Botica Francesa E. Triolet, Matanzas Foto © Tvyumuri.icrt.cu

El Museo Farmacéutico de Matanzas

Este artículo es de hace 3 años

En el centro histórico de la ciudad de Matanzas, frente al parque de la Libertad, se encuentra la Botica Francesa de Ernesto Triolet, que guarda alrededor de cinco millones de piezas reveladoras de los secretos de la farmacia de finales del siglo XIX y la primera mitad del XX.

Entre los tesoros patrimoniales se cuentan los estantes de madera tallada de la vetusta institución preservan artísticos potes que contenían tinturas, ungüentos, pomadas y elíxires para curar diversas dolencias. Así, el aroma de esencias de anís, plátano, eucalipto y piña se combina con el aroma del cedro de la portentosa estantería.

Entre las colecciones más representativas destacan las porcelanas francesas, etiquetas de todo tipo y muestras del herbario medicinal; así como piezas de arte y vitrales. Todos estos atractivos provocan la asistencia de más de cuarenta mil visitantes al año.

Subiendo por la escalera de mármol el visitante encuentra, en el piso intermedio, el taller de vitrales que maneja la Asociación Cubana de Artesanos Artistas, y más adelante se accede a la segunda planta, donde se mantienen los espacios y muebles de los dueños de la botica.

La Botica Francesa nació de la unión entre la familia cubana Figueroa y la francesa Triolet. Juan Fermín Figueroa, quien era conocido como “rey de boticas de Cuba”, hace un viaje a Francia y conoce allí a Ernesto Triolet Lelievre, a quien invita a venir a Cuba. Ernesto se enamora de doña Justa de Figueroa, se casa con ella y juntos fundan esta botica, el primero de enero de 1882.

Retrato de E. Triolet / Tvyumuri.icrt.cu

Muy reconocida en Cuba por la seriedad en la preparación de los medicamentos y la presentación del producto, la Botica Francesa de Matanzas comercializó productos con Francia, Alemania, Italia, China y otros países.

El lugar alcanzó notabilidad con la participación en la Exposición Universal de París en el año 1900. El doctor Triolet llevó once productos patentados por él y obtuvo una Medalla de Bronce, que forma parte de las piezas del museo. Entre los productos que llevó se encontraba el Jarabe Café, un Compuesto para el asma y la tos, un remedio para la caída del cabello y otro para los callos.

La Botica Francesa o Museo Farmacéutico posee la condición de Monumento Nacional y el Premio de Restauración en 2008. Fue abierta al público como museo el primero de mayo de 1964.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba