Museo provincial de Santiago de Cuba, Emilio Bacardí Foto © Radio Rebelde

Nuevo libro reconoce enormes aportes del intelectual y empresario Emilio Bacardí

Este artículo es de hace 1 año

El texto más reciente publicado por la Historiadora de Santiago de Cuba, Olga Portuondo, ganadora de los premios nacionales de Historia 2005, de Ciencias Sociales y Humanísticas en 2010, de la Crítica Científica en 2000, y de investigación en 2006, recoge una profunda investigación sobre la vida del fundador del primer museo-biblioteca del país, y también creador de la emblemática Fiesta de la Bandera que celebran los santiagueros esperando el nuevo año,

El libro, titulado Emilio Bacardí Moreau. De apasionado humanismo cubano, fue presentado hace unos días en el Museo que lleva su nombre, y desde la presentación se catalogó al volumen como la obra más completa sobre ese intelectual santiaguero, una deuda que acaba de ser saldada con los santiagueros y con los cubanos, en general.

“Este volumen, materializado en dos tomos me tomó concretarlo cuatro años, luego de paciente investigación en los archivos cubanos, españoles y estadounidenses. Creo que era algo obligado hacer una biografía sobre este notable literato e industrial, pero sobre todo del patriota y promotor de la cultura nacional y particularmente santiaguera”, refirió la destacada escritora.

La Editorial Oriente asumió la publicación de este libro, que ofrece abundante material fotográfico y correspondencia en la cual se podrá encontrar cuantiosa información con respecto a la literatura, arte, historia, política, religión, sociedad y por supuesto, en torno al famoso ron Bacardí.

En el libro se detalla la labor de Emilio Bacardí en la elaboración de las Crónicas de la Ciudad de Santiago de Cuba, como director de la Empresa Ronera, fundador de instituciones como el Grupo de Libre Pensadores Víctor Hugo y la Junta Heredia. También se recoge su obra cívica  y fundacional, su labor como mecenas de la cultura santiaguera, la fundación del primer Museo-Biblioteca público de Cuba, que lleva su nombre, de la banda de música y la Academia de Bellas Artes, además de publicar la Revista Municipal, a lo que se añade su lucha por sanear la ciudad, la construcción de aceras, las reformas en el cementerio, y el rechazo a la ocupación extranjera con la instauración de la Fiesta de la Bandera a las 12 de la noche del 31 de diciembre de 1901.

Bacardí organizó también la vida ciudadana, creó un nuevo cuerpo de policías y trató de eliminar el ruido ambiental. Se descubre también su relevante actividad como senador de la república y los entresijos de la política que tuvo que enfrentar, sobre todo para evitar la segunda intervención de los Estados Unidos, su quehacer en el embellecimiento de sitios históricos y la preservación de la memoria de Héroes y de Mártires.

Están bien documentados los viajes por Francia, España, Palestina y Egipto con las gestiones para traer al museo las momias de esa última nación, las que entró a Cuba como carne salada. En el capítulo titulado “Genio y Figura de un intelectual cubano” la autora se dedica a su actividad literaria para analizar el proceso de redacción y publicación de las Crónicas de Santiago de Cuba, de las novelas Doña Giomar, Viacrucis y Filigrana, sus dos testimonios como deportado, el libro de viaje, las piezas de teatro, su estudio historiográfico y los cuentos, entre otros.

Finalmente el estudio recoge el homenaje tributado por el pueblo de esta ciudad con el fallecimiento del ilustre patriota el 28 de agosto de 1922, acompañando el cortejo fúnebre hasta el cementerio Santa Ifigenia, y así se constata el aprecio y la consideración que le profesaron los santiagueros a un hombre que vivió al servicio de la Patria y de la comunidad.

Aparecen en el libro 95 fotografías de época, que ilustran aspectos relacionados con la vida de Emilio Bacardí, y el contexto histórico-cultural, así como las acuarelas que pintó, de la compañía de ron, junto a instantáneas de la destilería, de la familia, y la inauguración del edificio actual del museo, ubicado en la intersección de las calles Aguilera y Carnicería. Hace pocos meses, exactamente en febrero, cumplió 120 años el Museo Provincial Emilio Bacardí, uno de los más importantes del país.
 

 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.