Revista Forbes explica a los estadounidenses qué hacer para visitar Cuba bajo las nuevas restricciones

“Muchos estadounidenses están confundidos acerca de si pueden viajar a Cuba y de qué manera hacerlo”

Turismo en La Habana Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 3 años

Muchas inseguridades y dudas quedan sobre la mesa aún para los viajeros estadounidenses que desean visitar Cuba, sobre todo después de las restricciones financieras impuestas por la administración de Trump y el escándalo de los presuntos ataques acústicos, reseñó esta semana la revista especializada Forbes.

“Muchos estadounidenses están confundidos acerca de si pueden viajar a Cuba y de qué manera hacerlo”, recogió un artículo del prestigioso magazine de negocios y finanzas, publicado el lunes.

La publicación explica que, según expertos, el panorama en general no ha cambiado mucho para los estadounidenses interesados en viajar a la Isla. Esto, añade, se expresa en las altas cifras registradas durante 2017.

Al cierre de ese lustro, más de 600.000 viajeros norteamericanos sin lazos familiares con los cubanos arribaron a la nación caribeña, seis veces más de la tasa registrada en el transcurso de la Administración de Obama.

Aunque el “turismo puro” no estaba y aún no está permitido, los viajeros de Estados Unidos pueden volar a Cuba bajo las 12 categorías de viajes autorizados, recuerda la revista.

John McAuliff, de 75 años, quien lleva dos décadas trabajando para crear más vínculos entre Cuba y EE.UU mediante viajes, dijo al referido medio que aunque los viajes individuales de "persona a persona" fueron eliminados en junio, los estadounidenses pueden visitar el país sin un operador turístico y así “apoyar al pueblo cubano”.

“En términos prácticos, esto significa crear un extenso itinerario y documentar el viaje por el país, en caso de que el gobierno estadounidense le solicite recibos”, refiere. 

Un componente clave del "apoyo al pueblo cubano", explicó, es interactuar con los habitantes, por lo que es recomendable incluir en el itinerario actividades que proporcionen interacciones genuinas, como “clases de salsa”.

Muchos viajeros informan también que el aspecto más difícil de su viaje es asegurarse de no gastar dinero en una empresa vinculada al ejército de Castro. “Si bien administran muchos hoteles en el país, así como también servicios de transporte, solo es posible gastar dinero en establecimientos administrados por ciudadanos cubanos”.

Ciara Johnson, joven bloguera estadounidense, explicó a la revista que durante su viaje a la Isla en enero optó por pasar días con el operador turístico privado Cuba Candela y luego 12 días de explorar por su cuenta. 

Su itinerario incluyó una variedad de actividades, como clases de cocina, clases de salsa y alojarse en casas particulares. Aunque estaba nerviosa al volver a EE.UU, Ciara relató que para ella "fue el proceso más fácil de todos. Fue como cualquier otro viaje fuera del país", aseguró.

Las casas particulares o AirBnB también cumplen con las nuevas regulaciones financieras para los viajeros estadounidenses, ya que el dinero va directamente a los ciudadanos cubanos en lugar de a los militares, indica la publicación.

"Debido a las diferencias históricas y culturales, hospedarse en un hogar familiar te permite ver la cultura de una manera que de otro modo no podrías", dice Johnson. 

“Desde ver telenovelas con tu anfitrión hasta aprender sobre frutas que no sabías que existían”, sostuvo la joven, quien asevera que alojarse en casas particulares no solo fue lo más destacado de su viaje, sino que la experiencia contó como una forma de apoyo para el pueblo cubano.

Cuando Obama relajó las restricciones a Cuba, Airbnb aprovechó el sistema existente y agregó rápidamente 1.000 listados cubanos a su sitio web, detalla el medio.

Las casas particulares "dan una buena idea de cómo es la vida a nivel local. La clave es ser sensibles a la gente que hace esto para ganarse la vida", comentó por su parte Rebecca Ogden, de 31 años, profesora de América Latina en la Universidad de Kent. 

“Tenga cuidado con preguntar demasiado sobre política o ponerlos en el lugar, a menos que sienta que se ha desarrollado una relación real”, advierte.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.