Crece la tensión en el gobierno cubano por la coincidencia de escasez y coronavirus con altas temperaturas

La prevalencia de altas temperaturas, los mendigos y la escasez preocupa a las autoridades cubanas en medio de la epidemia de coronavirus.

Policía organiza cola para comprar alimentos en La Habana Foto © REUTERS / Alexandre Meneghini

Este artículo es de hace 1 año

La coincidencia espacial y temporal de altas temperaturas, escasez de alimentos y artículos de aseo con la epidemia de coronavirus, ha elevado las tensiones y preocupación del gobierno de Cuba, confirmó una fuente del Ministerio de Economía y Planificación (MEP).

"Aquí estamos tensos por toda esta situación y algunos compañeros han propuesto que el ministro de Salud Pública asuma ya la conferencia de prensa diaria sobre el coronavirus y que la prensa nacional informe con mayor precisión y claridad, sin hacer tantas alusiones a lo que ocurre en otras partes del mundo, pero no hay una decisión tomada al respecto", explicó la fuente a CiberCuba.

El calor y la humedad tienen un impacto acusado en enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya y "el coronavirus ha llegado cuando tenemos tensiones con los abastecimientos (de alimentos y aseo); seguimos teniendo deambulantes (mendigos) en las calles y cuando han fallecido dos personas de hipoglucemia", añadió.

"El caso de ayer (lunes) en Pinar del Río y una compañera en un reparto de La Habana, que también falleció en la calle y aún no se ha reportado oficialmente", precisó.

El ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández dijo hace dos semanas que su gobierno trabaja para  asegurar las ventas de arroz, frijoles, carne de cerdo y huevos, pero "no vamos a tener abundancia ni vamos a satisfacer toda la demanda".

Colas para comprar alimentos y aseo / Foto: CiberCuba

Las hipoglucemias pueden ocurrir en pacientes diabéticos, pero la fuente recordó que "durante el período especial tuvimos fallecidos por la falta de comida", aunque matizó que el Ministerio de Comercio Interior y los militares están controlando diariamente  el "abastecimiento a la población", que ha sido racionado a dos productos por persona, incluso en las llamadas shopping, donde la policía suele regular las colas para evitar que algunos ciudadanos acaparen alimentos y artículos de aseo.

Un problema añadido es que la reclusión domiciliaria forzosa ha disparado el consumo de alimentos, especialmente de frijoles, arroz, cerdo, pollo y perros calientes; pero al almorzar y comer todos los días en casa, las existencias se agotan más rápido y no siempre pueden reponerse por la escasez de alimentos, previa al coronavirus, provocada por la ineficacia comunista y el recrudecimiento de las sanciones del gobierno norteamericano.

"En algunos repartos y pueblos hay vendedores de productos agropecuarios que están violando las normas de cuarentena y aislamiento, y se ponen a vender de madrugada en calles y esquinas, pero cuando ha acudido la policía, los compradores y vecinos del entorno han increpado a los compañeros del ministerio (Interior)", contó la fuente.

"Hemos tenido algunas situaciones, pero la indicación es controlar sin reprimir en exceso, estamos trabajando con el criterio de garantizar el orden interior, incluido el cumplimiento de la legalidad, sin que nuestros compañeros provoquen más tensión", aclaró a CiberCuba, un alto oficial del Ministerio del Interior (MININT) de La Habana.

"El problema mayor es cuando una persona cree que no corre peligro y pretende salir como si estuviéramos en una situación normal, incluso algunos han querido ir a la playa este fin de semana, como si no pasara nada", precisó el jefe policial, que pidió no ser identificado.

"La estrategia consiste en actuar severamente con los violadores de precios, los que hurten alimentos y artículos de aseo para revenderlos en bolsa negra y persuadir a la población para que coopere con el orden interior", precisó el militar, que aseguró no disponer de datos sobre el número de mendigos en Cuba.

Mendigo en la zona del Museo de Bellas Artes en La Habana/ Foto: CiberCuba

"Esa problemática de los deambulantes (mendigos) la llevan los compañeros de Salud Pública porque muchos son alcohólicos y han vendido sus casas o expulsados de ellas por familiares, pero no han delinquido y nosotros no podemos actuar", matizó.

