Leandro Rodriguez García | Foto © CiberCuba / Cortesía del denunciante
Leandro Rodriguez García | Foto © CiberCuba / Cortesía del denunciante

Los maltratos a los que estamos determinados a vivir los "regulados"


Publicado el Martes, 20 Agosto, 2019 - 10:08 (GMT-4)


El pasado 15 de agosto de 2019, me proyectaba a volar, por la compañía aérea norteamericana American Airlines, en el vuelo 2678, a las 9:00 am, con destino a Miami, escala de dos horas en aeropuerto (MIA), para continuar en vuelo 1989 a destino final para Washington DC, previsto según documentación en orden (visa y documentos),  a consumar una invitación de The Washington Center for Internships and Academic Seminars, para participar en el Programa de Líderes Sociales, por un promedio de 16 semanas, acompañado de otros participantes, los cuales todos pudieron llegar a destino final.

Boleto de viaje / Foto: Cortesía del denunciante

Al llegar a la Terminal # 3 del Aeropuerto José Martí, de La Habana, donde estaba indicada mi salida, inicié los chequeos pertinentes.

Hasta el momento del chequeo por la agencia aérea American Airlines y donde fue entregado mi equipaje en perfecto estado y boleto aéreo, todo se mantenía en regla. Al pasar el Punto de Emigración, donde me asentaron el cuño de salida del país (Autorización de Salida) me dirijo al Salón de Espera, donde es el lugar indicado para  abordar el vuelo, aun yo no sabía el calvario que iba a vivir en esa mañana.

No ad for you
Pasaporte con el cuño de la Aduana cubana / Foto: Cortesía del denunciante

Minutos antes de tomar mi vuelo, se me presenta un funcionario de Emigración que radica en la oficina habilitada para ellos dentro del Aeropuerto, pidiéndome los documentos y que lo acompañara.

Desde el momento en que me alejo de donde me encontraba sentado, con el fin de sacarme de la Sala de Espera, donde me encontraba esperando el llamado de mí vuelo, empezó a ofenderme con palabras no adecuadas, para dirigirse a ninguna persona, haciendo abuso del poder que acreditan por su cargo, delante de las personas que se encontraban en espera de varios vuelos con diferentes destinos.

Antes de salir de la sala de espera delante de esas personas, me destruye el boleto aéreo de Habana - Miami  de American Airlines, a esa acción le sumó palabras ofensivas y no le basto esa humillación y en el recorrido que me sacaba de la Sala de Espera, fue diciendo comentarios inapropiados hacia mi persona en alta voz, donde me denigraba tanto como ser humano así como activista de Derechos Humanos (DD.HH.) y defensor de la comunidad LGBTI en Cuba, acción que duró todo el recorrido hasta una oficina, donde me tuvo de pie y no paró sus ofensas, que duró hasta él saber que mi vuelo había despegado.

Al despegar el vuelo, es que me notifica que tenía una regulación en mi pasaporte y que no podía salir del país, notificación que en todos los chequeos anteriores, NO fue motivo de cancelación de lo indicado para viajar, dando lugar a la pregunta que otros en mi situación realizan: “Motivos de mí Regulación”, cuando yo hacía unos días había llegado del exterior donde obtuve la visa de los Estados Unidos para participar en la invitación realizada, a lo cual respondió el funcionario de Emigración del aeropuerto: “No sé, en la computadora aparece que no puedes salir y no viajarás y es lo que me interesa a mí, diríjase a la Estación de Policía y al Departamento de Atención a la Ciudadanía, de su localidad, para que le den esa respuesta, si quieres saber

Visa de los Estados Unidos para viajar / Foto: Cortesía del denunciante

Pensé que después de tanta humillación se había acabado mi tortura, pero no fue así, cuando pido mi equipaje el cual se encontraba sellado con dos candados de los cuales solo yo tenía sus llaves, no aparecía y me notificaban que se encontraba en la Bodega del Avión, a tal respuesta anuncié que no me movería del aeropuerto sin mi equipaje.

Horas más tarde de espera (1 hora y media) entendí los motivos de la demora de entrega del mismo, al recibirlo de las manos de un funcionario de la Aerolínea American Airlines, me lo trajo a mi poder destruido, acompañado del ticket que justificaba que era mío y para el vuelo que estaba destinado, acompañado de unas disculpas que me hizo llegar la compañía por el trato hacia mi persona.

Ticket de su maleta / Foto Cortesía del denunciante

En el momento que me es entregado el equipaje, me doy cuenta de varias roturas que este sufrió, como muestra de los últimos maltratos que debía recibir hacia mi persona, o a los que estamos determinados vivir los “regulados”

Al regresar a donde amablemente me habían acogido para mi estancia en La Habana,  hasta que llegara  a mi lugar de residencia en la provincia de Villa Clara, fue que me percaté que mi equipaje  había sido revisado, violentados los candados sin mi autorización, ni mi presencia, pues no estaban ordenadas mis pertenencias, como yo lo había dispuesto para mi viaje.

Así recibió su maleta / Foto: Cortesía del denunciante

Me pregunto:

1. Cuando yo entrego mi equipaje en perfecto estado a la compañía por la cual viajaría, que en este caso es American Airlines: ¿Ellos no se hacen responsable de que el mismo sea entregado a mí en perfecto estado?

2. ¿Hasta cuándo seguirán los funcionarios de Emigración en las terminales áreas en Cuba, ofendiendo y humillando a todos los Activistas de Derechos Humanos, haciendo uso de abuso de poder que poseen por el puesto laboral que tienen asignado?

3. ¿Hasta cuándo seguirán Emigración y la Seguridad del Estado regulando nuestros documentos para impedir las salidas de la Isla a eventos, programas, seminarios etc. inclusive el movimiento dentro de la Isla, violando el artículo 52, entre otros, de la aprobada Constitución de la República de Cuba?

Leandro Rodriguez García

Pido a las Organizaciones Internacionales, y a todo aquel que se pueda pronunciar en ayuda y apoyo, a la petición que sea suspendida todas las regulaciones que estamos sometidos los cubanos, sea activista de Derechos Humanos o no, ya es hora que se nos respeten nuestros derechos de salir y entrar a la Isla, así como de poder alzar nuestra voz sin limitaciones.

Villa Clara, Cuba. 19 de agosto de 2019.

Cartas a CiberCuba: Las declaraciones y opiniones expresadas en esta carta a CiberCuba son de exclusiva responsabilidad de su autor. CiberCuba hace su mejor esfuerzo para verificar la veracidad de la información recibida pero no da garantías sobre la misma.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.