Mijaín López Foto © Trabajadores

Mijaín… ¡Mucho Mijaín!

Amén de la alarmante situación que reina en el planeta, el número de fallecidos, la ascendente cifra de infectados con el coronavirus… para los amantes del deporte ha sido un lamentable acontecimiento la postergación para el 2021 de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Por supuesto, es lo que había que hacer; no había otra salida pero para muchos atletas del mundo, cuya edad es avanzada para la práctica del deporte, esto pudiera resultar un hándicap.

En este caso se encuentra el mejor deportista cubano de la última década, el luchador clásico Mijaín López, quien sueña con su cuarto título olímpico.

Aunque me ha sido imposible conversar con el gigantón sí lo he hecho con varios especialistas amén de conocer su opinión trascendida por otros medios en los cuales ha manifestado su confianza en estar listo, seguir cuidándose y traer para casa su cuarto cetro olímpico, primer hombre que lo hiciera ya que la japonesa Kaory Icho ya ha protagonizado esa hazaña entre las mujeres.

Los varones que han alcanzado tres cetros olímpicos, además de Mijaín, son el sueco Carl Oscar Westergren, el ruso Saytiev Buvaysar Hamidovich, el ucraniano Alexander Medved, el sueco Ivar Valentín Johansson y el también ruso Alexander Karelin. ¡Seis en total!

A raíz de las palabras de Mijaín y su seguridad en el triunfo pensé… ¿Será posible que con 39 años, Mijaín López pueda convertirse en el primer gladiador en el planeta en subir a lo más alto del podio olímpico en cuatro ocasiones?

La respuesta, después de mis indagaciones es un optimista SÍ.

Y yo concuerdo en que este titán, nacido en Taco Taco, Pinar del Río; que entró con sólo 17 años en el Centro Nacional de Entrenamiento Cerro Pelado, podrá rubricar tal acontecimiento.

El “Niño”, que miraba admirado al campeón de Barcelona 92, Héctor Milián y al doble titular de Atlanta 96 y Sydney 2000, Filiberto Azcuy, mantendrá su dinámica otro año más.

¿Es eso posible?

Analicemos. Con un tiempo indefinido para pensar en un plan cercano, hay que partir prácticamente de cero o lo que es lo mismo, se impone un rediseño de la preparación, un borrón y cuenta nueva, con la única diferencia de que son válidas las clasificaciones que ya se han obtenido. En nuestro caso sólo faltarían una chica y dos varones de la libre por conquistar los boletos olímpicos pues los grequistas están completos.

Con Mijaín se ha seguido un plan cuidadoso que incluye, por ejemplo, integrarlo sin competir a las delegaciones a Campeonatos del Mundo, Copas, grandes eventos. De esa forma, el Titán de Ébano puede mantener su preparación junto a sus compañeros, en instalaciones de primer nivel y observar las características de sus rivales: ¡el escauteo perfecto!.

También hay que sumar el esmerado respaldo de la tríada médica con un trabajo profiláctico y psicológico en evitación de molestias o lesiones que puedan impedirle la asistencia a sus quintos Juegos Olímpicos, recordemos que un muy joven Mijaín, apenas con 22 años, tomó parte en Atenas 2004 y quedó quinto al caer ante el ruso Kasan Baroev.

Hay que reelaborar los planes de entrenamiento, reorganizar la preparación física general, quizás encaminar la preparación hacia un macro en lugar de los mesos habituales. Pienso que en el caso de Mijaín debe mantener el macro, más bien un trabajo especial debido a su edad, algo que determinará el cuerpo técnico encabezado por su entrenador Raúl Trujillo. (No olvidemos a ese grande que fue Pero Val, quien lo condujo a sus dos primeros títulos y del que todos han aprendido)

De concluir esta pandemia en dos meses, el cubano podría competir en la Bundesliga alemana de lucha entre septiembre y enero. Es un torneo que él domina y que lo ayudará a mantener el peso y llegar a los Juegos Olímpicos en fase competitiva.

La liga germana no es un torneo en sí sino una competencia a largo plazo, se combate semanalmente y eso es lo que le conviene al gigante de Taco Taco.

Además, la estrategia de la lucha cubana ha incluido, no sólo preservar a Mijaín, sino asegurar la división de los 125 kilos con ese otro portentoso luchador que es Oscar Pino. Este muchacho, nacido en Centro Habana hace 27 años ha ganado tres medallas mundiales (bronce en Francia 2017 y Hungría 2018) y plata en Kazajastán 2019, así como aseguró la plaza olímpica para Mijaín.

Mucho se ha hablado de esto y lo cierto es que Pino, que también compite en la libre, estaba impuesto de su sacrificio ya que la reglamentación que impide competir en los dos estilos si se conquista la plaza en el primero que se dispute, no es nueva. Muchas veces, los organizadores lo pasan por alto pero esta vez Canadá tenía especial interés en que uno de sus representantes alcanzara el boleto y vetó al cubano.

De ahí la grandeza del gesto de Pino, quien por su altruismo, debiera formar parte de nuestra delegación a Tokío 2021 como invitado.

No quiero concluir este comentario sin evocar mi encuentro con ese monstruo que fue Alexander Karelin. Resulta que el ruso estaba presente en el oro olímpico del cubano en Londres y no sin trabajo, pues no quiso hablar en inglés, pude entrevistarlo en ruso, idioma que desconozco, pero lo logré.

Al llegar al estudio, con la ayuda de un colega de la televisión rusa, pude saber lo que Karelin me dijo que fue más o menos así:

“Mijaín López es un gran luchador, arremete como un toro, ojalá logre la medalla de oro en Río pero sé que con cuatro no podrá. ¡Viva Cuba!”

Por supuesto, yo sólo escuché lo que Karelin habló, no pude preguntarle la razón de por qué no podía el nuestro ser cuatro veces campeón olímpico. Me imagino que sea por el aquello de que ningún gladiador de cualquier estilo lo ha podido hacer.

¿Qué opinan ustedes? Yo creo que aún rozando los 39 años, nuestro gigante, sí alcanzará el oro en Tokio pues es el mismo “niño” que entró a los 17 años en el Cerro Pelado, el mismo que derrotó al favorito norteamericano, campeón olímpico, Rulon Ellis Gardner en los Juegos Panamericanos de Dominicana 2003; el mismo que se coronó en Beijing, Londres y Río al superar al ruso Khassan Baroev (posteriormente descalificado), al estonio Heike Nabi y al escurridizo turco Riza Khassab. Con más experiencia, pero es el mismo.

Es que como dicen los fieles seguidores de la lucha cubana y colaboradores míos, Rafael Rodríguez, Alejandro Sala y Daniel Gómez, el Coloso de Vueltabajo sólo tiene un gran rival: ¡Mijaín López!

Archivado en:

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985