Cartel de la película Foto © La Jiribilla

Se estrena mundialmente “Nuestro cónsul en La Habana”, una coproducción cubano-portuguesa

Este artículo es de hace 1 año

En el marco de la celebración del centenario de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Portugal se exhibirá, en función única, la coproducción cubano-portuguesa Nuestro cónsul en La Habana, adaptación resumida, para salas cinematográficas, de la serie que actualmente se está televisando en Portugal.

La serie, y la película derivada, narran la vida del escritor y diplomático portugués Eça de Queiroz (1845-1900), sobre todo su estancia en Cuba. El maestro de la literatura realista en habla portuguesa cuenta con las novelas El crimen del Padre Amaro (1875) y Los Maias (1888).

El filme se concentra en el período en que Eça de Queiroz fue cónsul de Portugal en Cuba en la época colonial española, y trabajó en defensa de los chinos de Macao (conocidos como “culíes”), pues eran explotados por los dueños de las plantaciones.

La mayor parte de los incidentes que cuenta la película Nuestro cónsul en La Habana se aluden o se relatan en la correspondencia enviada por el autor a Portugal, en la cual se reflejan igualmente momentos de soledad, enfermedad y escepticismo. También se cuenta el romance con Mollie, la hija del general estadounidense Robert Bidwell.  La acción de la película se desarrolla entre Portugal y Cuba, cuenta con el guión de Antonio Torrado y la presencia de Inti Herrera como productor ejecutivo por la parte cubana.

Independientemente de lo que cuente la película, el escritor nunca se sintió bien en La Habana. En una carta de 1873 la considera una “ciudad estúpida, fea, sucia, odiosa, innoble.” Y añade: “!Oh! la gente grosera. (...) Esta ciudad (...) ¡qué miserable aldea es, con todos sus palacios, con todos sus trenes arrastrados por cuatro caballos cubiertos de plata! ¡Ah! La miserable, subalterna, rastrera manera  de estos espíritus”.

Continuaba en la misma carta diciendo: “Detesto esta ciudad verdeada y millonaria, sombría y ruidosa ―este depósito de tabaco, este charco de sudor, este estúpido palillero de palmeras. (…)Disculpe mi cólera ―ella nace de un tedio sin límites y de un despecho cruel: el despecho de sentirme un pobre diablo artista, encajado en una función oficial, y tener que ajustar el sentido artístico al código de los cónsules.”

El director de Nuestro cónsul en La Habana, Francisco Manso visitó también el Café de la Columnata Egipcia, en la calle Mercaderes, un lugar recientemente recuperado por la Oficina del Historiador de la Ciudad. El Café era frecuentado por el escritor portugués.

El mismo día que se exhibe el filme, el Teatro Raquel Revuelta acogerá la obra Mise en Abîme, a cargo del Grupo de Teatro D’DOS, que recorre la vida del escritor y diplomático portugués, gracias al texto  y la dirección de Julio César Ramírez.
 

 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.