, entretener y a la vez echarse unos cuantos millones más en los bolsillos de sus promotores.

-A STAR IS BORN de Bradley Cooper. Aunque no fue la primera, me quedo con la versión con Judy Garland. Toda la trama esta vez fue puesta en función de una bonita canción. Pero, nada más. Nominarla a un Oscar es comercio, por muy bien que haya estado el desempeño de Lady Gaga. Hay muchas propuestas más interesantes e importantes que esta. Hollywood barato y repetitivo. Más de lo mismo.

* ¿Cómo orina debajo de sus vestidos? ¿Lleva sonda? ¿Qué pasa si la urgencia es de cagar?

AT ETERNITY GATE Julián Schnabel consigue un poema visual estructurado en continuas subjetivas del genio pictórico de Vincent Van Gogh. Wilhem Dafoe en la piel del gran pintor, las relaciones con su hermano Theo y con Gauguin, pero, sobre todo, el arte de los sentidos confraterniza con el sentido del arte. Cine como el que se hacía antes. Nada de artificios digitales. Cámara a pulso, edición y mucha sensibilidad. Con la presencia de afamados actores franceses que aparecen en brevísimos papeles. Una cinta que no hay que dejar de ver.

-BEAUTIFUL BOY de Felix Groeningen, permite reunir al talentoso - ya mencionado - Chalamet, pero, en otra cuerda - más dramática, mostrando la amplitud de su insólita versatilidad, junto a Steve Carrell, también en una tesitura diferente - un poco más grave - para un actor que suele transitar, con sobrada comodidad, la comedia. Lástima es que no se explote más la presencia de esas grandes que son Maura Tierney y Amy Ryan, en este duro estudio de cómo unos padres enfrentan la drogadicción de su hijo durante varios años.

-LOVELESS de Andrei Zvyagintsev, es una película rusa sobre un matrimonio que se está divorciando y se enfrenta a la desaparición del hijo. Pero, esta es una de las propuestas más interesantes de este año. Atención, es un veterano artífice y creador de encantos tan loables como LEVIATHAN,THE RETURN y la irremplazable ELENA. Una película para no perderse por su atmósfera serena, al tiempo que violenta. Buen cine. Para ver y pensar.

-EL ANGEL de Luis Ortega. Sobre el joven adolescente ladrón y asesino argentino, con las sobresalientes actuaciones de Luis Ferro y Chino Darín. Estuvo reciente en el festival de la Habana. Lamentaba no haberla podido apreciar en ese momento. Un mes después, sin desplazarme, ni pagar un quilo, la recibo a domicilio. ¿No es genial?

-LA CORDILLERA de Santiago Mitre, otra buena película argentina - una más, gracias a Dios - que le sirve - también otra vez, alabado sea como creador - a Ricardo Darín, para encarnar al presidente de su país. Como de costumbre, muy bien actuada, profesional, medida, e intrigante. Con una curiosa escena, en inglés, entre el protagonista y el actor norteamericano Christian Slater.

-CANDELARIA filmada enteramente en Cuba, aunque dirigida por el colombiano Jhony Hendrix Hinestroza, vuelve a ponerme frente a la duda, de qué debe ser considerado como cine cubano. Requete-convincentemente actuada por esa gran dama de la actuación cubana que es Verónica Lynn - quién además se atreve, a su avanzada edad a hacer un desnudo - y Alden Knight - en la que, probablemente, sea la mejor de sus actuaciones - el filme - a pesar de que falla con el resto del casting, colocando a un colombiano para hacerlo pasar por cubano, cuando en Cuba hay un montón de buenos actores afrocubanos, además de otorgarle, a un italiano, un personaje, muy poco creíble - falla desde su concepción y escritura - pues ¿cuándo se ha visto, actualmente, a un magnate, o rufián, NO cubano, dominando el bajo mundo de la calle habanera? - puede pasar por un filme nacional. Todo lo demás, en la propuesta, es más que encomiable. Fotografía certera y emotiva construida sobre nuestras miserias y vergüenzas. Una semblanza que se agradece, más allá de sus defectos, porque fue generada con cariño. Eso busca trasmitir. Y eso logra.

