Malecón de La Habana Foto © CiberCuba

Predicen colapso del Malecón por embates del cambio climático

Este artículo es de hace 3 años

Los efectos del cambio climático sobre el litoral de La Habana podrían hacer colapsar, a largo plazo, el emblemático Malecón que bordea la zona más céntrica de esta urbe capitalina, así lo recoge un reportaje de la estadounidense The Associated Press.

De acuerdo con la agencia, los niveles del mar en esta región del Caribe continúan elevándose y las altas temperaturas impactan en la formación de huracanes cada vez más húmedos e intensos.

Malecón de La Habana / CiberCuba

Hasta el momento, el 70%  de los edificios a lo largo del tramo más antiguo del Malecón se han deteriorado tanto que requieren una demolición parcial o total, según un estudio reciente citado por la AP

Expertos radicados en la Isla predicen que el Malecón no duraría en su forma actual más allá de 2100, pues las aguas a lo largo de la costa norte de La Habana pueden elevarse hasta un metro, provocando olas más grandes e inundaciones potencialmente catastróficas.

"Es difícil pensar que el Malecón sobrevivirá como tal", dijo a la agencia el arquitecto Rolando Lloga, quien ha escrito un informe sobre el bulevar capitalino y sugiere eliminar muchos edificios en esa franja costera. 

Malecón de La Habana / CiberCuba

"La naturaleza se está moviendo más rápido que las acciones que están en marcha", sostuvo.

Después de que el huracán Irma arrasara la región septentrional de Cuba del 8 al 10 de septiembre pasados, el Malecón estuvo cerrado durante tres semanas debido a derrumbes sobre esta carretera de seis carriles, la acera y el rompeolas, donde decenas de miles de cubanos suelen sentarse a pasar el tiempo.

El Malecón, con poco más de 8 kilómetros, se construyó sobre arrecifes de coral y bosques de manglares que alguna vez proporcionaron un amortiguador entre el mar y las áreas del interior. Debido a su posición inherentemente expuesta, muchos de los edificios a lo largo del tramo tienen entradas elevadas y otras características destinadas a acomodar las inundaciones.

Pero esas primeras medidas de adaptación precisan una actualización. Cuba se encuentra en medio de un amplio replanteamiento de sus políticas de uso del suelo y planificación urbana, que incluyen limitar el tamaño de los edificios en el Malecón, reconstruir su muro con una curva de derrame de agua, construir estructuras rompe-olas a lo largo de la costa y cambiar el sistema de drenaje y alcantarillado para que el agua de mar no entre y erosione la vía desde abajo.

Malecón de La Habana / CiberCuba

Sin embargo, estas medidas pueden no ser suficientes. Un informe de enero de la Oficina del Historiador de La Habana encontró que 52 de los 72 edificios a lo largo del tramo más antiguo, lo que se conoce como el tradicional Malecón, están en malas condiciones y requerirían demolición.

De los 726 apartamentos en este tramo, que albergan a 2.555 personas, solo 46 estaban en buenas condiciones, según el informe. Noventa y ocho fueron considerados "normales", 162 fueron "malos" y 420 fueron "terribles". Unos 30 edificios fueron demolidos previamente entre 1994 y 2013.

"El mar siempre buscará lo que le pertenece, y tenemos que encontrar un equilibrio para vivir juntos, para disfrutar de este espacio público", dijo a AP Patricia Rodríguez, directora del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Por ahora, destaca la agencia, los edificios demolidos se quedarán en lotes vacíos hasta que el gobierno cubano encuentre los fondos para construir, por la vía estatal y regulada, nuevas estructuras adaptables al clima. 

Con información de The Associated Press

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985