Ener Cruz Cruz y su hermano Adalberto, postrado desde 2003 Foto © Captura de video de YouTube

Cubano pide al gobierno ayuda para su hermano postrado: “Llevan dos meses peloteándome”

Un cubano lleva meses solicitando al gobierno que lo ayude a solucionar la situación de su hermano postrado, pero solo recibe evasivas y falsas promesas.

Adalberto Cruz Cruz, de 61 años, quedó inválido en 2003. El hombre vive solo en unas pésimas condiciones sin poder valerse por sí mismo. Por ello su hermano Ener pide a las autoridades que lo trasladen a un hogar de ancianos, para que sea atendido debidamente.

“El 14 de febrero me quedé con mi hermano que está postrado, se habló con la trabajadora social, dijeron que le iban a dar solución a eso, pero no le daban solución y me tuve que coser la boca”, relató Ener a agencia Cubanet.

“A los cinco días me citaron a la Seguridad del Estado y me dijeron que me descosiera la boca, que en una semana me iban a resolver eso. Y ya tienen la cama y todo arreglado, pero llevan dos meses peloteándome y no hay solución”, detalló.

Relató Ener que su hermano percibe una chequera de 215 pesos, cantidad con la que hay que comprar alimentos, tabaco y medicinas como el nitrazepán, que casi siempre está en falta.

“Cuando llegas ahí no hay medicamentos ni hay nada. De aseo, cada tres meses o cuatro le dan unas pastas de jabón de lavar y unas de baño”, precisó.

“A él le daban un almuerzo, una comida con chícharo permanente, arroz blanco y un platico fuerte: un pedacito de pollo, picadillo… Había que ir a buscarlo y yo desistí de ir a buscarlo porque mientras siga así, ellos no van a hacer nada”.

“Ellos dicen que tienen la cama ahí pero que falta una firma, pero esa firma no parece y hace dos meses de eso”, concluyó.

En los últimos meses CiberCuba se ha hecho eco de varios casos de personas con alguna discapacidad que malviven en situaciones de extrema pobreza y no reciben ningún tipo de apoyo institucional, por lo cual sus familiares reclaman al gobierno que les dé atención.

En febrero pasado se conoció el caso de una mujer de Santiago de Cuba, quien reside junto a su hijo sordo y mudo en una casa hecha con tallos de bambú sin condiciones elementales para subsistir.

María Caridad Rodríguez Vera tiene que ocuparse sola de su hijo de 36 años, que además padece retraso mental y requiere atenciones especiales debido a sus problemas de salud. Su pobreza es tal que ella tiene que cargar agua en cubos de un pozo situado a varios metros de la vivienda. El Estado solo le entrega una pensión mensual por su hijo de 236 pesos.

Otra cubana, vecina de la misma provincia denunció en octubre pasado la grave situación que atraviesa, pues debe hacerse cargo ella sola de cuidar de su hermana de 48 años que no camina, no habla y apenas ve, debido a una meningoencefalitis que sufrió a los tres meses.

La enferma solo recibe una pensión de 280 pesos, un módulo de 12 jabones de lavar cada seis meses y una dieta de pollo cada tres.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985