-LA NOCHE DE LOS DOCE AÑOS una película uruguaya de Álvaro Brechner que cuenta los padecimientos de tres presos tupamaros, entre los que se encuentra el que fuera más tarde presidente del Uruguay, José Mujica; interpretado por el ya mencionado Antonio de la Torre que se sitúa como uno de los mejores intérpretes ibéricos. No lo conocía de antes. No dejaré ver nada suyo.  Dura. Seca. Vibrante.

-EL JEREMÍAS es una simpatiquísima propuesta del mexicano Anwar Safa - a quién conocí en un festival en Seattle y entablamos inmediata amistad - que no puede ver en su momento - por razones que, ahora, no vale la pena explicar - y siempre perseguí disfrutar. La actuación del niño Martín Castro es de gozar y - para siempre - recordar. Muy disfrutable. Encantadora y tierna.

-A QUIET PLACE dirigida y actuada - junto a su esposa Emily Blunt - por Jhon Krasinski, comienza muy bien, como un interesante experimento - sobre todo de sonido - pues los personajes no pueden emitir casi ninguno durante buena parte del metraje. Pero, luego sucumbe a las exigencias de un producto comercial tendiendo pistas falsas y situaciones increíbles. Una pena muy bien empaquetada pero una pena al fin.

-THE DEATH OF STALIN de Armando Iannuci es muy divertida y no creo que pase por Cuba, a no ser que se cuele en el “paquete”. Humor inteligente y mordaz sobre la historia. Otra candidata a la censura de existir leyes que amordazaran la creación artística en Estados Unidos. ¡Pobre país en el que nací, donde sólo es posible ver, sólo, lo que unos pocos deciden!

-BURNING es una extraordinaria película surcoreana de Chang Dong Lee, cargada de una atmósfera muy sugestiva. Deberé buscar en sus producciones anteriores para permearme de su aliento.

-THE HOUSE THAT JACK BUILT de Lars von Trier con Matt Dillon, Uma Thurman, Bruno Ganz es muy recommendable. Humor negro, casi ácido, alrededor de un asesino en serie que valora el crimen como un arte. Pasé muy buen rato viéndola.

-DEN 12 MANN - THE 12 MAN de Harald Zwart. Noruega es tan fría como fotogénica. Jonathan Rhys Meyer - el mismo de la serie LOS TUDORS - junto a Thomas Gullestad, cuenta las hazañas del único sobreviviente de una acción antifascista en los países nórdicos. Excelente factura que te atrapa desde sus primeras escenas.

-ARPÓN de Tomás Espinoza es una extraña película argentina acerca de las relaciones difíciles de un maestro y una adolescente. Seria, comprometida, sagaz. Cine distinto. Del que me gusta.

Por esa vía, casualmente llegué a:

-MONSIEUR LAZHAR una lindísima película canadiense de Phillippe Falardeau, sobre un profesor argelino que debe reemplazar a una maestra a la que encuentran ahorcada dos de sus alumnos. Atención a la actuación sobrecogedora de uno de los niños.

-LOS PERROS, buenísima película chilena dirigida por una mujer - Marcela Said - con ese actor tan eficaz que es Alfredo Castro - lo único malo suyo es ese apellido, ja ja - junto a Antonia Zeger, acerca de una mujer que descubre que su profesor de equitación está siendo juzgado por crímenes de lesa humanidad, cometidos durante el gobierno de Pinochet. Cruda y ácida. Aplausos desmedidos.

-BLACK PANTHER el éxito de taquilla dirigido por Ryan Coogler. Es como ir a un parque de diversiones. Cine para no pensar. También necesario, aunque al final se nos quede el sabor de haber visto más de lo mismo. La ocasión de que el super héroe sea afronorteamericano es plausible y reverenciable.

