La Necrópolis de Colón

Este artículo es de hace 5 años

El 17 de julio de 1871, el arquitecto español, residente en Cuba, Calixto de Loira y Cardoso, resultó el ganador del concurso convocado para la construcción del nuevo cementerio de La Habana. A pesar de que la construcción comenzó el 30 de octubre de 1871, desde 1868 ya se realizaban entierros en el lugar.

La portada del cementerio, ubicada en la unión de las calles Zapata y 12 del Vedado, es uno de los elementos arquitectónicos más importantes del recinto. Fue realizada con piedra calcárea rojiza, y diseñada por los arquitectos Calixto de Loira y Eugenio Rainery. Mide 34 metros de ancho, 2.50 de espesor y 21.66 de alto. Sobre su arco principal aparece la inscripción en latín JAUNA SUM PACIS (Soy la puerta de la paz) y encima el grupo escultórico ¨Fe, Esperanza y Caridad¨, tallado en mármol de Carrara por el destacado escultor cubano José Vilalta de Saavedra, creador también de la estatua de José Martí, que se encuentra en el Parque Central.

El diseño de la necrópolis sigue la antigua costumbre de trazar la planta con cinco cruces formadas por calles intersectadas perpendicularmente. Las dos avenidas principales dan lugar a la cruz central; cada uno de los cuatro espacios resultantes, llamados cuarteles, es subdividido a su vez por otras dos calles que se cruzan en ángulo recto. En las intersecciones se forman cinco plazuelas.

La Capilla Central, de estilo bizantino, posee una planta octogonal rodeada de portales. Su cúpula tiene una altura de 22.5 metros. Este fue un proyecto de Loira terminado, con modificaciones, por Francisco Marcotegui en 1886.

El cementerio atesora unos 70 000 objetos museables y más de 20 000 conjuntos monumentarios. En este maravilloso ¨museo¨ se encuentran obras de arte realizadas por reconocidos artistas cubanos de los siglos XIX y XX, como Miguel Melero, José Vilalta de Saavedra, René Portocarrero, Rita Longa, Eugenio Batista, Max Borges Recio, Juan José Sicre, entre otros. El monumento a los bomberos del escultor español Agustín Querol se encuentra entre las obras realizadas en el siglo XIX, dignas de destacar. Del siglo XX sobresalen los panteones de las familias Baró-Lasa, Falla Bonet, Gómez Mena y Núñez.

En 1961 la Necrópolis de Colón pasó a manos del Estado respetando, hasta la actualidad, las propiedades adquiridas por particulares.

En 1987 la necrópolis habanera fue declarada Monumento Nacional.

Fotos cortesía de Karsten Herrera.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985