En la Habana Vieja es posible encontrar dos calles con interesantes construcciones abovedadas: Acosta y Muralla.
El antiguo convento de Belén, ubicado en la calle Compostela y Acosta, fue fundado por la orden de los Betlemitas y se terminó de construir en el año 1718. Se les concedió autorización, en 1772, para construir una bóveda sobre la calle Acosta, que comunicara el convento con las edificaciones contiguas. Es conocido como el Arco de Belén, fue construido por Pedro de Medina y constituye un notable exponente urbanístico.
Si se detiene en la esquina de la calle Muralla y Oficios, tendrá la impresión que la calle adoquinada se pierde dentro de una edificación. A un lado se encuentra la antigua Cámara de Representantes y al otro la sede del Gobierno de la Habana Vieja. Este pequeño tramo de vía está enrejado por ambos extremos y solo puede cruzar por él en horarios y días laborables. Al traspasar la bóveda, se llega a la calle San Pedro, frente a la Aduana del Puerto, a pocos metros del Museo del Ron.

Fotos del Arco de Belén cortesía de Karsten Herrera.




Valoración: 

Sin votos (todavía)


CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar