El Mundial que yo veo: Sísifo a la mexicana

El equipo de Juan Carlos Osorio, que también les pasó ‘la cuchilla’ a los germanos en la fase de grupos, salió en tromba con una presión alta que asfixió la salida de la canarinha, y si no consiguió romper el celofán fue porque a sus rematadores les sobraron los regates.

Facebook/ FIFA World Cup
Brasil pasa a cuartos de final Foto © Facebook/ FIFA World Cup

Este artículo es de hace 3 años

La jornada

Si Sudcorea pudo con Alemania y Rusia con España, ¿entonces por qué los mexicanos no podían pensar en “cosas chingonas”, como dijera el Chicharito en la previa del partido ante Brasil? ¿Por qué no tener fe en la posibilidad de que en Samara se produjera el Samarazo?

El equipo de Juan Carlos Osorio, que también les pasó ‘la cuchilla’ a los germanos en la fase de grupos, salió en tromba con una presión alta que asfixió la salida de la canarinha, y si no consiguió romper el celofán fue porque a sus rematadores les sobraron los regates.

Soñaba el Tri con anotarle por primera vez al Scratch du Oro en un Mundial. Se ilusionaba con ganarle un compromiso después de tres reveses y el empate a cero en Fortaleza, cuatro años antes. No importaba que Suecia lo arrollara hace unos días: México llegaba mentalmente sólido, convencido por el coach bilbaíno Imanol Ibarrondo de que no solo podía ponerle fin al maleficio de los octavos de final, sino también salir campeón del mundo.

Lo que pasa es que enfrente tenía al único favorito que no había defraudado, con un Neymar a punto de explotar y Coutinho en estado de gracia. Brasil, tan imponente de plantilla como abultado de vitrina, era el hueso que tocaba morder al colmillo mexicano.

Y fue imposible. A medida que el choque caminó, los de Tite comenzaron a encontrar espacios con la yunta preclara de Neymar y William, que hoy sí estuvo a la altura del jugador que es en la Premier. Brasil fue autoritario ante un rival que lo tuteó mientras las fuerzas lo asistieron, manejó el encuentro con solvencia durante los sesenta minutos finales y se ratificó como aspirante número uno a la corona.

Otra vez, México fue ese pobre Sísifo que estira los dedos persiguiendo un inasible quinto juego en el Mundial.

El gol

El primero del Scratch, nacido de la asociación entre William y Neymar.

El equipo

Brasil dio su mejor demostración ante un México brioso.

La individualidad

Neymar, con gol y asistencia.

El fiasco

Chicharito tuvo un paso anecdótico por el desafío.

Cada cual entiende el fútbol –y el Mundial- como le viene en ganas. Es un derecho que nos asiste a todos. Esta columna sintetiza mis impresiones de cada jornada en la fiesta mayor del deporte más hermoso del mundo.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba