El Cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes Solórzano junto a otras autoridades religiosas | Foto © REUTERS/Oswaldo Rivas
El Cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes Solórzano junto a otras autoridades religiosas | Foto © REUTERS/Oswaldo Rivas

Mensaje de los obispos católicos de Cuba al cardenal de Nicaragua tras agresiones a religiosos

América Latina Cuba

Los obispos católicos de Cuba han enviado un mensaje de apoyo al cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes Solórzano ante los hechos violentos ocurridos en la Basílica de Diriamba, donde varios curas fueron acosados y agredidos física y verbalmente por seguidores de Daniel Ortega. Todo sucedió cuando intentaban acceder a la Iglesia para contribuir a la liberación de un grupo de personas que protestaban contra el Gobierno.

La carta de los obispos cubanos -que se suma a la enviada por muchas otras fuerzas eclesiásticas de América Latina- alude a la “tristeza y horror” que generan “las imágenes de la barbarie”, y destaca que “estos hechos de violencia y profanación, de crímenes y abusos de poder, resultan verdaderamente denigrantes”.

Finalmente, la nota encomienda a la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba “que los coloque, a ustedes y a su pueblo, junto a su Hijo Jesús, Príncipe de la Paz”. 

No ad for you

El pasado lunes, centenares de seguidores del Gobierno nicaragüense irrumpieron en la Basílica de San Sebastián (en Diriamba) y rodearon a los curas, quienes con dificultad avanzaron hacia la basílica, donde un grupo de pobladores permanecía rodeado por paramilitares, que les impedían salir desde el domingo.

Mons. Silvio José Báez, Obispo Auxiliar de Managua (i) y Mons. Miguel Mantica (d) (Fuente: Arquidiócesis de Managua)

El episodio en las localidades de Diriamba y Jinotepe (departamento de Carazo), muy azotadas por la violencia, acabó con la muerte el pasado domingo de al menos 14 personas. 

El próximo 16 de julio se cumplen tres meses del inicio de la crisis política en Nicaragua, que hasta la fecha se ha cobrado la vida de más de 300 personas.

A continuación reproducimos, íntegramente, el contenido de la carta enviada por la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba al Cardenal nicaragüense.

CONFERENCIA DE OBISPOS CATÓLICOS DE CUBA

La Habana, 10 de julio de 2018

Emmo. Sr. Cardenal LEOPOLDO BRENES SOLÓRZANO

Arzobispo de Managua

Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

Querido hermano:

Los obispos de Cuba hemos visto, con profunda tristeza y horror, las imágenes de la barbarie ocurrida el pasado domingo en la Basílica de San Sebastián en Diriamba.

Estos hechos de violencia y profanación, de crímenes y abusos de poder, resultan verdaderamente denigrantes y, por ello, experimentamos el lógico sentido de fraternidad pastoral ante el momento que afrontan.

Los obispos de Cuba, en su totalidad, queremos hacer nuestro el mensaje que, con una prontitud motivada por la gravedad de los hechos y el espíritu de fraterna solidaridad, le envió en el día de ayer Mons. Emilio Aranguren Echeverría, Obispo de Holguín y Presidente de nuestra Conferencia. De dicho mensaje queremos hacer nuestros sus sentimientos al afirmar:

“He leído lo publicado hoy en relación con lo vivido en el día de ayer en Diriamba, tanto las ofensas dirigidas a los obispos, al nuncio y a otras personas. ¡Qué dolor saber que aumenta el número de muertos! ¡Lo siento extraordinariamente y pido a la Madre Purísima que sosiegue a los violentos, abra la mente de los que están dispuestos a matar y se logre la armonía en el pueblo que sufre, y que la misma esté sustentada en el respeto, la justicia y el bienestar de todos!”

A todos los hermanos obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, y fieles, y a todos los nicaragüenses de buena voluntad, les hacemos llegar nuestra cercanía fraterna, oración solidaria y el profundo deseo de que los caminos de perdón, diálogo constructivo y sincero, así como los anhelos de verdad, justicia y apego a la legalidad constitucional conduzcan a alcanzar una paz estable y verdadera.

A la Virgen de la Caridad, nuestra Patrona, los encomendamos para que los coloque, a ustedes y a su pueblo, junto a su Hijo Jesús, Príncipe de la Paz. 

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.