Niños en Cuba (Imagen de Archivo) Foto © CiberCuba

Al menos el 70% de los niños cubanos son hijos de padres divorciados

Al menos el 70% de los niños cubanos son hijos de padres divorciados y la mayoría de ellos queda al cuidado de sus madres, que a duras penas logran sortear las difíciles condiciones económicas en el hogar, informó hoy el diario Vanguardia.  

Aunque no hay estadísticas de las mujeres que cuidan solas a sus hijos ("no acompañadas"), la cultura latinoamericana culpabiliza a las madres divorciadas con frases como «Te quedas con ese hombre y aguantas»; «Sí, por tus hijos»; comenta el rotativo villaclareño. 

Afirma, además, que según las estadísticas la mayoría de las madres solteras fueron violadas o sufrieron algún tipo de violencia doméstica. 

La Dra. en Ciencias Yanesy Serrano Lorenzo, especialista del Centro de Estudios Comunitarios (CEC), de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, afirmó que esto ocurre porque en el entorno cubano hay un debilitamiento de las bases culturales del modelo de la familia patriarcal.

Sin embargo, "en el orden simbólico siguen existiendo prácticas familiares y condicionantes sociales que sostienen esta ideología, lo cual es visible en múltiples prácticas cotidianas".

En ocasiones, dice, desde el imaginario social las madres son representadas con condescendencia y vistas como "aquellas pobres mujeres a las que hay que ayudar, porque se encuentran solas y desamparadas", subrayó.

“Qué triste, sola y con hijos que criar” y “Ahora cómo se las arreglará”, son frases que debilitan la perspectiva sobre la mujer soltera en una sociedad machista y "afianza las diferencias de género", consideró la experta.

La mujer a cargo de los hijos hace mayores esfuerzos en la crianza, educación y sostén del seno familiar, aun cuando se cuente con la ayuda de familiares o amigos, consideró. 

"El costo para su vida personal y profesional, así como para su salud, es elevado", explicó Serrano Lorenzo.

A la par de este fenómeno, el divorcio lleva una tendencia ascendente en Cuba, promovido esencialmente por mujeres y por temas económicos. 

De acuerdo con un artículo de diario provincial 5 de Septiembre, solo en la ciudad de Cienfuegos ocurren unos 600 divorcios al año.

El contexto cubano de permanente escasez, crisis de valores y la precaria situación de la vivienda, hace más difícil la estabilidad en el hogar y la crianza de los hijos en uno monoparental; más si la madre es joven o adolescente. Hace poco las redes sociales se hicieron eco del caso de una mujer que duerme en la calle con sus dos hijos pequeños porque no tienen vivienda en Cuba, donde hay un déficit de 929 mil casas, según los censos estatales.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985