Abandono de la Real Fábrica de Tabacos Partagás

Este artículo es de hace 4 años

En la mansión colonial de finales del siglo XIX, ubicada en la calle Industria No. 520, entre Barcelona y Dragones, al fondo del Capitolio habanero, se instaló la fábrica de una de las más antiguas y famosas marcas de habanos: Partagás.

Continúan llegando al lugar turistas amantes de los habanos, atraídos por la idea de ver el proceso de torcedura del tabaco y se encuentran con un edificio húmedo y triste, abandonado desde hace cuatro años. Se comenta allí que cuando concluya la restauración del Capitolio, se reparará la fábrica, para reabrirla como museo del habano. El tiempo que tardarán las obras de restauración del Capitolio es un gran misterio. Quizás para el 500 aniversario de la ciudad tengamos esa maravillosa sorpresa, solo que es difícil imaginar en qué estado se encontrará para ese entonces, la famosa fábrica de habanos.

Su planta baja permanece abierta al público, que puede admirar el silencioso patio interior rodeado de una arcada y con techo cubierto. A la derecha del zaguán se encuentra un salón bien diferente al resto del edificio abandonado. Funciona allí una tienda para la venta de habanos. Es un espacio pequeño y agradable, con vitrinas repletas de múltiples denominaciones de habanos y otros productos relacionados con su consumo y conservación. El salón cuenta con una barra donde es posible consumir un sabroso café cubano y adquirir rones de la marca Habana Club. Tras una estrecha puerta de madera y cristal, se halla un salón VIP de paredes forradas en madera y cómodo mobiliario, lugar perfecto para la degustación de un buen puro. Adornan algunas de sus paredes pinturas de retratos de reconocidas personalidades, amantes de los habanos, como Winston Churchill, Ernest Hemingway y el propio Jaime Partagás, realizados por Milton ¨El pintor del tabaco¨, con la técnica de óleo sobre papel manufacturado con hojas de tabaco.

Actualmente los habanos Partagás se producen en la fábrica con sede en la calle San Carlos No. 816 entre Sitios y Peñalver, en Centro Habana. Cuenta con visitas de lunes a viernes, en el horario de 9:00am a 1:00pm.

¿Quién fue Jaime Partagás?

Don Jaume Buenaventura Ambrós Partagás y Ravell nació en Arenys de Mar, Barcelona (España), el 7 de diciembre de 1816. A los 14 años embarcó hacia Cuba, y a los 18, con ayuda de amigos y parientes, se estableció en los negocios del tabaco. 

Hacia 1838 comenzó a torcer puros y abrió un "chinchalito" en la calle Industria y Barcelona, en La Habana,  y en 1845 se mudó para una mansión adaptándola para fábrica, en la calle Industria entre Barcelona y Dragones. Por esta misma fecha compró en Pinar del Río la finca ¨Hato de la Cruz¨ para el cultivo de tabaco.

En diciembre de 1854 inscribió formalmente en el Registro Mercantil la emblemática marca ¨Flor de Tabacos de Partagás y Compañía¨. El nombre, más adelante se cambió a "Real Fábrica de Tabacos Partagás", y supuestamente se eligió este nombre, ya que por su calidad Jaime Partagás se había convertido en proveedor de habanos para la nobleza de diferentes países de Europa y Asia.

Las lecturas de tabaquería se inician en la isla en 1865, y a ellas se atribuye que el sector proletario tabacalero se encuentre entre los más ilustrados de Cuba. Un año después, en el taller de Jaime Partagás se incluye también este sistema de lecturas.

El 18 de julio de 1868, poco después de recibir la sentencia de su juicio contra Pedro Mató, Jaime Partagás murió trágicamente asesinado al recibir un balazo, mientras se encontraba en una de las plantaciones de Vuelta Abajo. Se dice que por rivalidades en los negocios. 

¿Qué pasó después?

Tras la muerte de Jaime Partagás, la Real Fábrica de Tabacos  pasó a la familia Bances, propietaria de una de las mayores casas bancarias de la época.

En 1888 cayó bajo el control de capital británico, que se retiraría en 1896.

Fue vendida por Juan A. Bances a Ramón Cifuentes Llano en 1899, constituyéndose como ¨Cifuentes, Fernández y Compañía¨ y, al asociarse después con Francisco Pego Pita, se creó ¨Cifuentes, Pego y Compañía¨. Al fallecer Pego en 1941, pasó el control exclusivo a la familia Cifuentes, convirtiéndose en ¨Cifuentes y Compañía¨.

Antes de 1959, Partagás fue el segundo productor en importancia en el país, con el 4.8% de la producción total, solo superada  por ¨Menéndez, García y Compañía¨, productores de las marcas H. Upmann y Montecristo. Después del triunfo de la Revolución Cubana, en 1959, la fábrica pasó a ser propiedad del Estado.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985