Miguel Díaz-Canel Foto © Presidencia de Cuba

Díaz-Canel pide ayuda a la ONU: “Dejar de lado las diferencias políticas y buscar soluciones con cooperación internacional”

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel envió una carta al secretario general de las Naciones Unidas en la que aboga por “dejar de lado las diferencias políticas y buscar soluciones mancomunadas a los problemas globales, mediante la cooperación internacional”.

En el documento, que fue reproducido por el diario Granma, Díaz-Canel hace referencia a las “múltiples crisis” derivadas de la pandemia de coronavirus, “cuyos demoledores efectos, visibles en todas las esferas de la sociedad, avizoran ser perdurables”.

En momentos en que Cuba atraviesa una grave escasez de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad, el dirigente socialista subrayó que el “escenario internacional es cada vez más complejo”.

“El injusto orden económico internacional vigente profundiza la desigualdad y el subdesarrollo; e incrementa la pobreza, el hambre…”, continuó en su misiva, obviando las terribles carencias que padece el pueblo de la isla, que cada día debe hacer extensas y nutridas colas para tratar de adquirir algún producto básico.

“Se intensifican (…) las medidas coercitivas unilaterales, la manipulación y politización de los derechos humanos”, agregó Díaz-Canel, una semana después que la Unión Europea, al presentar su informe anual sobre los derechos humanos en la isla, mostrara su “preocupación por la intensificación de la represión en Cuba” y su “malestar con las numerosas detenciones arbitrarias y el encarcelamiento de varios presos de conciencia”.

La crisis en Cuba se ha agudizado con la emergencia sanitaria, pero ya estaba presente desde mucho antes que se originara la pandemia.

La situación de escasez es tal, que a pesar de que las autoridades sanitarias insisten en la importancia del confinamiento, de mantener el distanciamiento social y de usar mascarillas como vías para frenar el avance de la enfermedad, cada día los ciudadanos se exponen al virus en interminables colas y aglomeraciones para tratar de conseguir alimentos, artículos de aseo o medicamentos.

A menudo se dan situaciones de discusiones, empujones y hasta peleas, como sucedió el pasado martes en una cola para comprar pollo en una tienda de La Habana, donde dos mujeres se fueron a las manos.

En no pocas ocasiones las personas deben marcar desde la noche anterior para poder garantizar ser de los primeros números en la fila.

Paralelamente, el gobierno de Cuba insiste en que la epidemia de coronavirus está controlada, al tener actualmente solo alrededor de 60 casos activos, de los más de 2300 casos confirmados desde el inicio de la pandemia en marzo, con más de 92 por ciento recuperados.

Sin embargo, para la población el día a día es terrible. El pasado 19 de junio, el activista político Gerardo Páez Díaz denunció en su muro de Facebook la actual escasez de pasta de dientes con texto acompañado de una imagen común en muchos hogares de la isla: un tubo de pasta recortado.

“De algo sí estoy seguro, ni el presidente ni la primera dama ni los generales de la nomenclatura han dejado de lavarse los dientes. Capitalismo para ellos, socialismo para el resto. Algo tan simple pero necesario como la pasta dental y no han sido capaces de garantizarla”, cuestionó.

“En fin, ¿esto también es por causa del bloqueo? Bloqueo solo para el pueblo y para la dirigencia la ‘dolce vita‘0’”, concluyó.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985