Fundada en 1853, se llegaría a convertir en poco tiempo en el mayor espacio farmacéutico de la época en América, gracias a su esplendor y rentabilidad. En 1910 era considerada la segunda farmacia en importancia en el mundo.

Fundada en 1853, se llegaría a convertir en poco tiempo en el mayor espacio farmacéutico de la época en América, gracias a su esplendor y rentabilidad. En 1910 era considerada la segunda farmacia en importancia en el mundo.

Ernesto Sarrá (hijo de José Sarrá) adquiere en 1912 varias casas en las calles Teniente Rey, Habana y Compostela, que une a los anteriores edificios para formar un conjunto de 18 inmuebles con una superficie de 13 000 metros cuadrados.

El 20 de mayo de 1914 se inaugura la farmacia ¨La Reunión¨, remodelada e integrados a ella los nuevos edificios.

Con el triunfo de la revolución cubana, en el año 1959, las farmacias pasaron a ser propiedad estatal.

Los proyectos de restauración de la centenaria farmacia se iniciaron en el año 1999, por parte de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, reabriendo sus puertas en el 2004, como farmacia natural y homeopática, y en ella el Museo de la Farmacia Habanera. 

La restauración del inmueble se comenzó con el decapado y restauración de los elementos de madera, y la reproducción de los faltantes o los muy deteriorados. También se realizó la restauración del mármol en pisos y muebles, la reproducción y rescate de pinturas murales en techos y muebles, y la reproducción de herrajes, vitrales, mobiliario y luminarias, basada en fotos de la época. Se reprodujo casi exactamente una de las dos puerta-vidriera de cristal de la estantería principal, decorada con alegorías a la farmacia, y los frentes del mostrador, que fueron realizados de acuerdo con imágenes de la época.

La muestra del museo está conformada por utensilios de farmacia hallados en excavaciones realizadas por el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador, y piezas reunidas y conservadas por el Museo de la Ciudad.

Los amplios salones que conforman ¨La Reunión¨ se distinguen por la diferencia de estilos arquitectónicos. El salón principal de venta se caracteriza por su estilo neogótico. En el segundo salón, antesala del museo, y en el tercero, destinado a herbolario y a la venta de especias, se recrea el estilo neoclásico.

Fotos cortesía de Karsten Herrera




CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar