Jordi Cabarrocas | Foto © Cortesía del entrevistado
Jordi Cabarrocas | Foto © Cortesía del entrevistado

Más de 1.300 expropiados por Fidel Castro, a por sus indemnizaciones

Europa España

El español Jordi Cabarrocas, director general de 1868, Compañía de Recuperaciones Patrimoniales en Cuba, no es uno de los expropiados por el Gobierno de Fidel Castro en las nacionalizaciones que comenzaron en agosto de 1960. Él admite que ha podido sacar adelante una empresa que busca aglutinar a todos aquellos propietarios que perdieron sus negocios, inmuebles o tierras porque está emocionalmente ajeno a lo ocurrido. "Somos capaces de hacer esto porque no estamos afectados. De haberlo estado, el sentimiento no nos habría dejado llegar tan lejos", comenta por teléfono. Con CiberCuba ha hablado sobre quiénes confían en él y cómo piensa reclamar las indemnizaciones de los que lo perdieron todo en Cuba.

-Usted ha comentado al periódico La Voz de Galicia, que unos 400 gallegos valoran en 3.500 millones de dólares el monto de las propiedades que les confiscaron en la Isla. ¿Le han contactado cubanos?

Nosotros estamos aglutinando familias españolas o descendientes de españoles. Todo aquel que tenía la nacionalidad española en el momento de la expropiación puede contactarnos. Hasta el momento lo han hecho unas 1.300 personas. Hemos firmado contratos con 360 familias, de las cuales más de 60 son de Miami. Estamos en proceso de firma con otras 60.

No ad for you

-De acuerdo con lo firmado entre el ex presidente español Felipe González y el Gobierno cubano el 16 de noviembre de 1986, Cuba queda liberada de indemnizar a cualquier español expropiado en la Isla tras el pago de 5.400 millones de las antiguas pesetas (40 millones de dólares) abonados  en 15 años. En enero de 2004, el Tribunal Supremo español rechazó revisar ese acuerdo que muchos consideran negligente. ¿No le estará dando usted falsas esperanzas a los expropiados? ¿Cómo piensa revocar esta decisión del Supremo?

El covenio del año 86 decía que la mitad de las indemnizaciones las tenía que pagar España y la otra Cuba, pero Cuba nunca ha pagado. Dijo que lo iba a a hacer en sanitarios o en azúcar, pero no pagó. Lo que pagó España, unos 10 millones de euros (12,3 millones de dólares) entre 400 afectados representa el 20% del valor de las propiedades expropiadas. Los afectados tienen derecho a seguir reclamando el 80% restante. Hay tres sentencias del Supremo que reconocen que los pagos fueron una miseria.

Una cosa es que España reclame como país y otra son los derechos de los expropiados. El Supremo echó para atrás a un propietario que reclamaba a España. Pero España pagó y España dice: ¿Yo, qué culpa tengo? A quien hay que reclamar es a Cuba, pero ahora mismo no se puede hacer porque al ser una dictadura y no haber separación de poderes hay que esperar a que llegue el momento. Ya se nos ha muerto uno.  Nadie manda después de su muerte. Yo me acuerdo cuando Franco murió, que decía que lo había dejado todo atado. Nadie manda desde el más allá.

-Muchas veces se ha dicho que la transición en Cuba pasa por hacer borrón y cuenta nueva. ¿Usted qué cree de esto?

Queremos reunir el mayor número posible de afectados (por las expropiaciones) para que, cuando llegue ese momento, podamos alcanzar un acuerdo con el Gobierno que venga después y que necesitará de los expropiados para darle seguridad jurídica a las nuevas inversiones extranjeras. El dinero es muy temeroso. Nadie invierte si sabe que un Gobierno le está vendiendo algo que es de otra persona. Por eso se busca al propietario originario y se le indemniza, porque además se sabe que llega con expectativas bajas. Mientras tanto, nuestra táctica es aglutinar al mayor número posible de reclamantes españoles o españolizables.

-¿Qué tipos de propiedades son las que más reclaman las personas que les han contactado?

Ten en cuenta que la burguesía cubana era gente potente. Las propiedades más comunes son las urbanas, seguidas de fincas rústicas grandes. Muchas familias son de Galicia y Asturias, seguidas de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Cantabria y Canarias. La mayoría de las propiedades están localizadas en La Habana (1.434), Guantánamo (324), Pinar del Río (125), Matanzas (92 ), Camagüey (91), Villa Clara (76), Santiago (56), Holguín (49), Cienfuegos (34), Ciego de Ávila (33), Granma (26), etc...

El 80% de las personas que nos contacta era gente muy pudiente en el momento de ser expropiados. Tenemos que tratar de recuperar algo que les pertenece.

-Hace unos días publicábamos en CiberCuba la historia de Zoe María López García, una cubana que malvive en el Vedado, en un cuarto de la mansión que fue de sus padres y que el Gobierno de Fidel Castro le confiscó para instalar familias en el resto de habitaciones. ¿Podría atender su empresas casos como éste?

Si los padres de la mujer que habla eran españoles, sí puede reclamar. Nosotros atendemos las reclamaciones de todos los españoles, que tenían la nacionalidad española en el momento de la expropiación, o españolizables (herederos de españoles que han adoptado la nacionalidad española). Pero reconocemos que hay cubanos expropiados sin amparo. También hay muchos que perdieron un apartamento en Varadero y son doce para repartírselo en España. A lo mejor en esos casos no vale la pena.

-De qué vive una empresa que sólo se dedica a la reclamación de propiedades en Cuba y el tema está en stand by?

La compañía existe desde hace diez años y yo me incorporé hace seis. Un amigo me lo explicó en un momento de mi vida en que no sabía qué hacer. Me apeteció algo así. Al principio la cosa iba cuesta arriba, pero hemos avanzado mucho. La empresa tiene 100 socios que han invertido y apostado por ella.

-¿Cree que Felipe González es responsable de esto que ha ocurrido con las indemnizaciones a españoles?

En realidad él no era tan culpable. Él firmó el acuerdo, pero éste se gestó en los años de Gobierno de Adolfo Suárez. Aunque políticamente es el culpable, esto le vino de arriba.

Ustedes no son los primeros en dedicarse a esto. Otros lo han hecho antes y...

Sí, es cierto. Alrededor del tema de las indemnizaciones están por una parte los bufetes que llevan los casos de compañías y grandes empresas y por otra los pequeños propietarios. Pero ha pasado mucho tiempo. Fidel y sus muchachos han superado las expectativas y han durado mucho. Hay que esperar a que llegue el momento.

Comentarios

Lo más leído

Información importante sobre la privacidad

Para seguir navegando debes aceptar nuestra política de Cookies, que mejora la experiencia en la navegación, analítica web y publicidad de nuestro sitio web.

Más información sobre nuestra política de privacidad.