El gobierno cubano no ha ofrecido datos de la situación epidemiológica previa a la llegada del coronavirus en la isla, pero el dengue, el zika, el chikungunya, el cólera y la gripe aviar (influenza tipos A, B, C y D) tienen una alta incidencia en la isla, junto con un número notable de asmáticos.

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Higiene y Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, dijo, en agosto de 2019, que "las lluvias y altas temperaturas propician la reproducción del mosquito Aedes aegypti , en ciclos cada vez más cortos" y avisó que Cuba estaba en alerta sanitaria por la proliferación de enfermos de dengue en la región del Caribe y América Latina.

La proximidad del mes de mayo, lluvioso por excelencia incluso en la tradición oral cubana, y el calor que ya se ha hecho sentir con particular intensidad en los últimos dos días con récords de temperaturas para un mes de abril, ha reforzado la preocupación del gobierno cubano.

En el primer semestre de 2019, la isla padeció "algunos brotes de dengue", que Durán dio por "controlados y disminuidos", durante una intervención en la décimo sexta edición de un "Curso Internacional sobre dengue, zika y otros arbovirus emergentes", celebrado en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) y al que asistieron expertos de 50 países.

La pandemia de coronavirus puede llevar a falsos positivos en las pruebas de cribado para dengue, provocando un retraso en el diagnóstico de la infección y una mayor diseminación del COVID-19, debido a que en la mayor parte de los casos de dengue no se presentan signos de alarma y el tratamiento es ambulatorio, alerta un estudio de la Universidad de Córdoba (Argentina).

La Fundación 10, que tiene un Comité Científico y un blog sobre alertas sanitarias para viajeros en todo el mundo, cita, como enfermedades prevalentes en Cuba, las transmitidas por agua y alimentos porque los sistemas de distribución no siempre son seguros; y alerta que existe "riesgo de infección por dengue en todo el país y recuerda que, en noviembre de 2018 se registró un brote del serotipo I, que no se notificaba en Cuba, desde 1977.

Hace 15 días, el Presidente del Instituto de Recursos Hidráulicos, Antonio Rodríguez Rodríguez, reconoció que más de medio millón de cubanos carece de suministro regular de agua potable; y hace un mes, la empresa Aguas de La Habana anunció restricciones en el abastecimiento a barrios del Cerro y 10 de Octubre, dos de los municipios más poblados de la capital cubana, donde 333 mil personas padecen escasez de agua.

La gravedad del impacto sociosanitario del coronavirus en Cuba ha quedado evidenciada por el protagonismo que empiezan a asumir jefes militares en la gestión de la crisis, cuando hasta ahora, habían permanecido en un discreto segundo plano, como hicieron notar las significativas ausencias de los ministros de las FAR e Interior, en la Mesa Redonda, con el gobierno en pleno, excepto ellos.

El General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, jefe del Estado Mayor General de las FAR, acudió este lunes a la reunión diaria del Consejo de Defensa Provincial de la capital cubana, donde se anunció que militares y trabajadores de Aguas de La Habana, ha empezado a fumigar con una mezcla de agua potable "jabonosa" y cloro, las avenidas y calles principales, alrededores de hospitales y sus arterias interiores, y otros sitios evaluados como potencialmente riesgosos, en función del número de habaneros que se concentran en ellos.

El general López Miera aconsejó quitarse los zapatos al llegar de la calle, o en su defecto, colocar a la entrada un recipiente con una solución purificadora para sumergir las suelas del calzado, indicó el periódico Tribuna de La Habana.

Ministros de Interior, FAR y Jefe de Estado Mayor (d) / Foto: ACN

Al momento de redactar esta nota, no hay confirmación oficial de la presencia del General de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín, en el oriente de la isla, ni de su homólogo Joaquín Quintas Solá, en la región central, que es la estructura militar adoptada habitualmente en situaciones de crisis, cuando los burócratas del partido comunista y del poder popular se subordinan a los altos jefes militares.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba