El dominicano Rodolfo R. Pou (d) y su padre cubano (i) en una foto de archivo Foto © Facebook / Rodolfo R. Pou

Un dominicano agradece la influencia de su padre cubano: "Siguen siendo cubanos dondequiera que estén"

Este artículo es de hace 1 año

Un dominicano residente en Miami, Estados Unidos, ha agradecido públicamente la influencia de un cubano que se convirtió en su padre cuando era adolescente. 

El arquitecto y empresario dominicano Rodolfo R. Pou agradeció a René Marino García, un microempresario cubano nacido en Puerto Padre, Las Tunas, darle "una figura paterna más asequible" en plena adolescencia. 

Captura de pantalla de Facebook / Rodolfo R. Pou

"Aprendí tanto de él como de los amigos cubanos de mi adolescencia la importancia de la libertad y de la democracia. Y de cómo, a pesar de haber tenido que quemar sus naves, ellos nunca dejaban de ser de su único lugar de origen. Siguen siendo cubanos dondequiera que estén", afirma Pou en una columna publicada en el medio dominicano El Nuevo Diario, con motivo del Día de los padres que se celebra cada tercer domingo de junio. 

Según comenta, este cubano llegó a la vida de su mamá "para garantizar que las sombras ya no predominaran sobre su existencia y las nuestras. Y al poco tiempo, este noble trabajador y desprendido hombre... se convirtió en mi padrastro, motivador y protector".

El tunero nunca le exigió algo a cambio, ni quiso superar a su padre biológico. "Haciéndolo tal como hacen los cubanos con los suyos. Porque les nace del afecto y del corazón", señaló. 

Cariñosamente llamaba a su padre cubano Blood, sangre en inglés, por el cariño y agradecimiento que siempre le tuvo. 

"La nobleza que Blood mostró durante décadas hacia mí y los míos es una muy particular en los cubanos y entre los suyos. La cofradía, el compromiso y la fraternidad. El ayudarse, protegerse y promoverse los unos con los otros, a pesar de diferencias políticas, religiosas, clasistas o sociales entre sí. Esos son ejemplos únicos y dignos de ser reproducidos por toda diáspora", aseguró.

Este dominicano escribió, precisamente, un libro titulado Diáspora y Desarrollo: Ensayos para el presente y el futuro en parte por las enseñanzas de su padre cubano. 

"René Marino García, amante de nuestra música y cultura (dominicanas), procedente además, de la última de las Antillas en recibir su independencia, y la única en no poseerla al momento de mi nacimiento, ejercitó sus lecciones con la gallardía que caracteriza a un inmigrante forzado. Lo hizo sin llamar lamento o lástima a su condición de despatriado. Lo hizo siempre con altura. Con la voz firme y el corazón blando", especificó.

Pou señaló que gracias a su padrastro tunero se siente "un ente tricultural": de República Dominicana, Estados Unidos y Cuba.  

"Y hasta que la libertad que él me enseñó regrese a su amada Cuba, al cubano que me crió aún le debo. Lo que me enseñaste, ya viene llegando. ¡Feliz Día de los Padres Blood…!", concluyó. 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.