Caseta de protección de cables submarinos en Cojimar, Cuba | Foto © CiberCuba

Cayo Hueso – Habana, primer cable submarino que unió Cuba, Estados Unidos y España

En pleno auge de las comunicaciones, pocos piensan en Samuel Morse y su gran aporte al desarrollo de la humanidad. El mundo aspira a moverse al ritmo de la comunicación satelital, pero casi nadie recuerda que la primera red de redes  pervive bajo el mar.

El primer cable submarino para comunicaciones

Los primeros cables submarinos estuvieron destinados al servicio telegráfico y datan de la segunda mitad del siglo XIX. Específicamente en 1852 quedaron establecidas las comunicaciones entre Reino Unido y Francia, a través de un cable que surcaba el Canal de la Mancha.

Caseta de protección de cables submarinos, Cojimar, Cuba / CiberCuba 

El auge de esta tecnología no se hizo esperar. En solo 5 años ya estaba estrenándose el primer cable trasatlántico, que unió Nueva York con Londres. Sin embargo, duró a penas 15 días, pues el cableado era frágil y se partían fundamentalmente en las zonas de anclaje a tierra, o durante las arduas labores de instalación en medio de condiciones marinas ostiles.

No ad for you

Cómo llega el telégrafo a Cuba

En el año 1856, la New York, Newfoundland & London Telegraph Company presentó al Capitán General de Cuba, un proyecto de cable trasatlántico entre Estados Unidos, Cuba y España. Después de varios intentos fallidos por cuestiones técnicas y administrativas, se suspendieron las negociaciones. No fue hasta 1866 que los gobiernos de España y Estados Unidos conceden a la International Ocean Telegraph Company, la exclusividad para tender cables desde las costas en Florida hacia Cuba, por espacio de cuarenta años.

Restos de los tubos de protección de cables submarinos en Key West / CiberCuba 

El 10 de septiembre de 1867, el primer cable empieza a prestar servicios telegráficos. En este momento se hizo posible la comunicación entre Cuba y España, a través de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia.

En 1870 la International Ocean Telegraph Company inicia la conexión Habana-Santiago de Cuba a través de Cienfuegos, con la Cuba Submarine Telegraph Company.

El primer cable telegráfico submarino fue Cayo Hueso – Habana

El cable telegráfico submarino de Cayo Hueso – Habana se convirtió en un enlace para las comunicaciones internacionales entre Latinoamérica, el Caribe, Estados Unidos y Europa.

La puesta en funcionamiento de este cable fue una tarea titánica, pues no solo se partío durante el proceso de instalación, sino que además la tripulación del buque tuvo que enfrentar problemas meteorólógicos en altamar que retrazaron el empalme de los cables. Y contrageron, en tierra cubana, la fiebre amarilla, provocando la muerte de muchos de estos hombres.

El 21 de agosto de 1867 se estableció el primer contacto a través de este cable telegráfico submarino, entre E.O. Gwynn, alcalde de Cayo Hueso y Joaquín del Manzano, Capitán General de Cuba. La comunicación con el mundo exterior estaba disponible y un telegrama tenía un coste aproximado de $3,50 por cada 10 palabras.

Caseta de protección de cables submarinos, instalada en 1917,  Key West / CiberCuba

A lo largo de los años estos cables fueron sustituídos por diferentes compañías. En 1900 se realizó la primera llamada telefónica internacional a través de un cable submarino, entre Key West y La Habana.  

Los océanos ocultan la más antigua red de redes

Los océanos y mares del planeta se hayan entrecruzados por cables submarinos de diferentes tipos. Algunos quedaron en deshuso y no fueron retirados, otros son modernos y permiten mover información a una velocidad nunca antes vista.

Se dice que el 99% de las telecomunicaciones digitales entre continentes viajan por la red submarina. Por eso continúan multiplicándose cada vez más. Casi todos estos cables convergen en las proximidades del centro de poder financiero de Nueva York.

Caseta protección de cables submarinos del telegrafo, Cojimar, Cuba / CiberCuba

La fibra óptica es un paso importante en la evolución de las comunicaciones. No es comparable a la velocidad de aquellos viejos cables de telégrafos submarinos del siglo XIX. Pero de algún modo, más de un siglo después, los primeros cables todavía unen territorios.

Comentarios

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.