Concierto en Trocha y calle Tres | Foto © Collage / CiberCuba
Concierto en Trocha y calle Tres | Foto © Collage / CiberCuba

Santiago de Cuba y su termómetro de la música cubana


Publicado el Viernes, 15 Noviembre, 2019 - 10:41 (GMT-4)


Existe un lugar en Santiago de Cuba al que los más relevantes creadores de música popular del país temen o adoran. En el «Termómetro de la música cubana» no se atreven a tocar todos los artistas, ni siquiera esos que se hacen llamar «Maestros».

Un escenario que cambia entre el día y la noche

El llamado «Termómetro de la música cubana», tiene por escenario la famosa intersección de Trocha y calle Tres, que también algunos conocen como Trocha y carretera del Morro.

No ad for you
Tarima en Trocha y calle Tres / CiberCuba

De día el lugar no dice mucho. Salvo por el cariño de las personas que habitan en esta comunidad, el sitio no resalta por ser especial, a pesar de haber pasado por ahí el sumo pontífice, Papa Francisco, cuando estuvo en Santiago de Cuba.

La confesión pública de un trovador

Más allá de su paisaje de viejas casas, de paredes descoloridas y de cultura popular desbordada y arrolladora, es este uno de los escenarios más importantes de la música popular cubana, notoriedad ganada en el tiempo y de forma espontánea. 

En una conferencia de prensa realizada hace ya algunos años, el trovador Eduardo Sosa dijo que muchos de sus amigos que llenaban escenarios en La Habana temían venir a Santiago de Cuba e interpretar aquí sus canciones.

La sinceridad de los santiagueros impone respeto a los artistas

Agregó que temían al llamado «Termómetro de la música cubana» porque ahí podían morir los sueños de grandeza de muchos artistas consagrados. Ante la sorpresa y desconcierto del auditórium, el trovador explicó que el motivo era la espontaneidad del público santiaguero.

 

Sosa expresó algo así como que los santiagueros son, sobre todas las cosas, muy sinceros. Si no les gusta no asisten. Si asisten, pero no sienten la bomba y el corazón de la interpretación, no bailan y dejan aquello vacío.  

El termómetro santiaguero no se parece al de La Habana

Hay dos lugares en Cuba que compiten por ser llamados «termómetro de la música cubana», uno de ellos el Salón Rosado de La Tropical y el otro la locación santiaguera. La segunda tiene la peculiaridad de estar en la calle, puede asistir todo el que quiera, sin tener que pagar un centavo.

Según el criterio de grandes personalidades de la música cubana el termómetro de Santiago es una de las pistas bailables más importantes del oriente y de Cuba entera.

Los artistas lo confirman

Los Van Van incluyeron al <<termómetro de la música cubana>> en su gira por las provincias. Algo similar ocurrió con Paulo FG quien ha reconocido este escenario con su singular epíteto.

También la agrupación Orishas declaró en una ocasión sobre la intersección de Trocha y calle Tres que “cualquier agrupación o vocalista tiene que triunfar allí si aspira a ganar o consolidar la popularidad en el país”.

Han pasado con éxito arrollador por este termómetro y ante más de 30 mil espectadores, el afamado Septeto Santiaguero cuando celebró su segundo Grammy Latino y Cándido Fabré ha hecho amanecer aquí a unas cuantas personas en varios carnavales.

En el «Termómetro de la música cubana» no todos los creadores triunfan, aunque llenen escenarios en otros lugares del país. No todos aquellos que se hacen llamar artistas de primer nivel o populares, hacen salir a los vecinos de sus casas.

José Roberto Loo Vázquez

Periodista de graduación, y fotógrafo de pasión, dos historias que se entremezclan y atrevidamente me hacen llamarme fotoreportero. Si sumamos mi amor, por la ciudad de Santiago de Cuba, no es difícil entender mi preferencia: fotoreportero que gusta resaltar su urbe natal, la “tierra caliente”.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


José Roberto Loo Vázquez

Periodista de graduación, y fotógrafo de pasión, dos historias que se entremezclan y atrevidamente me hacen llamarme fotoreportero. Si sumamos mi amor, por la ciudad de Santiago de Cuba, no es difícil entender mi preferencia: fotoreportero que gusta resaltar su urbe natal, la “tierra caliente”.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.