Manolin sobre muerte de Fidel Foto © Manolin

"Y murió Fidel"

Este artículo es de hace 3 años

La noche del viernes 25 de Noviembre yo estaba en Neme-Gastro-Bar, un lugar de moda en Miami y se me acercó el dueño y me dijo: "Murió Fidel".

Desde que lo escuché, supe que esta vez era de verdad y que había llegado ese momento histórico el cual, en algún momento todos hemos pensado que no llegaríamos a ver.

Parecía que Fidel era eterno, que nunca se iba a morir. Creo que es el hombre al que más le han anunciado la muerte y se dice que tiene el récord mundial de intentos de asesinato.

Desde que era un estudiante universitario sus rivales lo están buscando para matarlo. Y luego del triunfo de la Revolución Cubana, la CIA preparo innumerables atentados para eliminarlo. Se dice que hasta la mafia americana buscaba a Fidel para eliminarlo.

Y curiosamente murió en la Habana Cuba, en un hospital a los 90 años de edad.

La vida de Fidel no ha sido una vida normal, su vida ha sido una tormenta sin pausa. Vivió siempre al filo de la navaja. Fidel Castro Ruz es para muchos un icono del siglo XX, nadie ha sido tan exaltado y al mismo tiempo tan vilipendiado. Su nombre aparece en los sucesos más trascendentales del siglo XX, en algunos como héroe y en otros como villano.

Venerado por muchos y odiado por otros. Su paso por la vida ha sido para bien o para mal, de gran impacto en Cuba, en América Latina y en el mundo.

Le extraigo este fragmento de un escrito sobre la muerte de Fidel: "Sepulcro difícil de cerrar".

"Pudo con todos. Nadie pudo con él. Adicto al poder, valiente, culto, inteligente y con figura de helénicos contornos, impuso su persona, ahora histórica, en la segunda mitad del siglo XX. Castro ya descansa en paz pero, aunque perderá batallas después de muerto, su figura seguirá en liza durante muchos años. La cuestión es si Cuba podrá remontar el extremismo y la mediocridad a la que Fidel la sometió". Fin.

Yo en lo personal, me preocupé por decir lo que pensaba de Fidel en vida, acorde a mis conocimientos, historia y experiencia personal. Lo hice en vida, porque no quería que se fuera de este mundo sin saber lo que yo pensaba de él. Lo hice estando fuera y dentro de Cuba, también.

Ahora, después de muerto, le corresponde a la historia hacer el juicio final. La historia tiene sus misterios y reconoce cosas, perdona algunas y no perdona otras.

Veremos, cuando pasen los años, qué le reconoce, qué le perdona, qué no le perdona y cómo la historia recordará y juzgará a Fidel Castro.

De momento, lo cierto es, que con la muerte de Fidel, Cuba cierra una era, que a mi juicio se extendió demasiado y estoy seguro de que el cierre de este ciclo será para bien. No merece un pueblo seguir viviendo en constante peligro e incertidumbre.

Hay que ver las cosas en su contexto, y quien esté informado de cómo era el clima político y social de la Cuba en que surgió Fidel, se da cuenta de que es un producto de aquella época, que se extendió mucho más allá de lo que le correspondía y alargó la tragedia cubana.

A mí me tocó ser uno de sus críticos y fui uno de los perjudicados por su autoritarismo y soberbia, como muchos otros tantos cubanos, de una u otra forma, que incluyen desde discriminación, cárcel, destierro y hasta fusilamiento.

Fidel es para muchos, un héroe insuperable que le dio escuela y hospitales a su pueblo y fue capaz de enfrentarse a todo, incluido la potencia más grande del mundo y que nunca se rindió. Para otros, es un cruel dictador y asesino, que abusó brutalmente de su pueblo y llevó a Cuba a la ruina económica.

Son muchos los que hoy lloran y son muchos los que hoy celebran, pero más allá de nuestra opinión, más allá de la alegría de unos y el dolor de otros. Más allá de sus aciertos y desaciertos, más allá de diferencias, repudio y quejas, hay que reconocer que el tipo, en su paso por la tierra, dio la guerra.

Hay que entender y comprender a los que celebran la muerte de Fidel, pues él no dejo otra opción. Por la razón que fuera, lo cierto es que Fidel fue Implacable con los que no pensaban como él, e instaló la represión y el miedo como método de supervivencia del régimen.

Ha muerto Fidel y deseo prosperidad, libertad y democracia para mí país, lo merece y es derecho de todo el pueblo cubano. Que se conserve lo que tenga que ser conservado y se cambie todo lo que tenga que ser cambiado.

El viernes 25 de Noviembre del 2016, ya está en la historia como el día en que murió Fidel Castro Ruz.

"Y murió Fidel".

Manolín.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985