-BIRD BOX de Susan Bier, otro exitazo de Netflix que algo entretiene, pero engaña mucho con demasiado. La verdad es que a mi Sandra Bullock no me gusta. Y en esta cinta me molesta hasta su peluca. Aunque no hay que verlo todo, por coincidencia, no me quedó otro remedio que disparármela. A la primera incoherencia, dejé de creerle. El resto fue esperar a que terminase. Lo antes posible. Para olvidarla. Igual, tiene millones de espectadores. No lamento haber sido uno de ellos. Si acaso me hubiese gustado perder el tiempo en otra cosa. Empero he de reconocer que a otros puede llenarles mente y espacio. A mí, me los enturbió un poco. Bastante.

-AQUAMAN. De James Wan. De fiesta estarán quienes les guste tomar un baño con Jason Momoa. A mí es que las películas subacuáticas me dan mucha sed. Por suerte, se acaba. Véala con una toalla. Cine para mal digerir palomitas de maíz. Circo subacuático. Tiempo muerto.

-THE NUTCRACKER AND THE FOUR REALMS de Lasse Hallström - el mismo de MI VIDA COMO UN PERRO, ahora dándose, en cambio, una perra vida - y Joe Johnston, trabajando para Disney, of course. Con Helen Mirren, Morgan Freeman, Keira Knightley y la posibilidad de degustar el baile de Misty Copeland, la primera bailarina afroamericana en asumir importantes roles en el American Ballet Theatre. Puede verse al comediante mexicano Eugenio Derbez en un pequeño rol. Aprovechan la fábula de Hoffmann, que dio paso al afamado ballet, para tejer una historia rocambolesca, llena de buenos efectos especiales con final feliz.

-LAS HEREDERAS. Paraguay sorprende, de tanto en tanto, con una rara-buena entrega, esta vez es la trama de Marcelo Martinessi sobre dos señoras lesbianas que se deben separar cuando una de ellas va a la cárcel por fraude. El contacto de la protagonista con una existencia diferente la hacen encontrarse consigo misma.

-A LIFE IN A DAY de Raúl de la Fuente y Damian Nenow, conjuga una animación parecida a la dede CHICO Y RITA de Fernando Trueba, con un documental sobre un reportero polaco en la guerra de Angola. Interesante.

-BEL CANTO de Paul Weisz, con Julianne Moore y el guapérrimo actor japonés Ken Watanabe, sobre el asalto a la Embajada de Japón en Perú. Bien hecha, pero se preocupa más por la suerte de los protagonistas, que por la disección de un hecho que conmocionó al mundo entero. Una pena.

-THE KINDERGARTEN TEACHER de Sara Colangelo, con la formidable Maggie Gyllenhaal y el asombroso niño Parker Sevak. El último plano merita todo el metraje filmado. Con sencillez y sin grandes pretensiones.

-DARK CRIMES es una pérdida de tiempo. Jim Carrey en otra cuerda. Muy bien actuado, pero con un guion muy débil. Quizás, si la película hubiese usado actores polacos sería un poco más convincente. Una verdadera lástima, pues la atmósfera lograda por su director Alexandros Avranas, como si fuese una película polaco-comunista, se pierde tras vericuetos insondables. Eso confirma la máxima de que “con un buen libreto, puede que salga una mala película, pero con uno malo, sólo es posible alcanzar la nulidad”

-LOVING PABLO la película americana de Fernando León de Aranoa, aunque está muy bien realizada y es más que encomiable el desempeño de Javier Bardem y Penélope Cruz, me dejó muy poco que desear. De entrada, el libro - y las personas en que se basan - no me son del todo agradables. Pablo Escobar pasó de ser el Robin Hood de los pobres, al narcotraficante más temido, para convertirse, finalmente, luego de su muerte, en el rey de las series, telenovelas y filmes. Ahora le seguirá El Chapo Guzmán, creo. Este es un caso de esas películas que Hollywood genera, sin miseria, en busca de taquilla. Lo mismo han anunciado hacer con la historia de los cinco espías cubanos que fueron descubiertos.

* Actores españoles hablando en inglés mientras interpretan a colombianos. ¡Qué intríngulis, ¿no?!

