Se registra una nueva explosión en Sri Lanka cuando la policía desactivaba una bomba

Esta noticia es de hace 1 año

Una nueva explosión se produjo este lunes por la mañana en la ciudad de Colombo cuando un equipo de artificieros se encontraban desactivando una bomba cerca de la iglesia de San Antonio, en Sri Lanka.

La detonación controlada ocurrió en una camioneta sospechosa en las inmediaciones del centro religioso, donde el pasado domingo se produjo uno de los ataques, según informó CNN. La acción policial causó una explosión que "derribó" a un oficial de seguridad y rompió las ventanas de la calle. 

Asimismo este lunes la reina Isabel II, a través de la cuenta de Twitter de la familia real británica, publicó dos mensajes de solidaridad con las víctimas y sus familiares, al mismo tiempo que elogió la labor de “los servicios médicos y de emergencia que prestan apoyo a los heridos”.

Siete suicidas participaron en los ataques contra iglesias y hoteles de lujo en Sri Lanka que mataron a 290 personas e hirieron a más de 500, dijo el lunes un investigador en declaraciones recogidas por Reuters. 

Por su parte el portavoz del gobierno, Rajitha Senaratne, dijo que una red internacional está involucrada en los ataques, pero no dio detalles.

"No creemos que estos ataques hayan sido llevados a cabo por un grupo de personas reducidas a este país. Hubo una red internacional sin la cual estos ataques no podrían haber tenido éxito", afirmó Senaratne.

Dos de los suicidas se inmolaron en el lujoso hotel Shangri-La, en el paseo marítimo de Colombo, dijo Ariyananda Welianga, alto cargo de la división forense del Gobierno. Los otros eligieron como objetivo tres iglesias y otros dos hoteles.

El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, publicó un mensaje solidarizándose con todos los afectados las familias, a la vez que condenó los sucesos como nación. También anunció que se toman "todas las medidas necesarias para eliminar todas las fuerzas destructivas" mientras en un comunicado afirmó que “el país pedirá ayuda extranjera para rastrear los vínculos internacionales de los atacantes”.

Además el primer ministro Ranil Wickremsinghe reconoció el domingo que el gobierno tenía información previa sobre posibles ataques a iglesias que involucraban a un grupo islamista poco conocido. El dirigente, a través de su cuenta de Twitter, no solo condenó lo ocurrido sino que llamó a mantener la unidad y a evitar "propagar informes y especulaciones no verificados". 

Según un informe de inteligencia fechado el 11 de abril, y al cual tuvo acceso Reuters, una agencia extranjera había advertido a las autoridades sobre posibles ataques.

El saldo estimado es de 290 muertos y cerca de 500 heridos. Muchos de ellos son ciudadanos de este país, pero funcionarios del gobierno confirmaron que 32 extranjeros murieron, entre ellos británicos, estadounidenses, turcos, indios, chinos, daneses, holandeses y portugueses.

Según los expertos existe el temor de que se desencadene la violencia entre las diferentes comunidades religiosas en un país de mayoría budista y que estuvo durante décadas en guerra con los separatistas tamiles.

Con imagen de AP / Eranga Jayawardena

Esta noticia es de hace 1 año
Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985