Los libreros añoran "su" Plaza de Armas

Los funcionarios de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) dijeron que a finales de 2016 se había dictaminado prohibir toda actividad de comercialización en espacios públicos debido a que deterioraba los sitios históricos.

Wikimedia Commons
libros-plaza-de-armas Foto © Wikimedia Commons

Este artículo es de hace 4 años

Los vendedores de libros usados que otrora comercializaban sus mercancías en la céntrica Plaza de Armas, de la Habana Vieja, y que en enero de este año fueron trasladados a la antigua Casa de Justicia Santa Ana, ubicada en Baratillo y Jústiz, en el mismo municipio, se han quejado de su situación al sitio Martí Noticias.

Los funcionarios de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) dijeron que a finales de 2016 se había dictaminado prohibir toda actividad de comercialización en espacios públicos debido a que deterioraba los sitios históricos. Pero los libreros, como se les conoce popularmente, siempre supieron que la reubicación afectaría sus ventas, debido a que la nueva sede es un lugar menos transitado por los turistas. Además, el nuevo local, mucho más pequeño, los obligó a instaurar dos turnos de trabajo.

A pesar de que llevan meses reclamando, solo han logrado renegociar el pago por el alquiler del espacio. También piden modificaciones constructivas al inmueble para evitar las inclemencias del sol, la recolocación de carteles promocionales y la exclusividad del parqueo colindante para los ómnibus de Transgaviota y Transtur.

Pocos creen probable que la Dirección Adjunta de Inversiones de la OHC logre “dar cumplimiento a la fase dos del proyecto, para que la antigua Casa de Jústiz y Santa Ana nos brinde la funcionalidad de un espacio rentable y estético”, alega uno de los afectados.

Los comerciantes de libros, publicaciones y antigüedades aportan al presupuesto nacional, mensualmente, 350 pesos a la ONAT, 262 pesos por seguridad social y 35 pesos por contribución a la conservación del casco histórico. Cuando comerciaban en la Plaza de Armas el ingreso del gremio era de 1.257.600 pesos, equivalentes a 52.400 CUC.

Se consideraban el atractivo del lugar, útil para los restaurantes y otros comercios de la zona. “Es absurdo que perteneciendo al sindicato de Cultura no podamos interactuar en el Sábado del Libro o un viernes con la Banda de conciertos”, cuestiona uno de los cuentapropistas que no quiso dar su nombre.

“Fuimos pioneros desde 1994 en el Casco Histórico, en donar voluntariamente un dólar por solicitud expresa de Eusebio Leal”, reveló. Luego recordó cómo este donativo se convirtió “de golpe y porrazo en un tributo-obligación de pago mensual”.

 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba