Rey Vicente Anglada | Foto © CiberCuba
Rey Vicente Anglada | Foto © CiberCuba

Rey Vicente Anglada: "Me explicaron que la capital cumplía 500 años y se esperaba un mejor papel de Industriales"


América Latina Cuba

Publicado el Lunes, 25 Junio, 2018 - 13:49 (GMT-5)


Me encontraba yo en el municipio de San Luis, Pinar del Río, atravesando el período de la escuela al campo; estudiaba en el Pre del Vedado, y allí, por supuesto, sin perder un juego de pelota empecé a admirar a un pelotero joven, alto, simpático, que jugaba la segunda base.

Al narrador no se le entendía bien el nombre, y el Rey Vicente lo transformé en “Reguilete” Anglada, y es que eso era el jugador azul, un reguilete encima de la segunda base. Pivoteo, buen brazo, excelente desplazamiento, carismático, bateador de tacto, inspirador de su equipo.

Transcurrirían los años, alegrías y tristezas se sucederían, de pelotero a mánager, mánager triunfador, y ahora, tras años alejado de la dirección, nuevamente el Rey León asume las riendas de un Industriales que no tiene nada que ver con el que llevó a la cima por tres ocasiones en la década del 2000, pero al cual “e está metiendo el cuerpo como amante que es del béisbol, de su capital, del color azul.

No ad for you

“¡Qué placer volver a ser tu entrevistado, aunque extraño tu cámara!”, me dice sonriendo y con poco tiempo pues tenía un juego de preparación. Empecemos por el principio. Háblame algo de tu vida para caer luego en nuestros amados Industriales.

“Yo nací para jugar pelota, imagínate que lo hice a dos cuadras del Latinoamericano en el año 1953; único hijo de Maximiliano e Hilda. Casado hace 33 años con Caridad, la madre de mis dos hijos: Dyan, de 29 años, y Dianelys, de 23. El niño, al que nunca le dio por jugar pelota, vive en Miami; la niña es estomatóloga aquí en La Habana.”

Y ¿cómo el pequeño Rey se convierte en el gran león?

“Yo jugaba el cuatro esquinas en Carragüao, barrio del Cerro, me vieron y fui parar la EIDE que se hallaba en Santa Catalina y Palatino, en la conocida como Finca de los Monos. Esto fue con 12 años bajo la égida de Pedro Pérez.

“Asistí a los cuartos Juegos Escolares Nacionales y salí expulsado por indisciplina. Seguí jugando en las calles hasta que regresé al béisbol organizado con 16 años, al entrar en la ESPA nacional que estaba en Playa en esa época. Ahí me entrenaba Jesús Ayón.”

¿Ya no te botaron más, no? ¿Asististe a los Nacionales Juveniles que, cuando aquello, tenían un tremendo nivel, y eran prácticamente la antesala de las Series Nacionales?

“No, no me botaron más. Y sí, así era, había nivel. Intervine en tres y gané la primera de ellas como invictos. Cuando terminé los últimos, al regresar a La Habana, me incorporaron a un elenco juvenil, Cubanacán, que dirigía el Coco Gómez y que fue insertado en el torneo provincial de la capital.”

¿Cuál fue la actuación?

“Quedamos segundos detrás de Educadores. En ese 1972 fui directo a formar las filas del equipo insignia, Industriales. Estaba en el banco, pero nada más me dieron un chance me adueñé de la intermedia. Ese primer año mi torpedero era Carlos Cepero; después fueron Eduardo Cajuso y Rodolfo Puente; también jugué con Rolando Verde.”

¿Cuántos años en Series Nacionales?

“Diez, que pudieron ser más si no me hubiesen botado, y caído preso.”

Antes de tocar ese escabroso tema, ¿momentos felices como jugador?

“Gané con Orlando Leroux ese año con un conjunto que era Industriales y a alguien se le ocurrió ponerle Agricultores. Quisieron desaparecer a los leones pero fue imposible; ya en la otra temporada recuperamos nuestro nombre.

“Después fuimos campeones con Pedro Chávez y también en la Selectiva 76 con el Habana de Roberto Ledo.”

¿Equipo Cuba?

“Vestí la histórica franela de 1974 hasta 1982. Ahí chocaría con una gran adversidad: no sólo fui separado del béisbol sino que caí preso.”

Yo recuerdo aquella época. Estaba entrando en la Facultad de Humanidades para hacerme periodista y en los medios se difundió una lista de peloteros de Industriales que vendían los juegos. ¡¿Cuál no fue mi tristeza al ver a Anglada entre ellos?! No lo conocía personalmente ¡pero nunca desconfié de él!

“Estuve preso dos años y 8 meses. Y por supuesto, me soltaron. No pudieron probar nada en mi contra, es que no se puede probar lo que no has hecho”.

¿Qué pasó entonces?

“Seguí mi vida, al lado de mi mujer que siempre me respaldó, al lado de amigos. Y en 1999, cuando el inolvidable encuentro entre veteranos de Cuba y Venezuela, conocido por el juego de Fidel-Chávez, me invitaron a participar.”

Hago un paréntesis para comentarles lo que sucedió aquella noche en el Coloso del Cerro cuando presentaron a Anglada. Prácticamente se cayó abajo la instalación con los aplausos al Rey León. Algo, emocionante, muy emocionante.

“Le devolvimos la visita al otro año y a partir de ahí contaban conmigo para muchas cosas, y ¿cuál no sería mi sorpresa al ser llamado a dirigir a los azules de la capital?

“Primero, que me tuvieran confianza; segundo, yo nunca había dirigido. Clasificamos a cuartos de finales y perdimos ahí ante Pinar cuando se combinó el error de Enriquito Díaz (que le dolió a él más que a nadie) con el jonronazo de Daniel Lazo.”

Pero después vinieron años de alegrías.

“Sí, y es que yo con algo más de experiencia, y aquel equipo gigante: Javier, Kendry, Cañizares, Tabares y ese pitcheo soberbio, Osbeck Castillo, Francisley Bueno, Frank Montieh, Yadel Martí, Deynis Suárez, Arley Sánchez. ¡Por favor! Nos impusimos en 2003 y 2004 y luego en el 2006, cuando le ganamos al Santiago de Pacheco en el Guillermón, y un año después quedamos segundos detrás de ellos.”

¿Anécdotas que te marcaron?

“Uff, muchísimas, si te las empiezo a contar llego tarde al juego de preparación; tú las conoces mejor que yo. Lo viviste con nosotros. Sólo decir la satisfacción que me produjo el tubey de Enriquito Díaz decidiendo frente a Montes de Oca en el Latino, tanto que lo abuchearon por su error de años atrás y mira, lo dio a la hora buena. Siempre confié en él, hay que confiar en los hombres para poder ser buen director.”

Hablando de confianza en peloteros, ¿te atreverías a ser un equipo ideal azul?

“Mánager: Ramón Carneado. Receptor: Pedro Medina. Cuadro: Pedro Chávez, Enriquito Díaz, Rodolfo Puente y Lázaro Vargas; designado: Agustín Marquetti; jardines: Armando Capiró, Javier Méndez y Eulogio Osorio. Pitchers: El Duque Hernández, Lázaro Valle, Changa Mederos y Euclides Rojas.”

¿Y del Cuba?

“Jorge Fuentes de mentor; Kindelán, designado; Juanito Castro en la receptoría aunque ahí ¡uff! Lázaro Pérez, Pedro Medina y Ariel Pestano tampoco pueden dejar de mencionarse. Infield: Antonio Muñoz, Félix Isasi, Eduardo Paret y Omar Linares (sin dejar detrás a Pedro José 'Cheíto' Rodríguez). Outfield: Luis Giraldo Casanova, Víctor Mesa, Lourdes Gourriel. Staff: Braudilio Vinent, Tati Valdés y Pedro Luis Lazo.”

Retomando la actualidad. Has sido muy consecuente en eso de no volver a dirigir. Dejaste bien sentado que, sin desvincularte del béisbol, no querías separarte de tu familia y estar estresado con lo que representa dirigir, y más con el estado tan deteriorado que tiene la Serie Nacional. ¿Cómo te convencieron?

Anglada sonríe, se rasca la cabeza, abre la boca, la vuelve a cerrar. Se mueve en su butaca. Los ojos le brillan. ¡En fin! Todo un poema.

“Me llamaron. Dijeron que la renuncia de Víctor los había sorprendido. Yo propuse a Javier Méndez, pero estaba en Italia; a Carlos Tabares, pero éste quería tener más experiencia, quiere formarse con más tiempo.

Dijeron que la renuncia de Víctor los había sorprendido. Yo propuse a Javier Méndez, pero estaba en Italia; a Carlos Tabares, pero éste quería tener más experiencia, quiere formarse con más tiempo

“Me explicaron que la capital cumplía 500 años y que se esperaba un mejor papel de Industriales. Y, al fin, acepté.”

Debo reconocer que a mí me sorprendió. Claro que estoy feliz con Anglada de mánager pero, nada fácil es en la actualidad la tarea para el amigo Rey Vicente. Cuatro de los mejores peloteros con que contaba: los hermanos Mesa, el torpedero Yolbert Sánchez y jardinero zurdo Jorge Tartabull han causado baja por irse a probar suerte en otras ligas.

Después de eso, ¿qué tiene Industriales para homenajear el aniversario 500 de la capital?

“No. No es nada fácil. Es cierto que tengo hombres muy conocidos y que tienen mi total confianza, pero los años no pasan por gusto.

“Uno de los que mejor está físicamente es Alex Mayeta, ya con 42 años; Rudy Reyes, por los 39, trata de recuperar su forma física; Yoandry Urgellés, 36 abriles, está muy bien, sin lesiones; Frank Camilo, jugando en el exterior, es uno de los catchers del Cuba, se cuenta con él aunque sea con el campeonato avanzado; Stayler Hernández (39), Frank Montieth (33) y el granmense Yordanis Samón (36), bateador y empujador de carreras, completan esa nómina de peloteros probados.”

Aunque en las Grandes Ligas se dan casos de jugadores muy longevos, las condiciones de ellos en relación con nosotros no son las mismas. Siempre he confiado en esos peloteros, pero no es mentira que el tiempo no pasa por gusto. Aunque la experiencia sí puede ayudar a los más bisoños.

¿Te queda alguno que llame tu atención tras las últimas bajas?

“Me impresiona Peñalver Darcourt, sobrino del lamentablemente fallecido José Modesto Darcourt, quien siendo capitalino jugaba con Artemisa. Es zurdo, patrulla los tres jardines y la primera base. Tiene 24 años. Hizo Cuba juvenil. Te cuento que fue el único de los que tenemos regados por provincias que quiso regresar. Otro es Andresito Hernández, quien ya jugó el pasado año, tercera base, 22 años, alto, fuerte; el torpedero Yamil Rivalta, 22 también, buenas manos, rápido.

“Así como algunos lanzadores, cuatro en total, que van más allá de las 90 millas. No me pidas nombres porque recuerda que recién empiezo a conocerlos.”

Y con eso, ¿crees poder clasificar?

“Yo creo que sí, se trabaja fuerte, se topa con otros equipos. Si hay disciplina en la preparación, se pueden recoger frutos; quizás no ganar el Campeonato pero sí hacer un papel decoroso.

Si hay disciplina en la preparación, se pueden recoger frutos; quizás no ganar el Campeonato pero sí hacer un papel decoroso

“Ahora esta semana que pasó, sostuvimos dos juegos en el Latino con el Cuba que va al Torneo Interpuertos de Harlem que conduce Víctor Figueroa. Le ganamos el primero, 2 por 1 y perdimos el segundo 8 a 10.”

Si me sorprendió que tú aceptaras guiar a los leones, más me extrañó que Guillermo Carmona, el mismo que fue despreciado el pasado año por la comisión sea, hasta ahora, el único miembro elegido de la actual dirección.

“Yo lo fui a buscar, le dije que lo necesitaba a mi lado. Y me dijo: 'contigo sí acepto'”.

Creo que es una magnífica opción, una jugada magistral. Recordemos que en la pasada contienda, Carmona había visitado los juegos de la Provincial, 'escautiando', y tiene el tamaño de bola de los jugadores con que cuentan en estos momentos.

“Nos quedamos con 55 elementos; ya eliminamos 16. Pero, si nosotros tenemos poco, ¿qué tienen los demás? Hay que partir de esa base. Granma, Las Tunas han ascendido con buen trabajo en la base y magníficos entrenamientos. ¿Por qué nosotros no?”

Hablando de alazanes y leñadores, tigres y cocodrilos, nada que ver con los históricos ¿qué opinas de la Serie Nacional? ¿Cambiarán los históricos? ¿Otro será el equipo insignia?

“Voy más allá de eso porque en definitiva gane quien gane, somos cubanos. Ése no es el problema sino que no hay figuras a las que seguir, figuras que como las de antaño, repleten los estadios.

“¿Sabes la cantidad de promesas que se nos van con apenas 13 y 14 años a buscar nuevos horizontes, económicamente rentables? Y contra eso, no se puede.

¿Sabes la cantidad de promesas que se nos van con apenas 13 y 14 años a buscar nuevos horizontes, económicamente rentables? Y contra eso, no se puede

“Por eso me inclino a la participación abierta, teniendo en cuenta quizás algunas condiciones, pero abrir. ¿Quién te dice a ti que figuras en otras ligas no quieran jugar por Cuba? Yo estoy convencido que la mayoría dice que sí. Sería un paso de avance. Y así no los pierdo del todo aunque la Serie Nacional no sea como la de antes.”

¿Quién te dice a ti que figuras en otras ligas no quieran jugar por Cuba? Yo estoy convencido que la mayoría dice que sí. Sería un paso de avance. Y así no los pierdo del todo aunque la Serie Nacional no sea como la de antes.

¿La estructura actual, te gusta?

“Me guste o no es la que hay. Me gustan los refuerzos; no me gusta eso de que no cuente el balance de ganados y perdidos que se arrastre de la clasificatoria, sólo entre losocho conjuntos que prosiguen.”

Entonces Rey Vicente, ¿Industriales por el título que tantos años hace se les hace esquivo?

“Primero, a entrenar, a cohesionar el equipo: la preparación es rigurosa, la hacemos en el Changa 'Mederos'; después, levantar el espíritu de lucha; al final, veremos.”


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Suscríbete a las notificaciones de CiberCuba:


Cargando ...

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.