Elementos arquitectónicos emergentes en Cuba Foto © CiberCuba

Construcciones particulares en Cuba son una “caricatura del chalet de bajo costo”, según premiado arquitecto

Este artículo es de hace 2 años

Las obras de construcción de viviendas llevadas a cabo por la propia población cubana no han permitido superar el actual esquema arquitectónico nacional “de una caricatura del chalet de bajo costo”, opinó el arquitecto Irán Millán, Conservador de Cienfuegos.

En entrevista con el periódico local 5 de Septiembre, el recién galardonado con el Premio Nacional a la Vida y Obra de Arquitectura consideró además que “el papel rector del arquitecto durante todo el proceso de diseño y construcción de cada obra ha perdido su protagonismo”.

“La obra individual realizada por la población, con sus claras limitaciones económicas y materiales, no ha posibilitado superar el esquema de una caricatura del chalet de bajo costo”, dijo Millán. 

Para el también Premio Nacional de Patrimonio Cultural por la Obra de la Vida, no se han impuesto paradigmas arquitectónicos al alcance de la población, “por lo que existe una coexistencia en nuestras ciudades de arquitecturas de diferentes etapas que impide trascender el sello identitario del desarrollo constructivo doméstico”.

De igual forma, construcciones estatales como las llevadas a cabo en hoteles y otros centros turísticos han traído consigo una proliferación de expresiones arquitectónicas que “en su generalidad se han expresado de forma muy dispersa en lo formal y sin un sello que nos identifique con real claridad”, indicó.

Hay que rescatar la autoridad técnica y de derecho que tiene este alto profesional de la Arquitectura y su papel en la sociedad. De lo contrario, seguiremos construyendo, pero no haciendo arquitectura, y, por ende, ni pensar que así podremos ser reconocidos como futuros patrimonios culturales del país ni del mundo

El arquitecto explica que la última etapa de la arquitectura cubana enfiló sus objetivos a la solución de problemas sociales de la vivienda y programas públicos, empleándose el prefabricado como vía rápida de solución de las grandes demandas.

“Fueron excluidos los Centros Históricos de las nuevas obras, al no asumirse allí tipologías que podrían destruir el valor patrimonial de los conjuntos cubanos heredados. Aunque estos no se restauraron, tampoco sufrieron el embate de la nueva moda del prefabricado”. 

En la actualidad, opinó, el papel rector del arquitecto ha perdido su protagonismo, “en tanto priman las decisiones económicas, materiales y de directivos, todo lo cual a ciencia cierta afecta la calidad estética y funcional de la obra proyectada”. 

“Hay que rescatar la autoridad técnica y de derecho que tiene este alto profesional de la Arquitectura y su papel en la sociedad. De lo contrario, seguiremos construyendo, pero no haciendo arquitectura, y, por ende, ni pensar que así podremos ser reconocidos como futuros patrimonios culturales del país ni del mundo”, advierte.

A Millán, que laboró para el Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología (Cencrem), de Patrimonio Cultural y del Gobierno en el territorio, le preocupa la falta de interés por preservar valores ciudadanos “que desde hace cerca de 200 años nos caracterizan”. 

“La carencia de transporte ha generado la proliferación de carretones, más que de coches. Es un medio obsoleto de pasadas centurias, pero ahora con una expresión vulgar y provocativa, que destruye el ambiente urbano cualificado junto a su higiene”, señaló.

Asimismo, sostuvo, el uso de los espacios públicos para la implementación de la Wi-Fi ha generado una sobreutilización de los mismos, con el consiguiente deterioro de los componentes del mobiliario urbano: bancos rotos, áreas verdes muy dañadas y comportamiento social inadecuado por sus usuarios, lo cual ha destruido el ambiente de sosiego, tranquilidad y privacidad de la población que desea seguir disfrutando de sus parques y paseos.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.