Músico cubano y Miguel Díaz-Canel | Foto © Facebook del artista / Granma
Músico cubano y Miguel Díaz-Canel | Foto © Facebook del artista / Granma

Músico cubano publica una carta abierta a Díaz-Canel por abusos del Partido Comunista con su madre


Publicado el Jueves, 16 Enero, 2020 - 14:44 (GMT-4)


El músico cubano Javier Rodríguez ha escrito una carta abierta al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, para exigirle respuestas por los abusos de miembros del Partido Comunista con su madre.

Según cuenta, en el 2002 su madre llevó su carro a un taller del Comité Provincial del PCC de La Habana para chapistería y pintura y nunca lo pudo recuperar.

La mujer había trabajado como subdirectora de Información y Programación de la Radio Provincial de la Habana y pertenecía a la organización.

No ad for you

"Esta historia tiene tantos villanos que necesita urgente un héroe… y un acto de bondad y de vergüenza extrema", dice en la misiva Rodríguez, director de la agrupación de rock Extraño Corazón.

El hombre denuncia que han sido "18 años de robo, infamia, abusos de los derechos humanos e insensibilidad extrema del PCC". 

Según dice, lleva años en silencio para evitar represalias contra él y su grupo. En noviembre pasado dijo que contaría lo ocurrido y esta mañana dio los detalles de la historia en su perfil de Facebook.

Ahora Rodríguez recurre a sus redes sociales para dirigir su denuncia al mandatario cubano.

A continuación reproducimos íntegramente el contenido del carta:

Esta es una edición para Facebook, continuación de la publicación anterior.

Carta abierta al Presidente Cubano.
DENUNCIA.

A: Miguel Díaz- Canel Bermúdez.
Presidente de la República de Cuba.

18 AÑOS DE ROBO, INFAMIA, ABUSO DE LOS DERECHOS HUMANOS E INSENSIBILIDAD EXTREMA DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA.

Presidente.

Esta historia tiene tantos villanos que necesita urgente un héroe… y un acto de bondad y de vergüenza extrema.
Para un hijo agradecido, nada más intocable que una madre, sobre todo, si esta hizo bien su labor en la vida. Por ella hago esta DENUNCIA.

El carácter absolutamente político del tema, lo inmaterial de mi espíritu, el inexistente sentido de pertenencia e interés por lo que se reclama en sí y mi deseo de no ver mezclado mi nombre y por ende, el de mí banda, en un asunto entre militantes, conspiró y retardó mi intervención, hasta el pasado año.

Robo, miseria humana, insensibilidad extrema, abuso de poder, ensañamiento cruel, sordera colectiva, desidia, encubrimientos y mentiras reiteradas, por parte de miembros y funcionarios del Partido Comunista de Cuba ha sido parte del arsenal descargado contra mi madre, la militante de 76 años de edad Onirian Delgado Gómez, con una larga y reconocida trayectoria de más de 50 años al pie del cañón, respirando por y para este partido, quien a pesar de los irreversibles daños psicológicos y económicos infligidos durante estos 18 infernales y destructivos años de imposición intencional de angustia emocional, aún permanece cotizando, activa y leal al partido, donde llegó a ocupar importantes responsabilidades, como miembro del Buró Municipal e ideológica de Plaza de la Revolución, retirándose como Sub-Directora Provincial del Sistema Radial en la capital, sanamente orgullosa de sus reconocimientos y medallas, que en esta versión omito, porque en mi opinión, no sirvieron de nada.
Estoy harto Presidente, alcancé mi momento crítico.

Exijo y demando fin a la infamia, exijo un cierre para esta historia que hasta este minuto promete nunca acabar, dejará una amarga lección de vida y muchas interrogantes sobre quienes militan en el partido y el uso inhumano que le dan a dicho poder. Para entender en toda su magnitud, debe leer hasta el final.

Y pregunto Presidente:

¿Quién tuvo, tiene y tendrá el poder real en Cuba y cuál seguirá siendo el partido único por constitución?

El Partido Comunista(PCC).

Entonces…

¿Cómo un ciudadano cubano puede denunciar, acusar y sobre todo demandar y procesar -legal y jurídicamente- por daños y prejuicios a miembros del Partido Comunista de Cuba, sin que automáticamente se le considere un enemigo de la Revolución Cubana, lo declaren un disidente al servicio de una potencia extranjera o un provocador agente de la C.I.A?

¿Qué vida es para un ser humano amanecer durante 18 años con una sola interrogante corroyendo su cerebro en un intento de interpretar los silencios, el vapuleo, el tratamiento inhumano y humillante a una mujer cubana, como si se tratara de un objeto desechable después de 50 años de militancia donde entregó, sacrificó y priorizó- en ocasiones- por encima de su familia, su lealtad y su vida, precisamente al servicio del Partido Comunista de Cuba y la Revolución cubana?

¿Tiene acaso el PCC un pacto secreto, una licencia divina o una patente de corso para con perversa alevosía despojar y privar a un ciudadano cubano del uso y disfrute de sus propiedades y no responder ante la justicia porque todos los Ministerios responden a sus directrices e intereses, convirtiendo a ciertos funcionarios en intocables?

