Escasez de armaduras para espejuelos en Cuba Foto © CiberCuba

Ópticas de Santiago de Cuba no reciben armaduras desde octubre

Un trabajador de una óptica de Santiago de Cuba, cuyo nombre prefiere mantener en el anonimato, aseguró a este medio que desde el pasado octubre, hace ya más de seis meses, no reciben en su centro nuevas armaduras para montar espejuelos, a la vez que otros recursos también escasean.

“No sé con qué cara mirar a los clientes. Ha pasado mucho tiempo sin que lleguen armaduras al centro y los pedidos se acumulan, también las personas insatisfechas, yo le digo a todo el que pueda que traiga su propia armadura, pero quien no tiene espejuelos viejos, o armaduras que le regalen, etc., no pueden resolver”.

Refiere el empleado estatal que muchas veces lo que hacen es mandarlos con trabajadores particulares los que sí tienen armaduras importadas, y que monten con ellos los espejuelos o que compren la pieza y vengan con él, y entonces puede hacer el trabajo.

“En almacén hay armaduras viejas, algunas llevan incluso años guardadas, que me da hasta pena ofertarlas, para eso prefiero decir que no hay. Cuando llega una persona muy mayor, que no les interesa algo más moderno, que se use, pues se las oferto, o también si el cristal no permite ser montado en una armadura más moderna pues hago presión, pero la verdad es que son piezas muy viejas y eso ya lo hemos informado a la empresa varias veces”.

“Muchas veces he tenido, incluso, que montar cristales graduados en gafas de sol pues me he topado con personas desesperadas que no tienen espejuelos y necesitan resolver, como sea, y esta es una opción bastante viable siempre que la pieza lo permita pues a todas no se les puede hacer esa “pinchita””.

“A los que llegan ahora mismo buscando armaduras para nuevos espejuelos yo les digo que el problema es que el tema de la Covid ha provocado que el país no pueda importar nuevas piezas, porque tengo vergüenza, pero quien desde el año pasado está buscando armaduras, simplemente no le puedo decir esa mentira”, argumenta.

Pero la escasez no sólo se limita al tema de las armaduras, también conseguir cristales se ha vuelto bastante difícil.

También desde el año pasado Rosa busca cristales para sus nuevos espejuelos: “se me ha hecho difícil, y eso que es una graduación bastante común, pero nada. Necesito dos cilindros, de 0.75 en un ojo y 1.00 en el otro. Y la verdad si te soy sincera, en estos momentos creo que será más difícil aún, si todo el mundo dice que lo que se avecina será incluso peor así que a andar con los espejuelos viejos”.

“He visitado varias de las ópticas de la ciudad y en todas me decían lo mismo, que no había uno de los cristales que necesitaba, mi último recurso fue encargarle a alguien de afuera que me los mandara, en tanto encuentro alguien que aquí, y sin preguntar cómo, tenga esa graduación y dejándole caer 10, 15 o 20 cuc, me los haga”, añade Rosa.

La escasez en la suroriental ciudad de Santiago no es solo alimentaria, también se evidencia en productos tan sensibles para la población como en los servicios de las ópticas, situación agravada, además, por la ausencia de viajes de las mulas al exterior y la imposibilidad de entrada al país personas de otras naciones.

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985