Bandera cubana sobre la que Alexander Alazo escribió letreros en inglés Foto © Fiscalía Federal de Estados Unidos

Juez decide mantener en prisión preventiva a atacante de embajada cubana en Washington

Un juez federal decidió este lunes mantener en prisión preventiva a Alexander Alazo, acusado por el ataque armado a la Embajada de Cuba en Washington la pasada semana.

Durante una audiencia efectuada en el tribunal federal del Distrito de Columbia, el juez Michael Harvey validó la solicitud de los fiscales del gobierno estadounidense para mantener a Alazo en custodia, y fijó una sesión preliminar para valorar la opción de libertad bajo fianza, el próximo 14 de mayo, a las 10 a.m.

La fiscalía argumentó que no existen las condiciones para preservar razonablemente la seguridad de otras personas y de la comunidad, y un riesgo de fuga en caso de liberar a Alazo, arrestado desde la madrugada del 30 de abril por perpetrar el ataque con un fusil AK-47 contra la sede diplomática cubana.

Previamente a la audiencia, la fiscalía presentó una moción de apoyo a la prisión preventiva en la que se revelan múltiples detalles de la acción cometida por Alazo, con 12 fotografías vinculadas al ataque frente a la sede diplomática.

Los oficiales encontraron a Alazo parado frente a la embajada, sosteniendo una bandera estadounidense y gritando palabras sin sentido / Foto: Fiscalía Federal de EE.UU.

"A la luz de la conducta en este caso, el acusado Alazo sigue siendo un peligro para la comunidad, presenta un riesgo de fuga y por las penas que enfrenta por sus delitos, la detención preventiva es necesaria para asegurar tanto la seguridad de la comunidad como que el acusado Alazo no huya para evadir el procesamiento", señaló la fiscalía en el documento obtenido por CiberCuba.

El juez también negó la petición de la fiscalía para realizar una evaluación sicológica del detenido, al menos en esta etapa del proceso.

Alazo está representado por el abogado Tony Miles, defensor público. Miles no respondió un mensaje de CiberCuba para comentar sobre la situación de su cliente.

En declaraciones incluidas en la moción fiscal, Alazo afirma que si el embajador cubano José Ramón Cabañas u otro funcionario hubiera salido del edificio le habría disparado porque los consideraba su "enemigo".

Alazo, de 42 años, había recibido evaluación médica y tratamiento siquiátrico en semanas recientes, y tenía un comportamiento sicótico, asegurando que era perseguido por la Seguridad del Estado y organizaciones criminales del gobierno cubano.

El documento, de 18 páginas, incluye imágenes de Alazo envuelto en una bandera estadounidense tras los disparos, el fusil colocado ante la puerta de la embajada y la bandera cubana que trató infructuosamente de quemar antes de iniciar la agresión, que provocó visibles daños en la estructura del edificio.

De las 12 imágenes contenidas en la moción, algunas pertenecen a cámaras de seguridad situadas en la entrada de la embajada, en la Calle 16 del noroeste de la capital.

Daño en una ventana exterior de vidrio. / Foto: Fiscalía Federal de EE.UU.

Sobre la bandera cubana aparece escrito "Stop lying to people. Respect" (Paren de mentir al pueblo. Respeto) y una mención a la campaña de reelección del presidente Donald Trump: "Trump 2020. USA Land and family" (Estados Unidos Tierra y familia).

El detenido reconoció que los letreros sobre la bandera cubana fueron escritos por él antes de decidirse a iniciar la balacera y prenderle candela a la insignia.

La fiscalía acusa a Alazo por atacar con violencia a funcionarios e instalaciones extranjeras, dañar intencionalmente la propiedad de un gobierno extranjero y usar indebidamente un arma no registrada.

Alazo llegó frente a la embajada el jueves alrededor de las 2:10 a.m. y empezó a gritar para que salieran funcionarios cubanos a dispararle.

"¡Dispárame si quieres dispararme! Yo estoy aquí. Soy yanqui", dijo Alazo, según sus declaraciones incluidas en la acusación fiscal

Nadie salió del edificio y entonces realizó unos 30 disparos sin apuntar a nada en particular, llamando enemigos a los funcionarios que presumía estaban dentro de la embajada.

Tras los disparos, puso el fusil en la puerta de la misión diplomática y se envolvió en la bandera estadounidense. Cuando la Policía Metropolitana llegó al lugar, se entregó a las autoridades sin hacer resistencia.

En el recurso de la fiscalía para la detención preventiva se incorporó una sección con declaraciones de la esposa de Alazo, realizada por agentes del Servicio Secreto el mismo día del incidente armado. No se identifica por su nombre, pero información de registros públicos apuntan a que pudiera tratarse de Marianys Alazo Delgado, de 34 años.

Las confesiones de la esposa, enfermera de profesión, corroboran la totalidad del testimonio brindado por su esposo a las autoridades.

La pareja contrajo matrimonio en 2011 y tiene dos hijos pequeños. La familia aparece con dirección actual en Middletown, Pennsylvania, donde viven con la madre de Alazo y los dos menores.

Alexander Alazo nació en Cuba, sirvió en el ejército y emigró a México en 2003. Cuatro años después cruzó la frontera mexicana por la zona de Texas para solicitar asilo político.

Según su testimonio, regresó a Cuba en 2014 y comenzó a predicar en una iglesia, donde recibió las primeras amenazas de organizaciones del crimen organizado cubano que lo hicieron retornar a Estados Unidos.

Archivado en:

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.