¿En qué planeta vivían los dos máximos dirigentes y responsables del Comité Provincial del PCC de La Habana entre el 2002 y 2014, Pedro Sáez Montejo (2003-2009) y Lázara Mercedes López Acea (2009-2018) para que en sus narices permitieran ambos que robaran- en tiempos diferentes y pausa por medio- dos veces continuas en su taller de mecánica, pieza por pieza el 99,9% del auto marca Polski Fiat 126 sp, No.Serie 1504997, Chasis No.9024848, Motor N0.9655768, Chapa HM 39664 propiedad de mi madre, desentendiéndose totalmente y haciendo oídos sordos a una cifra respetable de cartas, reclamos, gestiones personales, llamadas telefónicas diarias, durante 18 infernales e interminables años a una larga lista de altos dirigentes del país- incluido el Primer Secretario del PCC -con lamentable sordera colectiva, peloteo descomunal y la incertidumbre de conocer si algún “ jefe de despacho” realmente permitió que las cartas fueran leídas por sus destinatarios?

¿Qué hubiera pasado si en vez del auto de mi madre se hubieran robado y canibalizado el de Lázara Mercedes López Acea -por aquel entonces, primera secretaria del Comité Provincial del PCC de La Habana, hoy Vice-Presidenta del Consejo de Estado, quien indignamente jamás estuvo a la altura de su posición, ni respondió incontables cartas de mi madre, antes y después de descubierto el robo total, dejándola tirada en la cuneta y a su suerte, evidentemente más preocupada en su meteórica carrera y ascenso político, que en sensibilizarse y solidarizarse con otra mujer de su mismo partido, para buscar una solución al robo que en mi opinión, ella, como el resto de los dirigentes del Comité Provincial del PCC de La Habana- fue y sigue siendo en la actualidad- tan responsable como los ladrones y que someramente simplifica el refrán popular de “tan culpable es quien mata la vaca como el que le aguanta la pata”?

¿Bajo qué alfombra escondió Pedro Sáez Montejo la información y resultados de la investigación que se supone debe haber realizado la PNR y el MININT del injustificable e inexplicable robo inicial - y la existencia de una cueva de ladrones por taller- que mi madre, nunca fue citada por la P.N.R, recibiendo verbalmente, una verdad a medias, minimizando el primer robo, comunicándosele que “habían sustraído algunas piezas” y prohibiéndole la entrada a este taller de tanto reclamar, declarándola persona non grata y colocando un mediador entre ella y el taller en el 2006?

¿Cómo es posible que después del robo inicial y hecha una “ defectación” del auto por ellos mismos en el 2008 (el “Polski” era ya una “caricatura con motor”) los ladrones retomaran rápidamente el control del taller y comenzaran un canibalismo feroz, bajo la batuta y responsabilidad de la actual vice-Presidenta de los Consejos de Estado Lázara Mercedes López Acea hasta solo dejar la carrocería-esqueleto tirada en el piso, en un mar de polvo y grasa, hecho fortuitamente descubierto y fotografiado gracias al involuntario despiste de un trabajador nuevo, que amable e inocente nos permitió acceder al taller en el 2014 permitiéndonos ver con horror el robo total del auto y pudiéndose denunciar días después al Comité Central?

¿Cuánto tiempo más hubiera durado el engaño por parte de la hoy Vice-Presidenta de los Consejos de Estado Lázara Mercedes López Acea y sus súbditos hacia mi madre sobre el robo total del auto de no haber ocurrido el evento fortuito de poder entrar al taller y fotografiar lo que quedó de su auto como evidencia?

¿Denunció e informó alguna vez la Vice-Presidenta de los Consejos de Estado Lázara Mercedes López Acea el canibalismo total en el auto entre el 2008 y 2014 a la P.N.R - M.I.N.I.N.T o al Comité Central del PCC, o sepultó el vandalismo bajo la misma alfombra que heredó del destituido en 2009 Pedro Sáez Montejo (según EcuRed, el propio General de Ejército y Primer Secretario del Comité Central del Partido Raúl Castro Ruz fue quien se ocupó de esa destitución), para no “manchar” ella su imagen y ascenso político, teniendo que admitir su complicidad y el evidente “bayú de Lola” existente en sus dependencias?

¿Sería usted Presidente tan amable de en medio de su apretada y conocida agenda pública, levantar un teléfono y convocar en su oficina al camarada director de la Unidad Nacional de Transporte del CC-PCC, Cro Jorge Luis Vila Ortiz, a Roger González, Jefe de Administración interna, Ángel Morejón León, jefe de la Ofic. Administración y Servicio del CC, al Primer Secretario del PCC Provincial Luis Antonio Torres Iribar y Juan José Pérez Bance, Jefe de la Oficina de Administración y Servicios del PCC Provincial La Habana y a la propia Vice-Presidenta del Consejo de Estado Lázara Mercedes López Acea, cabezas visibles de toda la infamia y pedirles rindieran cuentas sobre el caso de Onirian Delgado Gómez?

