Detalle de una escena en la autobiográfica "Fanny y Alexander", de Ingmar Bergman Foto © breviariocinematografico

La Habana culta celebra centenario del cineasta sueco Ingmar Bergman

Este artículo es de hace 2 años

El embajador de Suecia en Cuba, Jones Lovén, anunció la exhibición de siete de las mejores obras de Ingmar Bergman, en copias restauradas, dentro de un ciclo de exhibiciones en el cine Charles Chaplin que incluye algunos títulos clásicos del cine de autor, consagrado a expresar angustias personales.

El ciclo del Chaplin  se inaugura el sábado 6 con Fresas silvestres, y luego programa Un verano con Mónica, El séptimo sello, Persona, Sonata de otoño, Fanny Alexander y Saraband, todas ellas en formato digital, lo cual debe garantizar la calidad de la proyección. Además, en el ciclo se incluye el documental La Isla de Bergman, que será presentado por su directora Marie Nyrerod.

También se expondrán los carteles originales que acompañaron esos filmes, junto con las recreaciones hechas por jóvenes diseñadores cubanos a partir de lo que le comunica, a cada uno de ellos, las películas elegidas de Bergman, de modo que se genera un curioso diálogo entre los carteles que acompañaron originalmente los filmes, y las recreaciones de los artistas cubanos.

La Fábrica de Arte Cubano será otra sede de la jornada, que contará con una exhibición de trajes originales, o inspirados en lo que se utilizaron en la película más lujosa y nostálgica de Bergman, Fanny y Alexander. En la Fábrica actuará también el Coro de Cámara de Estocolmo.

En muchos países han ocurrido acciones culturales para celebrar el centenario de Ingmar Bergman, y para celebrar el cine de uno de los creadores que usó luces y sombras de la pantalla para expresar la soledad de sus personajes, su descreimiento y pesimismo.

Su filmografía, que atraviesa tres o cuatro décadas, estuvo dominada por una estética agobiante y claustrofóbica en torno a narraciones densas y filosóficas, amén de temáticas como la culpa y el castigo, el pecado y el perdón.

Para el cine, o más bien para el formato del celuloide, su última película fue la varias veces mencionada Fanny y Alexander (1982)  broche de oro de una carrera sembrada de obras maestras, una película que dura alrededor de tres horas, obra emblemática del cine de autor europeo en la cual el maestro se remite a sus recuerdos de infancia e intenta mostrarse más optimista y accesible. Luego, continuaría realizando filmes para la televisión y videos de sus puestas teatrales.
 

 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.