Hombre bañándose en Río Cristal Foto © CiberCuba

Estudio ambiental detecta altos niveles de E. coli en ríos de Cuba

Un estudio científico entre especialistas de Estados Unidos y Cuba detectó altas concentraciones de la bacteria E. coli en ríos cubanos. Se recogieron muestras de 25 ríos de las provincias centrales, que son en su mayoría fuente de agua para la agricultura y zonas forestales.

Es la primera vez en 50 años que se crea un equipo multidisciplinario de científicos cubanos y estadounidenses para estudiar el impacto de los desechos químicos de la agricultura en la calidad de las aguas cubanas.

Se trata de un análisis comparativo entre los ríos de Estados Unidos y de Cuba que puede tener gran significación para el desarrollo de los cultivos agrícolas en la isla. Participaron 7 científicos y estudiantes cubanos y 8 científicos y estudiantes estadounidenses de la Universidad de Vermont y el Colegio de Oberlin.

Uno de los resultados destaca los altos niveles de bacteria E. coli en las aguas de ríos cubanos. Se documentó su presencia en todas las muestras y la mayoría (20/24) contenían suficiente cantidad como para que se consideran aguas inseguras para fines recreativos.

Para la oficialista ACN estos resultados se deben probablemente  al “gran número de ganado” y el uso intensivo de caballos y otros animales de tiro en Cuba para el transporte y el trabajo agrícola.

“A pesar de que los cerdos y las gallinas eran comunes en el centro de Cuba, no los vimos cerca de los ríos, lo que puede explicar por qué las pruebas de materia fecal de estos animales fueron negativos, al igual que aquellos para bacterias fecales humanas”, señalan los autores del estudio.

Los expertos encontraron niveles más bajos de contaminación por fósforo y nitrógeno en los ríos cubanos que en los de Estados Unidos, donde la agricultura intensiva y el uso de fertilizantes químicos están muy extendidos.

Los ríos cubanos tienen menos elementos tóxicos que el Mississippi, debido a que los agricultores de la isla utilizan menos fertilizantes, pesticidas y equipos pesados para sus cultivos, porque no tienen acceso a estos productos que pueden llegar a garantizar mayor producción.

Los resultados de este estudio fueron publicados en el artículo ¡Cuba! River Water Chemistry Reveals Rapid Chemical Weathering, the Echo of Uplift, and the Promise of More Sustainable Agriculture, en el sitio web The Geological Society of America.

A pesar de la agricultura y otras actividades económicas, las corrientes de agua dulce no han sufrido un alto impacto de productos bioquímicos, pero sí de otros muchos factores como los desechos sólidos de todo tipo, aguas albañales y combustibles.

Los resultados de este estudio muestran que la calidad de las aguas cubanas debe mejorarse. Una correcta gestión de la ganadería reduciría la cantidad de estiércol y de sedimento que acaba en los ríos.

La realidad de la agricultura cubana es que durante décadas de revolución se ha desarrollado con bajos recursos y modelos de producción arcaicos, apoyándose aún en la tracción animal, por ejemplo. Los resultados son bajas producciones en uno de los climas más favorables y suelos fértiles.

Los agricultores cubanos no sostienen las necesidades de consumo que tiene el país. Cuba importa entre un 60 y un 70 % de los alimentos que consume a un costo aproximado de 2.000 millones de dólares. 

Aunque los medios de comunicación intenten mostrar un país que desarrolla una agricultura sostenible y defiende este principio en todos los foros mundiales, la situación cotidiana de desabastecimiento y carencia de alimentos apunta a un modelo de agricultura insostenible y precario.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985