Livan López Kessel Foto © Dirección Municipal de Salud Pública. 10 de Octubre/ Facebook

Enfermero cubano se contagia de coronavirus y lo ingresan con el paciente que lo infectó

Livan López Kessel, un joven enfermero cubano de solo 25 años, ha sido uno de los cientos de profesionales de la salud que se han contagiado de coronavirus en la isla mientras realizaban su trabajo.

Livan trabaja en el Hospital Clínico Quirúrgico de Diez de Octubre, en La Habana, donde prestó atención a los primeros pacientes reportados en el municipio. Allí se infectó del virus tras atender a un hombre que previamente había contagiado a varios familiares. Y precisamente le tocó permanecer junto a él durante su estancia en el centro.

“Como eran los inicios, todavía no era obligatorio andar con nasobuco por la calle, solo las personas con enfermedades respiratorias. Entonces llegó a la consulta de sospechosos un enfermo sin la mascarilla que resultó positivo, luego llegó la hermana en las mismas condiciones. ¡Imagínate! Nosotros cumplíamos las medidas, pero todavía no se empezaban a usar los protectores en los ojos, por ejemplo. Entonces me contagié de ese caso”, relató en una publicación en el muro de Facebook de la Dirección Municipal de Salud Pública.

No todos los pacientes pueden saber con exactitud la fecha exacta o la circunstancia en que contraen el coronavirus. Sin embargo, otros a veces pueden delimitar el día y la persona de la que se contagiaron. Ese es el caso del joven especialista, quien ahora, ya a salvo en su casa, recuerda las historias que conoció durante su etapa ingresado en el mismo centro hospitalario donde labora.

“No deja de ser impresionante lo que el coronavirus le hace a la gente. Uno de los que más me impresionó fue el propio señor del que me contagié: infectó a 12 familiares sin quererlo ni saberlo: su esposa, su hija, su hermana… ojalá se encuentren bien ahora. Eso no es todo: ese señor, el que me contagió, fue mi compañero de cuarto, ¡de madre!”, subrayó.

Pese a la dura vivencia, Livan afirma que eso “no significa que le cogiera miedo a la enfermedad, al final mi trabajo es atender a las personas con dolencias, así que nunca me eché para atrás”.

“Ya ha pasado tiempo, los médicos me dieron de alta y estoy físicamente bien. Pero no me siento bien del todo: me queda una sensación de ansiedad, no sé por qué, y me cuesta un poco de trabajo dormir. Lo único que deseo es que acabemos de superar esto, pero la gente tiene que poner de su parte, ser disciplinada, quedarse en su casa”, añadió.

Livan aseguró que en su trabajo han sido muy comprensivos con su situación y le han dicho que espere a recuperarse del todo para incorporarse.

“Yo sé que hago falta, así que en cuanto esté en talla, vuelvo a salvar vidas”, recalcó.

Son muchos los especialistas en Cuba que como Liván, cada día arriesgan sus vidas para salvar la de sus compatriotas. El domingo pasado se conoció el caso de una familia cuyos tres miembros ejercen la medicina desde diversos puestos en el enfrentamiento a la pandemia de coronavirus.

El padre es especialista en primer grado de pediatría y en cuidados intensivos, su esposa es licenciada en enfermería y el hijo de 24 años en la brigada de aseguramiento. Todos brindan su aporte en la sala de terapia intensiva del hospital pediátrico de San Miguel del Padrón, en La Habana.

Hasta el momento más de 170 profesionales de la salud en La Habana se han infectado de coronavirus durante la pandemia, de acuerdo al portal oficialista Cubadebate. Ninguno de ellos ha fallecido.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985