Donald Trump Foto © Captura de pantalla

Campaña de Trump acusa a Twitter de permitir mentiras de Díaz-Canel en la red

El equipo de campaña del presidente estadounidense Donald Trump acusó este viernes a Twitter de permitir las "publicaciones engañosas" y "teorías de la conspiración" del gobernante cubano Miguel Díaz-Canel contra la administración republicana.

"Cuba comunista difunde mentiras en Twitter, y Twitter no hace nada. Hola Jack, ¿dónde está la verificación de los hechos?", denuncia una nota divulgada esta tarde en la página de campaña de Trump, la cual fustiga a la red social por sugerir fact checking a dos publicaciones del mandatario estadounidense el pasado miércoles y callar ante las difamaciones de Díaz-Canel. 

El texto señala que este viernes Díaz-Canel acudió a Twitter para difundir falacias y teorías de conspiración sobre la administración republicana, y esos tweets no han sido "verificados" por la compañía "a pesar de ser demostrablemente falsos". 

De acuerdo con la nota de prensa, este hecho confirma la teoría del presidente Trump sobre el "sesgo anticonservador" de las redes, en especial de esa plataforma. 

Explica la noticia que el tweet de Díaz-Canel contiene tres mentiras fácilmente demostrables.

En primer lugar, miente al decir que EE.UU. ha guardado "silencio" sobre el ataque ocurrido contra la Embajada de Cuba en Washington, D.C., el mes pasado. "De hecho, Estados Unidos condenó los ataques el mismo día en que ocurrieron", subraya el mensaje.

La segunda falsedad del tuit del gobernante cubano, de acuerdo con el texto, es que acusa sin fundamento a la administración Trump de ser "cómplice" en el tiroteo, cuando no hay evidencia para apoyar esto.

Por último, indica que el mensaje de Díaz-Canel sugiere que el hombre armado que perpetró el tiroteo fue financiado por grupos terroristas, pero la policía sostiene que actuó solo y que sufre problemas de salud mental e incluso escucha "voces".

Al respecto, señala a Twitter por no etiquetar este post con información falseada y recordó que no es la primera vez que tanto el régimen cubano como el de Nicolás Maduro en Venezuela difunden desinformación y propaganda en esa red social. 

"Lo hacen regularmente, pero Twitter no hace nada. ¿Por qué será?", cuestiona.

El equipo de campaña de Trump acusó a Twitter de ser una compañía de izquierda, cuyo "director de integridad", Yoel Roth, utilizó la plataforma para calumniar al presidente y publicar mentiras escandalosas sobre su administración.

Esta nueva denuncia intensifica la cruzada de Trump contra las plataformas de internet. El pasado jueves, el mandatario firmó una orden ejecutiva para regular las redes sociales, luego de que Twitter etiquetara dos de sus publicaciones y sugiriera a los usuarios verificar la información.

La orden da pautas al gobierno estadounidense para supervisar el discurso político en las redes sociales y pone en riesgo la Sección 230, una ley federal que hasta ahora evitaba que las compañías tecnológicas fueran demandadas o consideradas responsables del contenido colgado por los usuarios en sus plataformas.

Algunos analistas consideraron que la nueva directiva podría empoderar a los reguladores federales para emitir sanciones a las compañías que sean acusadas de exhibir algún sesgo político.

Los juristas, en cambio, dijeron que la censura de las redes sociales es una táctica política y no cambiará las obligaciones legales de compañías como Twitter Inc y Facebook Inc.

"Incluso si lo hace, las regulaciones de la agencia no tendrán ningún efecto legal vinculante para los jueces, que son los que realmente tienen algo que decir sobre la ley", consideraron.

Por su parte, legisladores demócratas acusaron a la Casa Blanca de usar las agencias gubernamentales para llevar a cabo las venganzas políticas del republicano.

A pesar de su guerra contra las plataformas mencionadas, Trump es uno de los usuarios más activos e influyentes de Twitter. Su cuenta en esa red tiene más de 80 millones de seguidores. 

A fines de abril la embajada cubana en Washington fue atacada por Alexander Alazo, un hombre de 42 años que se encuentra en prisión preventiva. 

Aunque el atentado fue calificado por las autoridades estadounidenses como un "crimen de odio" y mantienen al hombre bajo custodia en espera de un juicio, el régimen cubano ha acusado a la administración republicana de quedarse de brazos cruzados ante esos hechos. 

Alazo, de origen cubano, realizó 32 disparos con un fusil AK-47 contra el edificio y luego lanzó el arma contra la entrada para arroparse en una bandera estadounidense.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985