-LA NANA, la multipremiada cinta chilena de Sebastián Silva que hace tiempo buscaba ver. Ahora que se han puesto de moda las empleadas domésticas, es atrayente buscar en otras miradas sobre el mismo tema. Y mucho más, en una entrega tan absorbente y provocativa. Te deja pensando. Vale - y mucho - la pena verla.

-ROMA de Alfonso Cuarón. Hice la tarea, como corresponde. Nos fuimos a verla a las once de la mañana, tan pronto se estrenó. El cine estaba vacío. Me encantó la idea de disfrutar de la sala para mí solo. Bueno, también para mi amigo. Únicamente había podido hacerlo, durante el bendito tiempo que viví en París. Confieso que me gustó. Avioncito de Cuarón para un lado y para otro, me cuadró bastante, en tanto cine diferente. Mi amigo, por su lado, roncó un poco. Tuve que contarle luego para que entendiera el desenlace. Yo creo que el problema está en el uso de los superlativos. En decir “es la mejor”, “la más completa”, “lo más grande”. ¿No nos basta con las Olimpiadas?

Lo que para unos puede parecer sublime, para otros, en cambio, puede ser pedestre.

Ni siquiera las medicinas - que están avaladas por la ciencia - funcionan igual en cada uno y todos los cuerpos humanos. ¡Imagínense el arte!

Yo pasé entretenido la experiencia y la defiendo. La aplaudo. Como todo lo positivo del elogioso empeño. Pero hasta ahí. También sentí que había gastado más de doce dólares en la gracia. Y aunque me parezca “políticamente correcto”, tengo la idea de que Hollywood se está excediendo un poco, casi bastante. O está “limpiando” sus conciencias. Por gusto. Porque la misericordia no lava.

-LES INNOCENTES de la francesa Anne Fontaine, sobre una enfermera que se ve encargada, de repente, con múltiples partos de monjas en un monasterio, al final de la Segunda Guerra Mundial. Cautivante.

-22 JULY de Paul Greengrass sobre los sucesos acaecidos en Noruega donde murieron más de setenta personas a manos de un enloquecido terrorista es escalofriante.

-EL AUTOR de Manuel Martín Cuenca, con Javier Gutiérrez, María León, Antonio de la Torre y música de José Luis Perales, es un interesante ejercicio de cómo el arte puede influir en la realidad, a través de las peripecias a las que recurre un escritor en busca de inspiración.

-VICTORIA Y ABDUL de Stephen Frears, es una bella película sobre la relación afectiva de la reina Victoria - siempre formidable Judi Dench - y un consejero hindú que interpreta Ali Fazal. Me hubiese enternecido mucho más esta propuesta acerca de la tolerancia hacia lo diferente, si no supiera que la reina Victoria tuvo mucho que ver con los padecimientos finales de Oscar Wilde, pero ese es otro tema que no toca el argumento.

-WIDOWS dirigida por el simpar Steve McQueen - el mismo de 12 YEARS A SLAVE - junta a Viola Davis y Michelle Rodríguez, es una cinta de acción e intriga donde unas viudas deben hacerse cargo de un atraco para pagar las deudas dejadas por sus esposos. Entretiene. Nada más. Tampoco creo que buscase otra cosa.

-DER HAUPMANN o THE CAPTAIN de Robert Schwentke sobre un desertor alemán que encuentra el uniforme de un capitán nazi y se hace pasar por él asumiendo una monstruosa personalidad que le lleva a cometer crímenes atroces.

FIRST MAN del talentosísimo Demien Chazelle. Sigue la fascinación de los grandes estudios por el cosmos. Esta vez en un homenaje a Neil Amstrong - interpretado por Ryan Gosling - el primer cosmonauta americano que puso un pie en la luna. Más sobre lo mucho que se ha hecho alrededor del tema. Bien hecha, pero ausente de emotividad.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Suscríbete a las notificaciones de CiberCuba:

Cargando ...

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Comentarios

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Siguiente:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.