Manuel Marrero Foto © REUTERS/Stringer

EE.UU. llama a Primer Ministro de Cuba a emprender cambios económicos sin el control de los militares

El gobierno de Estados Unidos consideró improcedente la designación de Manuel Marrero como primer ministro de Cuba, pero lo exhortó a emprender las reformas necesarias para beneficio del pueblo cubano en lugar de favorecer el control de los militares sobre la economía del país.

"Alentamos al señor Marrero a que emprenda las tan necesarias reformas económicas para beneficiar al pueblo cubano en lugar de limitarse con su labor a enriquecer las arcas del régimen castrista", dijo a CiberCuba un alto funcionario de la Oficina de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado.

El funcionario consideró que "Cuba se beneficiaría si se reduce el control de los militares sobre la economía, y se permite a los empresarios y cuentapropistas cubanos la oportunidad de contribuir libremente a la economía sin condiciones ni restricciones".

Las declaraciones del Departamento de Estado constituyen la primera reacción del gobierno de Estados Unidos tras la selección de Marrero como primer ministro en sesión plenaria del Parlamento cubano, el pasado sábado. Marrero, de 56 años, fue promovido al cargo con el visto bueno del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y electo por mayoría absoluta, con el voto a mano alzada, de 594 diputados.

Washington también cuestionó el trámite cumplido para designar a Marrero en el puesto.

"Lamentablemente, el proceso que condujo a la selección del Primer Ministro no fue ni libre ni justo. El nombramiento de Marrero fue simplemente el último paso para consolidar el poder del régimen castrista después del proceso de referendo constitucional de Cuba, en febrero de 2019, que resultó una verdadera farsa, ya que el régimen castrista silenció las protestas pacíficas y todas las voces de la oposición mientras afirmaba reflejar la voluntad del pueblo cubano", agregó el funcionario a CiberCuba.

Las referencias del gobierno estadounidense sobre Marrero son significativas en tanto apuntan a sus vínculos con el conglomerado militar estatal, que está en el foco de las sanciones de la administración de Donald Trump como parte de su política de recrudecimiento del embargo contra la isla.

Marrero ha sido pieza clave del desarrollo de la industria turística promovida por GAESA, el conglomerado empresarial del sector militar.

Proveniente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Marrero inició su vida laboral en 1990 como inversionista del Grupo de Turismo Gaviota, entidad para la cual laboró durante años como jefe técnico de Inversiones, director de hoteles y luego subdelegado para las provincias orientales. En 1999 fue ascendido a vicepresidente primero de la empresa, cargo en el que se mantuvo hasta 2001.

De su trabajo con Gaviota conserva lazos muy cercanos con el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, presidente de GAESA. Tanto Gaviota como GAESA figuran en la lista negra de más de 200 entidades prohibidas para relacionarse con ciudadanos y compañías estadounidenses, y sujetas a sanciones contra sus directivos.

Escalada de tensiones diplomáticas

La reacción de Washington sobre Marrero se produce en un momento de máxima crispación de tensiones en las relaciones diplomáticas entre ambos países, luego de recientes encontronazos por el tema de las violaciones de derechos humanos en la isla.

Este lunes, el Departamento de Estado también envió una declaración a CiberCuba con un llamado al régimen cubano para que cese en esta temporada festiva el "aborrecible acoso a los líderes religiosos y sus sofocantes restricciones a la expresión religiosa". Estados Unidos incluyó recientemente a Cuba en  la Lista Especial de Vigilancia (SWL) por haber participado o tolerado violaciones graves de la libertad religiosa.

La pasada semana, el director de Temas Bilaterales de la Dirección General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX), Yuri Gala López, dijo haber presentado una queja ante la Encargada de Negocios de la embajada estadounidense en La Habana, Mara Tekach, "por la conducta y trayectoria deplorables del Gobierno de Estados Unidos en materia de derechos humanos".

La declaración del Departamento de Estado confirmó el encuentro de Tekach con el funcionario del MINREX, el pasado viernes, y señaló que la reunión fue "para registrar una vez más la preocupación de Estados Unidos por el deplorable historial del régimen en materia de derechos humanos, exigir la liberación inmediata de todos los prisioneros políticos y demostrar nuestra solidaridad con el pueblo cubano".

Tekach ha mostrado activa solidaridad con el exprisionero político José Daniel Ferrer, encarcelado desde el 1 de octubre. La diplomática ha visitado a los familiares de Ferrer y ha abogado públicamente por su inmediata liberación.

"Aparentemente, el régimen castrista busca desviar la atención pública de estos abusos", indicó el comunicado, que criticó las numerosas detenciones ocurridas en Cuba en vísperas del 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos.

El cruce de desavenencias frontales entre ambas cancillerías ocurre en un momento crucial de las relaciones bilaterales y añade una nueva señal de que los vínculos diplomáticos con La Habana continúan desmoronándose aceleradamente.

Archivado en:

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985