Foto © ABC

Los disidentes

Esta noticia es de hace 3 años

Los disidentes, opositores, activistas políticos contra el sistema socialista de partido único y de dictadura del proletariado que se estableció en Cuba hace más de medio siglo, naturalmente desean una sociedad diferente, a veces la opuesta diametralmente, en ocasiones una que sólo difiera en determinados aspectos. El espectro es grande y todos deberían tener derecho a fundar, alinearse o simpatizar con su propio partido en una sociedad libre, y a no sentirse conminados a pensar y actuar de manera monolítica como se les reclama desde la critica "libre", pero contaminada -cuando no instrumentalizada- de la Seguridad del Estado cubano.

¿Por qué debería avergonzarse un activista contra el comunismo cuando le dicen que recibe sostén, financiación, ayuda o subvenciones del exterior o del interior, de los costados u de las fauces del extinto dragón?

Cada opción política debería ser atendida por el Estado de forma idéntica dependiendo de las proporciones. Un partido con cinco millones de votantes debe tener una cuota acorde a su tamaño, guardando proporción con un partido que cuente con un millón de votos. En Cuba esto no se cumple y el PCC recibe el total de su financiamiento por parte del Estado. De un Estado que recibe miles de millones en subvenciones, prebendas, ayudas, clientelismo, pago por obediencia y financiamiento de economías extranjeras desde 1960.

¿Por qué debería la oposición, además de ser encarcelada, prohibida, perseguida, estar condenada a contrarrestar la propaganda y los recursos del aparato estatal con la más absoluta de las austeridades?

¿Viven del aire los generales, los coroneles, los tenientes y los mayores del MININT?

¿No cobran los dirigentes del PCC, el Comité Central, el Buró Político, el Consejo de Estado, la Policía nacional, por su desempeño ideológico?

Cobran en sueldos, en especies, en automóviles, en facilidades para viviendas (en un país con problemas de vivienda acuciantes) y, sobre todo, en una cuota de poder implacable.

La oposición al sistema de reparto equitativo puede y debe permitirse recoger en su identidad la aceptación del significado y significante del dinero, del progreso económico y de la igualdad de oportunidades, pero admitiendo que luego hay diferencias de necesidades y de talentos y de deseos de crecimiento, de aportes desde el emprendimiento privado, y no debe avergonzarse cuando desde los diferentes sucedáneos de la Seguridad del Estado se repita como un mantra, que no tienen autoridad moral para expresarse porque son sostenidos económicamente desde alguna potencia o institución extranjera.

Como si en Cuba pudiera mantenerse por su cuenta una organización disidente o como si el Estado les proporcionara los mismos fondos que al PCC o lo que es más imperativo, como si los mismos opositores fueran tan instrumentalizados durante años desde que pasaron por su época de pioneros en la escuela, que de alguna manera terminó penetrándoles la carga de la culpa, por desear el confort, la calidad de vida, el desarrollo, el despliegue de potencial y energía individual por su correspondiente retribución y debieran ocultarlo o avergonzarse por ello.

De alguna manera , aunque tangencialmente, fueron alcanzados por la inoculación al total de la población, del deber de sentirse dispuestos a entregar la vida a cambio de ninguna satisfacción material y a la larga, de casi menos aún motivaciones morales, o de la culpa por dar la espalda a tan franciscano ascetismo.

Pues no, la realidad está compuesta del más variado y amplio crisol de necesidades, deseos y ambiciones y de ello se nutre la libertad.

 

 

Esta noticia es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Playlist de videos en CiberCuba

Martin Guevara Duarte

Es argentino, pero se crió en Cuba. Hijo de Juan Martín, hermano menor de Ernesto "Che" Guevara". Vive en España, y es un crítico de las políticas del castrismo. Tiene un blog y escribe un libro sobre la situación en Cuba y sobre su célebre tío.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Martin Guevara Duarte

Es argentino, pero se crió en Cuba. Hijo de Juan Martín, hermano menor de Ernesto "Che" Guevara". Vive en España, y es un crítico de las políticas del castrismo. Tiene un blog y escribe un libro sobre la situación en Cuba y sobre su célebre tío.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.