Aeropuerto Internacional José Martí | Foto © CiberCuba

Para los inmigrantes cubanos, un aplauso


Publicado el Martes, 4 Febrero, 2020 - 09:43 (GMT-4)


Con los títulos bajo el brazo y las maletas llenas de sueño, así salimos de Cuba millones de cubanos.  

Hay muchos buenos profesionales, médicos, enfermeros, ingenieros, maestros, que hoy siguen con los títulos enrollados y guardados mientras trabajan en camiones, fábricas, sirviendo copas detrás de una barra, cocinas, o como cuidadores de ancianos.

Aquí empiezan los sueños a hacerse duros, de concreto y nos comienza a doler el alma. Lo que ganamos apenas nos alcanza para pagar piso, carro, comida, luz y agua. Después llegan los taxes, impuestos de coches, ah, y el dinero que se envía para Cuba, ese nunca falta a fin de mes. A esto se le agrega desde medicamentos, ropa y todo lo que necesiten.

No ad for you

Allí se quedó nuestro pilar, la familia. Cuando llega el fin de año, como zombis celebramos y reímos, pero nuestra risa es amarga pensando en las arrugas en la piel de nuestra madre y en las caras de nuestros hermanos.

Aquí ha sido nuestra gran escuela, nuestra gran lucha. Ya no somos cubanos, ya no somos de ningún sitio, aunque tengamos la nacionalidad. Mueren nuestros seres queridos y muchos no hemos podido viajar a dar el último adiós.

No podemos estar en casi ningún cumpleaños. Se escucha a través del teléfono “cumpleaños feliz”, siempre en las llamadas.

De allá llegan las quejas, “no hay, no hay, no hay....... esto está malísimo”. Desde esta parte solo se escucha: “qué les hace falta, qué necesitan” y nos callamos nuestro dolor, nuestras frustraciones, nuestras enfermedades y seguimos ahí, bastión de toda la familia.

Si tenemos lágrimas nos la tragamos y siempre mostramos la mejor sonrisa. Nos da felicidad hablar con ellos, ayudarles. Nos hacemos responsables de sus problemas y también de los nuestros.

A todos nosotros que hemos sido guerreros, hemos sido estoicos en aguantar los golpes, aguantar un frío que nos cala en los huesos, aguantar muchas veces racismo, e incomprensión, para todos nosotros, un aplauso.

Mary Umpierre

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta carta a CiberCuba son de exclusiva responsabilidad de su autor. CiberCuba hace su mejor esfuerzo para verificar la veracidad de la información recibida pero no da garantías sobre la misma.

Necesitamos tu ayuda:

Como ha sucedido en todas las esferas de la vida económica, los ingresos derivados de publicidad en Internet se han reducido considerablemente por la crisis del coronavirus. En CiberCuba estamos solicitando tu ayuda para mantener una cobertura noticiosa independiente sobre el acontecer cubano en momentos en que la información inmediata, transparente y abarcadora es una necesidad de primer orden para orientarnos y tomar las decisiones más acertadas para el bienestar y protección de nuestras familias y seres queridos. Por eso, cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para la continuidad y el futuro de nuestro diario. Gracias.

Enviar ayuda

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.