¿Tendría usted Presidente igualmente la amabilidad en esta ocasión de ordenar imprimir esta carta y entregarla personalmente al General de Ejército y Primer Secretario del Comité Central del Partido Raúl Castro Ruz?

¿Por qué no tienen la dignidad, honestidad y vergüenza de admitir su incompetencia, incapacidad y especial falta total de voluntad demostrada en 18 años y el CC-PCC hace una reposición o paga una inmediata compensación monetaria a mi madre, coherente al valor que tiene ese auto hoy en Cuba, en vez de continuar aparentando ofrecer una solución al robo descarado de su auto, fantaseando desde el 2014 con “armar” un Frankestein made in CC-PCC”, nada más y nada menos que en el mismísimo taller nido de ratas donde fue robado y canibalizado el auto original?

¿Cuándo el PCC piensa tener la vergüenza siquiera de llamar y reunirse con mi madre, ofrecerle disculpas, admitir, rectificar e intentar reparar y compensar el irrespeto, el ensañamiento perverso, los daños irreversibles, infligidos a un ser humano al punto de crearle un estado de indefensión total, reduciendo su vida, sus últimos años de trabajo y su merecidísimo retiro laboral a la sola meta de recuperar un auto otorgado, que se ganó el derecho a comprar y pagó con su dinero, como estímulo a su trabajo precisamente en el P.C.C, y del que fue despojada gracias a la ineptitud, el descontrol y el desparpajo en un carnavalesco y bochornoso Comité Provincial del PCC de La Habana entre el 2002-2014?

¿Cómo interpretar este atentado continuado contra los derechos humanos de una ciudadana cubana, militante comunista por parte precisamente de “colegas” de su partido, sin percibir que son unos miserables impresentables que no merecen el honor y la responsabilidad que desde que tengo uso de la razón, se afirma y supone militar en un partido -que dirige una nación- en el que igualmente se supone, lo integran exclusivamente lo mejor de la sociedad cubana?

¿Así agradece la Revolución Cubana a sus mejores hijos?

¿La Constitución de la República de Cuba es letra muerta y no aplica para el PCC?

¿Acaso todo lo sucedido no va contra los principios de la revolución?

¿Acaso no es una forma solapada de contrarrevolución y hacerle el juego al enemigo infligir tanto dolor a una compañera leal a su partido?

Usted puede resumir que a mi madre le robaron mucho más que un auto Presidente.

EL Partido Comunista de Cuba tiene la obligación material, moral y de todo tipo de devolver una propiedad que aunque voluntariamente estuvo en funciones partidistas, por las responsabilidades que desempeñaba mi madre, NO LES PERTENECE EN LO ABSOLUTO y si se les entregó un auto, tienen que devolver un auto, no una colección de piezas recicladas, sin documentos legales que desde el 2014 hasta mayo 2019, fecha en la que aparecí personalmente en el radar, estuvo tirado en un rincón del taller y en seis años solo habían colocado 4 gomas viejas, un “motor oxidado” y 20 tornillos recogidos de donde pudieron, sin compromisos reales, pájaros volando, cero fecha de entrega y por lo que vi y escuché, ni en saludo al 26 de julio del 4050 tienen intención de terminar.

Es una burla Presidente, una gastada y burda maniobra dilatoria de 18 años, como si morbosamente esperaran la muerte de mi madre o que llegue el momento que no recuerde siquiera que una vez tuvo auto.

Los más acérrimos detractores del sistema cubano tendrán toda la razón del mundo cuando accedan a esta historia, que les llega cortesía de los que debieron facilitar la comunicación entre Usted y yo. Por encima de todo es mi madre, con eso me basta para defenderla. Ella es y morirá orgullosamente siendo comunista y merece justicia AHORA y EN VIDA.

Aunque a los hombres, no se les dice lo que tienen que hacer…póngase en mis zapatos Presidente, piense en el hijo que también usted es.

Si a su madre literalmente le hacen la mitad de la infamia que a la mía… ¿Qué hubiera hecho usted siendo o no Presidente de la República de Cuba?

Yo exijo un final urgente, no un ajuste de cuentas. El karma hará lo suyo con los villanos.

Es más Presidente, lo invito a visitar y conversar con mi madre, tenga usted un acto extremo de bondad y limpie tanta deshonra y miseria. Siembre usted en ella, al menos un recuerdo memorable para los días que le queden por vivir… y de paso, usted y yo conversamos de frente, como cubanos, a camisa quitada y sin nombramientos. No soy hombre de carticas catárticas pero estoy determinado a que se haga justicia de una buena vez, aunque jamás vuelva a poner un pie en un escenario.

Regrésenos Presidente la tranquilidad a este hogar, haga usted la justicia que no hicieron otros y devuélvale a mi madre la paz que miserable e inmerecidamente le arrebataron.

Conviértase usted de hecho, en el héroe que mi madre necesita para esta historia.

Muchas Gracias.

Sin otro asunto. Le saluda.

JAVIER RODRÍGUEZ DELGADO
Guitarrista, Compositor y Dtor. EXTRAÑO CORAZÓN.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.