El Mundial que yo veo: Obrigado, Coutinho

Hasta el final no pudo marcar Brasil y salva, de momento, su honor ante una dura Costa Rica.

Facebook / FIFA World Cup
Coutinho celebrar el primer gol del partido Foto © Facebook / FIFA World Cup

Este artículo es de hace 3 años

Cada cual entiende el fútbol –y el Mundial- como le viene en ganas. Es un derecho que nos asiste a todos. Esta columna sintetiza mis impresiones de cada jornada en la fiesta mayor del deporte más hermoso del mundo.

La jornada

Que no todo en el fútbol se trata de físico y técnica, lo sabe Costa Rica. La escuadra centroamericana es capaz de ocupar cada trozo de campo con prestancia y así le hace la vida difícil a contrincantes superiores como el propio Brasil, tan glamoroso, tan favorito, tan arropado por las galas de la historia.

El primer tiempo del partido que hace minutos sostuvieron ticos y verdeamarillos dio cuenta de ello. Los brasileños fueron dueños de la posesión, generaron peligro –sobre todo por esa banda izquierda donde Neymar hace mancuerna con Marcelo-, pero siempre hubo alguien en la dilatada línea defensiva del contrario que conjuró la posibilidad del grito eufórico.

Cinco hombres plantó Oscar Ramírez por delante de Keylor, y una línea de cuatro en el centro del campo. A ratos se batían en retirada, y a ratos improvisaban algún contrataque de moderada magnitud.

Pasaba el tiempo y desesperaba la ‘torcida’, aunque siempre sobrevivía la sensación de que Brasil acabaría abriendo aquella lata. El meta del Real Madrid, estoico, mantenía su cabaña a cero (en ocasiones por mérito propio; en ocasiones ayudado, todo sea dicho, por disparos erráticos como uno desperdiciado por Neymar con todas las ventajas).

Pasado el ‘80, los brasileños comenzaron a mostrar signos de enojo e impotencia, avergonzados por una selección modesta que tendía sus carencias al sol impunemente. Al final, como siempre se dice de las películas de Hollywood, al negro lo mataron. Y fue injusto.

El gol

El de Coutinho, absolutamente salvador del orgullo del Scratch.

El equipo

La sacrificada Costa Rica.

La individualidad

Keylor Navas.

El fiasco

Neymar, inoperante y sobreactuado. Ni siquiera su gol de último minuto le sirvió para salvar la tarde.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba