Aplausos para Rosita Fornés en su funeral en Miami Foto © Collage con Facebook / Erich Concepción y CiberCuba

Rosita Fornés no se irá jamás: Despiden a la gran vedette de Cuba en Miami

Familiares, amigos y admiradores de Rosita Fornés despidieron a la gran vedette de Cuba este viernes en Miami en un funeral que precedió a la partida de sus restos rumbo a La Habana.

En un velada marcada por una tenue pero persistente llovizna, el funeral inició a las 6 p.m. con una misa privada para familiares y personas cercanas a la artista. A partir de las 7 p.m., el salón –con el féretro tapado– quedó abierto para el último adiós de fans y público en general.

Rosita falleció en la madrugada de este miércoles en Miami a consecuencia de complicaciones respiratorias. Tenía 97 años.

La Funeraria Auxiliadora Nacional, ubicada en el suroeste de Miami, acogió el último adiós a la Fornés en la ciudad donde vivió de manera permanente desde mediados de 2019 y realizó su última presentación en público el pasado octubre, acompañada por el cantante Meme Solís.

A la entrada de la funeraria permaneció desplegada una pantalla gigante que proyectó momentos conocidos de su carrera musical y cinematográfica. En el vestíbulo fue colocado un retrato de la artista junto a un arreglo con flores blancas y rosadas, y una dedicatoria de sus nietos.

El artista Erich Concepción leyó un comunicado del Teatro Lírico de Cuba, donde se recuerda a Rosita como la más completa artista. "Rosa no se irá jamás, Rosa no se irá jamás", reseñó Giovanni Duarte Pérez, director de ese centro, en referencia a un conocido pasaje del musical Hello, Dolly!, que también figuró en el repertorio de la Fornés.

"El legado a nuestra cultura unido a la grandeza humana, la sencillez, la modestia, el talento y el carisma atronador de su presencia estará en el corazón de todos los cubanos y de todos los que hemos sucumbido al inigualable encanto de quien será por siempre Rosa de Cuba", agregó el comunicado leído en Miami. 

Concepción afirmó que sin Fornés "no se explica el Teatro Lírico de Cuba y todas las maravillas que hizo en la zarzuela, la opereta, el teatro musical y lo grande que fue, entre todos nosotros que de manera especial estamos conmovidos". 

Cumpliendo las reglas del distanciamiento social y la protección con mascarillas, decenas de personas se dieron cita en la funeraria, que se especializa en los servicios de traslado de personas fallecidas a Cuba. El féretro estaba rodeado por varias ofrendas florales, una de ellas con un espléndido diseño de la bandera cubana. Otra corona fue enviada por la Fundación Celia Cruz. 

Varios de los presentes compartieron imágenes de la despedida desde la Funeraria Auxiliadora.

"Se fue en paz, tranquila y consciente", dijo José Antonio Jiménez, esposo de la única hija de Fornés, Rosa María Medel.

El cantante Eduardo Antonio, quien tiene previsto un próximo lanzamiento de un disco con interpretaciones junto a la artista, se encontraba entre los presentes, vestido completamente de negro, con una flor roja en la solapa.

"He venido hasta aquí a rendirle tributo y darle mi último aplauso a la más grande estrella que ha dado Cuba para el mundo", expresó emocionado el cantante a CiberCuba. "La voy a despedir como si fuera su última función".

Eduardo Antonio dijo sentirse privilegiado por haber contado con el apoyo y la amistad de la vedette desde el primer día que la conoció, y la catalogó como "un ser extraordinario, con un inmenso corazón y una gran bondad".

Entrada de la Funeraria Auxiliadora Nacional de Miami. / Foto: CiberCuba

El actor Gerardo Riverón, quien trabajó con Rosita en la televisión cubana -en el espacio Teatro ICR- y compartió escenario con ella durante el estreno en La Habana de la obra teatral Confesión en el barrio chino, en 1984, elogió también la condición humana de la diva.

"Rosita fue grandiosa en la escena y fue grandiosa como persona... Para mí fue como una madre que también era una gran amiga", comentó Riverón. "Era lo más sencillo que pueda imaginarse, en el trato personal, en la calle, en todas partes... un ser humano maravilloso".

El joven traductor Juan Pablo García, admirador y amigo de Rosita, estaba entre los asistentes. García tiene tatuado en su antebrazo derecho una dedicatoria firmada por la artista. Por el último año la visitó semana tras semana y juntos veían videos de sus actuaciones en el teatro y el cine.

"Yo le dije que este era mi homenaje por todo lo que ella representó y significa para mí... Era mi ídolo", dijo García a CiberCuba. "Ella es para mí la más grande artista que ha dado la cultura cubana".

El cadáver de Rosita Fornés será trasladado a Cuba a comienzos de la próxima semana, cumpliendo su última voluntad de ser enterrada en la tumba donde descansan su madre, Guadalupe Bonavia, y su esposo Armando Bianchi, en el Cementerio de Colón, en La Habana. Extraoficialmente ha trascendido que el Ministerio de Cultura de Cuba organiza una ceremonia póstuma en el histórico Teatro Martí.

A raíz de su muerte, cientos de personas han promovido una petición en las redes sociales para renombrar el teatro Karl Marx de La Habana (antiguo Blanquita) como Teatro Rosa Fornés.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985